JULIO CÉSAR EN EGIPTO, por G.F. Händel

GIULIO CESARE IN EGITTO

    A pesar de las estrictas normas dramáticas y musicales que imperaban en el siglo XVIII para la llamada “ópera seria”, G.F. HÄNDEL fue capaz de crear GIULIO CESARE IN EGITTO de un modo muy atractivo, con relaciones entre los personajes de bastante calado y con una caracterización psicológica lejos de las visiones unidimensionales a las que estaban acostumbrados los espectadores europeos.

    Una orquestación barroca, flamante y exuberante le dieron ya fama en su momento. Fue montada por primera vez en Londres en el el King’s Theatre de Haymarket el 20 de febrero de 1724. Le siguieron más y más representaciones, tanto en Inglaterra como en Alemania e Italia.

    Con el renacer del gusto por Händel en el siglo XX nos cautivó también Giulio Cesare in Egitto. De hecho, es de sus grandes óperas, la que se representa más a menudo.

 El famoso castrato SENESINO, que rivalizó en su momento con FARINELLI, representaba en el estreno el papel de CÉSAR.

    La voz bella y misteriosa del castrato era propia de los héroes románticos masculinos, porque excelsos eran los personajes y su voz tampoco era de este mundo. Así, César, Ptolomeo y Nireno eran castrati en el elenco original, mientras que el papel masculino del exaltado Sesto se asignaba a una soprano femenina.

   Hoy las voces para castrato son interpretadas casi siempre por contratenores.

    Giulio Cesare se centra en un hecho histórico verídico, la rivalidad y el conflicto político y armado entre César y Pompeyo.

   El encuentro entre Julio César y Cleopatra en el 48 a.C. es uno de los episodios más románticos y llenos de color de la historia, donde se combinan política, erotismo, aventura, intriga y exotismo local.

   El argumento de la obra es sencillo. En él aparecen personajes secundarios de la historia que aquí se han convertido en protagonistas, como la esposa de Pompeyo, o los lugartenientes de Ptolomeo y el propio César.

ARGUMENTO DE GIULIO CESARE IN EGITTO

LIBRETTO

   César ayudó a Cleopatra a eliminar a su hermano Ptolomeo y proclamarse reina de Egipto, aunque en cierto modo vasalla de Roma. Este es el final de la obra, la llegada de la paz a Egipto y la proclamación del triunfo del amor.

Selecciono tan solo tres arias de las muchas hermosísimas que tiene esta ÓPERA

LEER MÁS y ESCUCHAR          

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en MÚSICA, ROMA y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s