BLACK IS THE COLOR

Ingres, La gran odalisca

    BLACK IS THE COLOR OF MY TRUE LOVE´S HAIR es una bonita canción de origen popular irlandés que parece que fue llevada por los emigrantes a los Estados Unidos. Empezó a oírse a principios del siglo XX y desde entonces no han cesado las versiones con mayor o menor fortuna atendiendo a la calidad musical.

   En el texto, se habla de los cabellos de la amada, de su belleza incontestable. Los versos tratan de “justificar” por qué ella es bella si tiene los cabellos negros. Esto nos recuerda inmediatamente al Cantar de los Cantares: nigra sum sed formosa.

   Si uno se detiene en buscar las representaciones de la belleza femenina en la historia del arte, constatará enseguida que, al menos hasta bien entrado el siglo XX, el cabello rubio triunfa sin lugar a dudas. Las morenas están reservadas al capítulo de las extrañas y exóticas vírgenes negras.  También las misteriosas mujeres orientales, las mujeres de los harems, las odaliscas, las indígenas…La mujer pálida y rubia exhibe el esplendor de la belleza y la pureza de su alma.

Black is the color of my true love’s hair

Her face is something wonderous fair

the prettiest eyes and the dearest hands

I love the grass on where she stands

Winter is passed and the leaves are green

The time is passed that we have seen,

But still I hope the time would come

When she and I would be as one.

 Black is the color of my true love’s hair

Her face is something wonderous fair

the prettiest eyes and the dearest hands

I love the grass on where she stands

    Negro es el color del cabello de mi verdadero amor, su rostro es algo maravillosamente puro, los más hermosos ojos, las manos más queridas, adoro la hierba donde se yergue. El invierno ha pasado y las hojas están verdes, ha pasado el tiempo en que nos veíamos, pero aún tengo esperanza en que vendrá un tiempo en que ella y yo seamos uno. Negro es el color del cabello de mi verdadero amor, u rostro es algo maravillosamente puro, los más hermosos ojos, las manos más queridas. Adoro la hierba donde se yergue.

   Las versiones de BLACK IS THE COLOR son muchísimas: Nina Simone, Joan Baez, The Twilight Singers, Sinead O´Connor, The Corrs, etc.

   El contratenor Alfred Deller también dejó una versión de esta canción popular. Fue el maestro de los contratenores, una revolución en su tiempo. Hoy lo encontramos un tanto pasado de moda. Pero Andreas Scholl ha continuado su senda en muchos sentidos, creo que superando al maestro.  Me parece deliciosa su versión de esta canción:

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en CUADERNO DE VIAJE, MÚSICA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s