HOMO FUGIT VELUT UMBRA

HOMO FUGIT VELUT UMBRA

Passacaglia della Vita

Stefano Landi

(ca. 1587 –1639 )

DAMA DEL APOCALIPSIS. Hortus deliciarum. Herrad von Landsberg (s.XII)

   

                     STEFANO LANDI fue un compositor romano del Barroco temprano.

                           Destaca en la historia de la música por su ópera Sant´Alessio.

    Esta Passacaglia della Vita está impregnada de aires contrarreformistas, como toda su producción. No obstante, fácilmente se encuentran temás clásicos y medievales. La música es un aire de chacona o pasacalle.

    Saltan a la vista los TÓPICOS de la muerte igualadora de los hombres, la ROTA FORTUNAE, el FUGIT IRREPARABILE TEMPUS virgiliano, el MEMENTO MORI, etc. Recuerda mucho en su contenido a la poesía de los GOLIARDOS, y también a su música: estrofas cortas con un leit motiv destacado, ritmos poderosos y rotundos y una alegría de vivir que subyace a la VANITAS VANITATUM. Así, ya que vamos a morir, no debemos olvidarnos de vivir.

Homo vanitati similis factus est,
dies eius sicut umbra praeteriens.

(Salmo 144:4)
El hombre es semejante a un soplo,
sus días son como una sombra que pasa

Homo natus de muliere,
brevi vivens tempore, commotione satiatur.
Qui quasi flos egreditur et arescit
et fugit velut umbra et non permanet.

(Job, 14:1-2)
El hombre nacido de mujer
vive en un breve tiempo, harto de tormentos.
Como la flor sale y se marchita
huye como la sombra y no permanece.

barroco

Sed fugit interea, fugit irreparabile tempus, singula dum capti
circumvectamur amore

(Geórgicas, III, 284-285)
Pero mientras tanto huye, huye el tiempo irremediablemente, mientras nos
demoramos atrapados por el amor hacia los detalles

Stat sua cuique dies, breve et irreparabile tempus omnibus est vitae

(Eneida, canto X, vv, 467-468)
Está decidido su día para cada uno , breve e irreparable es el tiempo de
la vida para todos .
 

  El disco HOMO FUGIT VELUT UMBRA de Stefano Landi (2001) de L´Arpeggiata, dirigida por Christina Pluhar, con la maravillosa voz del tenor Marco Beasley constituye una adquisición jubilosa para cualquier amante de la música barroca.

Oh come t’inganni
se pensi che gl’anni
non hann’ da finire,
bisogna morire.
 
È un sogno la vita
che par sì gradita,
è breve gioire,
bisogna morire.
 
Non val medicina,
non giova la China,
non si può guarire,
bisogna morire.
 
Non vaglion sberate,
minarie, bravate
che caglia l’ardire,
bisogna morire.
 
Dottrina che giova,
parola non trova
Che plachi l’ardire,
bisogna morire.
 
Non si trova modo
di scoglier ‘sto nodo,
non val il fuggire,
bisogna morire.
 
Commun’è statuto,
non vale l’astuto
‘sto colpo schermire,
bisogna morire.
 
La morte crudele
a tutti è infedele,
ogn’uno svergogna,
morire bisogna.
 
È pur ò pazzia
o gran frenesia,
par dirsi menzogna,
morire bisogna.
 
Si more cantando,
si more sonando
la Cetra, o Sampogna,
morire bisogna.
 
Si muore danzando,
bevendo, mangiando;
con quella carogna
morire bisogna.
 
I Giovani, i putti
e gl’Huomini tutti
s’hann’a incenerire,
bisogna morire.
 
I sani, gl’infermi,
i bravi, gl’inermi
tutt’hann’a finire,
bisogna morire.
 
E quando che meno
ti pensi, nel seno
ti vien a finire,
bisogna morire.
 
Se tu non vi pensi
hai persi li sensi,
sei morto e puoi dire:
bisogna morire.
Oh, como te engañas
Si piensas que los años
No van a tener fin,
Vamos a morir
 
La vida es un sueño
Que parece dulce
Pero el gozo es corto
Vamos a morir
 
No vale la medicina
De nada vale la quinina,
No nos curará
Vamos a morir
 
De poco valen las lamentaciones
Las amenazas, las bravatas
Producidas por nuestro coraje,
Vamos a morir.
 
De nada vale la doctrina
No encuentra las palabras
Para aplacar el coraje
Vamos a morir
 
No hay manera
De deshacer este nudo
Es inútil huir
Vamos a morir
 
Para todo el mundo es lo mismo
No vale el astuto
No puede evitarlo
Vamos a morir
 
La muerte cruel
Es infiel a todos
Y avergüenza a cada uno
Debemos morir.
 
Aunque es una locura
Y un gran frenesí
Es todo mentira
Debemos morir
 
Morimos cantando
Morimos tocando
La cítara, la zanfoña
Debemos morir.
 
Morimos bailando
Bebiendo, comiendo
Con esta carroña
Debemos morir
 
Los jóvenes, los niños
Y todos los hombres
Serán cenizas
Debemos morir.
 
Los sanos, los enfermos
Los valientes, los desarmandos
Todos tendrán su fin
Debemos morir.
 
Y cuando al menos
Lo pienses en tu corazón
Todo tiene un final
Debemos morir.
 
Pero si no piensas en eso
Has perdido el sentido
Estarás muerto y podrás decir:
Debemos morir.
 

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en CUADERNO DE VIAJE, MÚSICA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a HOMO FUGIT VELUT UMBRA

  1. Pingback: HOMO FUGIT VELUT UMBRA | Referentes clásicos | Scoop.it

  2. Pingback: TÓPICOS POR UN TUBO | [eLTeNDeDeRo]

  3. Pingback: Enero es un pasacalle. | Olga García Caballer

  4. callways dijo:

    Gracias

  5. Pingback: el pasacalle de la vida. – [ eLTeNDeDeRo ]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s