THYMOS

THYMOS, una glándula hiperestésica

    Detrás de donde la gente toca cuando dice “yo” hay una pequeña glándula llamada TIMO. Crece cuando estamos alegres y se encoge cuando estamos estresados o enfermos.

    Los médicos la veían en las autopsias y en ese estado absolutamente inane de nuestro cuerpo sería bien pequeña, así que se pensó que dejaba de funcionar en la adolescencia.

    Hoy se concede a las glándulas muchísima importancia. El timo es responsable de muchas cosa: la vigilancia inmunológica, los procesos del crecimiento, la fuerza de la contracción muscular y el equilibrio de la energía corporal.

    Parece ser que es el primer órgano afectado por el estrés. Es sensible a las imágenes, los colores, las luces, los olores y sabores, gestos, toques y sonidos, palabras y pensamientos. Así que me gustaría que se llamara GLÁNDULA HIPERESTÉSICA, que percibe absolutamente todo en grado superlativo.

    El médico GALENO, aplicó el término a este órgano porque los dos lóbulos gris rosáceo que lo forman le recordaban a un ramito de tomillo.

    Pero la raíz de timo, que procede de la indoeuropea *dheu, y sus muchas variantes tiene una historia interesante y larga.

LEER MÁS

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en REFERENCIAS CLÁSICAS y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a THYMOS

  1. Pingback: THYMOS | Cultura Clásica | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s