PIRILAMPO

      Es conocido el reparo y hasta a veces el rechazo que tienen el portugués y el brasileiro por las palabras de origen grecolatino.

     Sorprende que se hayan abandonado palabras presentes en las lenguas europeas comunmente como pediatra, odontólogo o ginecólogo, en favor de otras que se inician con “médico das doenças de……”

luciernaga

    Por eso es curioso el origen y evolución de este término tan fantástico:

PIRILAMPO

     Inicialmente el insecto polífago perteneciente a la familia de las LAMPYRIDAE tuvo esta denominación en portugués.

    En efecto, se reconocen claramente los étimos griegos PUR-PURÓS (fuego) y LAMPAS-LAMPADOS (luz, lámpara)

      Parece ser que fue un sacerdote y lexicólogo británico hijo de francés llamado Rafael Bluteau (n. 1638) autor del Vocabulário Português e Latino, el inventor de la palabra VAGA-LUME.

Otros sinónimos de PIRILAMPO son:

  • caga-fogo y caga-lume, que no necesitan explicación
  • fere-lume, de bonito étimo latino (ferre, llevar, portar y lumen, luz o fuego)
  • luze-luze, redundante y juguetón
  • luzilume, redundante sin querer
  • luzecú, expresivo sin duda

a924f6c3c7e0573b87ae8d47cd51fd11

     El español luciérnaga, muestra una diptongación del latín LUCERNA (con lux-lucis en su raíz, nombre éste para una lámpara) y el verbo AGERE, llevar, pero desde atrás, igual que lleva el pastor a las ovejas, al contrario de DUCERE, que es guiar, como el general a las tropas, desde delante, como es bien sabido.
Pero existe una inmensidad de vocablos en español para designar a este bicho, sobre todo en el español de América

“Un concepto (y sus designaciones) tomado del mundo de la fauna: a la luciérnaga, en Andalucía se le llama, predominantemente, bichito de luz pero también candilico, gusanito de luz, linterna, bichuchico, reluzangana…; en Canarias sobresale la designación cucuyo y, secundariamente, luciérnaga, salvaja, fuego fatuo, fuego salvaje, miñoca, yuyú…; en Colombia predomina el vocablo candelilla y también se emplean luciérnaga, alumbraculo, cocuy, cocuyo, lagaña de perro, manzana…; la voz preferida en México es luciérnaga, que alterna con cocay, cocuyo, lucerna, alumbrador, linterna, copeche, chupiro, cucayo, chilasca, churrupitente, santamarta, tagüinche, gusanito, moscaque, cacusagui, pilil, pilín, arlomo, caballero, chupamecha, chuperete, currupete, lucecita, marticuil, martita, prendedor, prendeyapaga, santiaguillo, tachinole, trencito, viejita… En solo cuatro regiones del mundo hispánico se registran, para este concepto, más de 50 designaciones.”
 e928af6241cae7efcfe60e27841c9c1b

En otras lenguas europeas se adoptó el mismo sistema de composición:

  • GALEGO: pirilampo, vagalume, lucecú, luceiro, lucerna
  • INGLÉS: glow-worm, gusano de luz, firefly, mosca de luz
  • ALEMÁN: Glühwürmchen, gusanito de luz
  • ITALIANO: lucciola, en la línea romance, pero con solo el componente de LUX, sin hablar del portador.
  • FRANCÉS: luciole, también en la misma línea
  • GRIEGO: pugolampí, luz en el trasero, literalmente y también purilampí.

Y hemos llegado así al origen

dbbd8edb56a8214137a0af75cadcbf50

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en REFERENCIAS CLÁSICAS y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PIRILAMPO

  1. LUCIERNAGA

    “Chispita en tu ser anida, ilumíname . . . la vida.”

    Luciérnaga, luz que vaga,
    en la noche que divaga,
    con luna, con las estrellas,
    te pareces a una de éllas.

    Rayito, bicho, cocuyo,
    de aquel bosque eres orgullo,
    candil que bordas el cielo,
    energía, límpido anhelo.

    Candileja, . . . resplandor,
    alas, cascabel, fulgor,
    fósforo que anda volando,
    rapidito don de mando.

    Lamparita que te prendes,
    fascinante, ¿me comprendes?,
    claridad tienes por manto,
    alúmbrame mientras tanto.

    Bombillita, que cintila,
    el destello que destila,
    brillo nocturno de amor,
    centella, chispa, esplendor.

    Iluminación primaria,
    semáforo, luminaria,
    velita que va, que viene
    que, en el viento, se entretiene.

    Relampaguito del mundo,
    solecito de un segundo,
    quiero prolongues tu foco,
    que me encantes, . . . poco a poco.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    Guadalajara, Jalisco, México, a 30 de junio del 2016
    Dedicado a mi nieta, Marijose Rodríguez Ramos
    Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s