MATONA MIA CARA

MATONA MIA CARA

(Orlando di Lasso, s. XVI)

    El género del madrigal ampliamente cultivado en el Renacimiento se vuelve culto, porque sus orígenes son puramente pastorales.

    No obstante, hay ejemplos de madrigales llenos de chispa y burla como éste del prolífico Orlando di Lasso. Sin abandonar los tópicos del género y de la época, ni los referentes clásicos, el texto nos sumerge en una escena muy simpática entre un soldado alemán y su dama, que le escucha cantar desde su ventana.

   Como cortés caballero que es, le ofrece todo su amor, pero también las piezas de caza como cochinillos y becadas. Se disculpa porque no tiene la musa de Petrarca al pie del monte Helicón, morada de las inspiradoras del arte y la poesía.

    Además, resulta muy evidente que el pobre soldado no domina el italiano, porque es alemán. Deliberadamente los versos reflejan este fuerte acento teutón del incauto amante, como también la confusión entre el italiano y el francés Así, resulta un babélico texto verdaderamente divertido.

    Más allá de las versiones clásicas que se encuentran de MATONA MÍA CARA (él lee así “MADONNA MIA CARA”) como por ejemplo la modélica de The Hilliard Ensamble, yo prefiero sin duda esta novedad:

     El grupo COLLEGIUM VOCALE, de sólidas, académicas y empastadas voces ofrece una versión mucho más especial.

 

Matona mia cara, mi follere canzon

Cantar soto finestra, Lanze bon compagnon.

Don don don diridiridon don don don.

 

Ti prego m’ascoltare che mi cantar de bon

E mi ti foller bene come greco e capon.

Don don don diridiridon don don don.

 

Com’andar alle cazze, cazzar con le falcon,

Mi ti portar becazze, grasse come rognon

Don don don diridiridon don don don.

 

Se mi non saper dire tante belle rason

Petrarce mi non saper, ne fonte d’Helicon.

Don don don diridiridon don don don.

 

Se ti mi foller bene mi non esser poltron;

Mi ficcar tutta notte, urtar come monton

Don don don diridiridon don don don.

Señora mía querida, yo os quiero cantar cantar bajo la ventana, soldado en buena compañía;

Don don don diridiridon don don don.

Te pido que me escuches, que mi canto es bueno y yo te quiero bien, como griego y capón;

Don don don diridiridon don don don.

Cuando vaya a la caza, cazaré con halcón, y te traeré becadas, gordas como cochinillos;

Don don don diridiridon don don don.

Si no te se decir tantas bellas razones, es que no tengo el saber de Petrarca en la fuente de Helicon ;

Don don don diridiridon don don don.

Si tu me quieres bien, no seré perezoso; me quedaré toda la noche al pie de tu balcon.”

Don don don diridiridon don don don.

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en MÚSICA, RENACIMIENTO y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MATONA MIA CARA

  1. Pingback: Matona mia cara para adultos | Coral Ciudad de los Poetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s