BESOS

BESOS

Gustav Klimt, El beso (detalle)

    La familia de los BESOS es muy extensa. Sería labor imposible pasar revista a todas las voces de las lenguas antiguas y modernas que han salido de estas raíces indoeuropeas tan fértiles. Lo sorprendente es que palabras que a nuestros ojos no tienen parentesco, resulta que son familia, y a veces muy cercana.

  •     Un *KU- indoeuropeo es madre de los besos germánicos: inglés antiguo: coss; inglés medio: cuss; inglés moderno: kiss; alemán: küssen; griego:kynein; hitita: kuwash-anzi (ellos besan); sánscrito: cumbati (él besa)

     Besar como expresión de afecto o amor es desconocido por muchas etnias y en la Historia de la Humanidad parece haber sido un sustituto de gestos como rozarse las narices, olerse o lamerse, que nos recuerdan a comportamientos más propios del reino animal. Entonces, uno de los marcadores más bellos de nuestra evolución como seres humanos, habría sido acercar los labios y producir o no un sonido y un efecto físico absolutamente indescriptible que llama al afecto, al deseo o a las emociones más intensas. En este acto se libera la hormona OXITOCINA, responsable también del parto o del orgasmo Hay besos de muchos tipos, como es sabido. Aquí hay una pequeña relación de ellos.

  •     El latín distingue claramente en su léxico entre saviari: besar de modo erótico y osculum: procedente de la palabra os-oris (boca), esto es un diminutivo, “boca pequeña”. Entonces beso aséptico.
  •     También el francés distingue entre embrasser, besar, que cedió terreno a basier (del latín basiare), cuando el primero adquirió a partir del siglo XVII connotaciones obscenas.
  •    Hemos visto que la propia palabra románica BESO (lat. basium), no parece descendiente de aquella raíz indoeuropea *ku-. Veamos por qué.
  •       Existe otro radical indoeuropeo *BU- y sus variantes *BEU-, *BH(E)U- y *BHOU-, estrechamente relacionados con *PU- y *PHU, pues están en el mismo punto de articulación, los mismos labios del beso. Las dos raíces hacen referencia a HINCHAR LOS CARRILLOS, SOPLAR, LLENARSE DE AIRE, INSUFLAR, HACERSE UNA INFLAMACIÓN O UN TUMOR, HINCHAZÓN, etc.

  •     antiguo alemán: bubbeln, inflarse; inglés: bubble, burbuja; sueco: bobba, algo “bombástico” bubba, Trollius europaeus, y también piojo; antiguo indio: bhu-ri-h, riquísimo, inmenso; avéstico: buiri, lleno; griego: phaisigx, burbuja; inglés: pulse, legumbre (por la hinchazón) y pulso (por la palpitación que hincha la vena)
  •     Con una extensión dental de esta raíz tenemos como referentes a su forma esférica: latín: buttis, barril; griego: putíne, damajuana
  •      Así, la raíz *PU- está ligada a INFLAR: sueco: puta, almohada; inglés: pout, poner los labios hacia fuera, poner morritos o hacer pucheros; neerlandés: puit, rana (es evidente que se hinchan); alemán: Beutel, bolsa, ampolla; inglés: pocket, bolsillo
  •     La raíz *BHEL- es la responsable de estas voces relacionadas con el aire: inglés: balloon, globo; ball, pelota; italiano: pallone, pelota,  derivado del longobardo palla; antiguo inglés: blostm, que ha dado el hermoso BLOSSON, capullo; latín: FLOS (flor); alemán: BLUME. Y los germánicos BLÜHEN (alemán) y BLOW (inglés) para soplar. Y naturalmente BLASSMUSIK, música de “vientos”. Así mismo tenemos BLISTER, ampolla y esta última de *ampulla, que contiene la misma raíz.
  •     Curiosamente en el léxico sexual tenemos sobre *BHEL- con el sentido de hincharse o crecer: griego: phallos; latín: pennis; germánico: BOLE, viga, plancha, de donde bulevar o baluarte: BOLLE, recipiente redondo, de donde nuestro préstamo bol, ensaladera inglesa.
  •     Y sobre phallos, PHALLAINA, ballena, en latín BALLAENA; FOLLIS, bolsa de cuero, y sobre él en neolatín: PEDIFOLLIUM, fútbol. Sobre phallus, naturalmente tenemos falo y follar, y el curioso ITIFÁLICO, que tiene el falo hinchado, inflamado o erecto. Además estarían fuelle, folículo y huelga.
  •     Aunque no parezca posible sí lo es, el céltico BELO, con el sentido de luminoso está relacionado con estas raíces, y de él los nombres de los dioses celtas BELENOS y BELISAMA.

    Los besos son luminosos, creados a partir de aire, son la boca de la piel, de los sentimientos y de los deseos. Son importantísimos para la educación sentimental y sexual. No deben darse de modo gratuíto. En los versos de Catulo son tantos e incontables que sobrepasan el número de las arenas del desierto de Libia cuando se los entrega a Lesbia.

    Hay besos de cine, los más hermosos podrían ser los que se dan Ingrid Bergman y Cary Grant en Notorious (Encadenados) de Hitchcock.

    Con la música del gran ENNIO MORRICONE se pasó revista a besos de cine en la hermosa película CINEMA PARADISO.  No puede haber mejor final para este post.

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en REFERENCIAS CLÁSICAS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a BESOS

  1. Pingback: BESOS | Cultura Clásica | Scoop.it

  2. Pingback: FILEMANÍA, deseo de besar | Grand Tour

  3. Pingback: ODA AL ANTÍDOTO | Grand Tour

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s