POLÍCRATES de SAMOS: morir de éxito

POLÍCRATES

El anillo de Polícrates

(Giovanni Fedini, Palazzo Vecchio, Firenze)

    En el libro III de las Historias, refiere HERÓDOTO una carta que envía el faraón Amasis a POLÍCRATES, tirano de SAMOS.

    (XL) (…) “Por más que suelan ser de gran consuelo para el hombre las felices nuevas que oye de los asuntos de un huésped y amigo suyo, con todo, no me satisface lo mucho que os lisonjea y halaga la fortuna, por cuanto sé bien que los dioses tienen su poco de celos o de envidia. En verdad prefiriera yo para mí, no menos que para las personas que de veras estimo, salir a veces con mis intentos, y a veces que me saliesen frustrados, pasando así la vida en una alternativa de ventura y desventura, que verlo todo llegar prósperamente. Dígote esto, porque te aseguro que de nadie hasta ahora oí decir que después de haber sido siempre y en todo feliz, a la postre no viniera al suelo estrepitosamente con toda su dicha primera. Sí, amigo, créeme ahora, y toma de mí el remedio que voy a darte contra los engañosos halagos de la fortuna. Ponte sólo a pensar cuál es la cosa que más estima te merece, y por cuya pérdida más te dolieras en tu corazón: una vez hallada, apártala lejos de ti, de modo que nunca jamás vuelva a parecer entre los hombres. Aun más te diré: que si practicada una vez esta diligencia no dejara de perseguirte con viento siempre en popa la buena suerte, no dejes de valerte a menudo de este remedio que aquí te receto.”

    Polícrates toma buena nota de lo que le recomienda Amasis. Así, arrojará una de sus joyas más preciadas al mar, un anillo, como ofrenda a los dioses: EL ANILLO DE POLÍCRATES. El anillo le es devuelto por un pez que lo lleva en su boca.

  El poeta alemán FRIEDRICH SCHILLER compuso en 1797 la balada Der Ring des Polykrates. En ella se recrea la historia de Heródoto, haciendo hincapié en la cumbre del éxito de Polícrates: fama, honor, riquezas, gloria, etc. Por ello se ha puesto a la misma altura de los dioses. Pero seguro que hay alguno al que ésto no le parece bien.

Me acongoja la envidia de los dioses:

Una vida de alegría sin mezcla

No puede corresponder a un ser terrenal

     A Polícrates se le recomienda que suplique a FORTUNA que le conceda algún dolor. Él debería convocar a su propio infortunio. Arroja al océano  su anillo más valioso, para que las ERINIAS “perdonen” su fortuna. Pero el anillo le es devuelto en la boca de un pez. Así, su FORTUNA ES ILIMITADA, y todos le abandonan porque ha dejado de ser buena compañía, ya que podría catalizar la ira de los dioses.

    A finales de la época arcaica y principios de la época clásica el pensamiento griego se hunde en el concepto de PHTHÓNOS, la envidia de los dioses. El éxito excesivo no es natural, y quizá ni siquiera divino. Se convierte en fatal cuando uno además se vanagloria de él.

    El éxito produce KÓROS, la complacencia del hombre al que la suerte le sonríe, que a su vez engendra HYBRIS, la arrogancia de palabra, obra y pensamiento.

    Los griegos sabían que era peligroso ser feliz. Si el ser humano alcanza sus mayores deseos, se sume en una tristeza y apatía profundas. Por eso, muchos opinamos que la esencia del alma griega es la DECEPCIÓN. 

    Por ello el pensamiento clásico ha inventado una directriz para sabotear el éxito: el MÉDEN AGAN aristotélico, la AUREA MEDIOCRITAS horaciana. Nada en exceso, todo en su justa medida, IN MEDIO VIRTUS. Si subes muy alto de más alto caerás, no provoques a los inmortales, que son celosos.

  Los psiquatras han etiquetado a este modo de sentir y de pensar como COMPLEJO DE POLÍCRATES. Las personas que lo padecen no acaban de admitir la felicidad, y por ello “tocan madera” constantemente para conjurar la desgracia. Miedo a ser feliz, en suma.

Feliz serás, Licinio,

si no con loco empeño

la alta mar desafías,

ni, de su furia huyendo,

tanto la costa ciñes

que das en sus escollos traicioneros.

 

Quien vive su dorada

mediocridad contento,

no teme la miseria

de envejecidos techos,

ni tampoco que el lujo

de su mansión le atraiga el odio ajeno.

 

Al más erguido pino

azota más el viento;

las torres altaneras

caen con mayor estrépito,

y la cima del monte

prefiere el rayo iluminar de incendio.

 

Nueva suerte, el que tiene

bien templado ya el pecho,

teme en días felices

y espera en los adversos.

Júpiter nos envía

y se lleva los ásperos inviernos.

 

Si el mal hoy nos aflige,

no ha de ser mal perpetuo:

No siempre tiende Apolo

el arco justiciero;

a veces, con su lira,

a las Musas despierta de su sueño.

 

Muéstrate en la desgracia

animoso y sereno.

Pero, prudentemente,

si es favorable el tiempo,

recoge algo las velas,

quizá de sobra hinchadas por el viento.

 (Horacio, Épodos II, 10)


Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en GRECIA, LIBRI, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a POLÍCRATES de SAMOS: morir de éxito

  1. Pingback: POLÍCRATES de SAMOS: morir de éxito | Griego clásico | Scoop.it

  2. Marco dijo:

    Profesora!

    Me ha gustado mucho esta entrada, y el blog en general, muy interesante y recomendable.

    Quería aprovechar para preguntarle si recomienda la lectura de Lisias e Isócrates, qué se puede sacar en claro de estos autores, aspectos interesantes a destacar… Y es que parecen mas bien postergados por haber vivido justo después del siglo de oro griego.

    Gracias de antemano y un saludo!

    • maiteximenez dijo:

      Yo los compararía con Cicerón o Quintiliano en el mundo latino: el valor de la oratoria, la vida cívica y la educación del ciudadano. Isócrates lo he leído solo referenciado. Lisias, tuve que traducirlo en mi juventud. Me parecen muy alejados de nuestro mundo. A mí, particularmente me encantan Jenofonte y Heródoto, los dos periodistas de la Antigüedad: curiosos, aventureros, inquietos. Gracias por tantos elogios.

      • Marco dijo:

        Ciertamente, mis primeras lecturas clásicas, después de Homero, han sido Jenofonte y Herodoto y además de entretenidas son curiosas, pese a que no sean tan científicos historiadores como otros sucesores, pero claro, no se le puede decir nada a los fundadores de la disciplina! Respecto al artículo referente a “Thalatta, thalatta”, ya cuando leí el momento en que divisan el mar supuse que serían un referente esos gritos de esperanza, y ya lo apunté en mi cuaderno de resúmenes de los clásicos.
        No querría aburrirle, pero me gustaría una última pregunta, esta vez referente a los trágicos, que me encuentro leyendo en estos días: cómo así hay tanta diferencia entre las obras conservadas de Esquilo y Sófocles, y las de Eurípides? alguna razón en particular que favoreciera el hecho? Y otra es que por qué no caía bien entre los atenienses este último autor, pues no me ha quedado claro en varias referencias que he leido…

        Perdone por el texto, un saludo y gracias.

        • maiteximenez dijo:

          Esquilo es difícil, antiguo, con un pensamiento muy alejado del clasicismo, enraizado en el alma griega. Para mí Sófocles es sublime. Eurípides gusta mucho a los dramaturgos de hoy, porque penetra en el alma, y es un alma más “moderna”. Ignoro por qué esa fama entre los atenienses. Gracias de nuevo

  3. Roymon dijo:

    Hola Maite,
    Me ha gustado muchísimo la entrada. El complejo de Polícrates también se ha tratado, además de en psiquiatría, alrededor de la figura de Rosalía de Castro. Te dejo una muestra de su libro Follas Novas:

    si, tembra cando no mundo
    sintas unha dicha inmensa:
    val máis que a tua vida corra
    cal corre a iaugua serena

    Traduzco:
    si, tiembla cuando en el mundo
    sientas una dicha inmensa:
    vale más que tu vida corra
    cual corre el agua serena

  4. Pingback: PORQUE YO LO VALGO | Grand Tour

  5. Pingback: NÉMESIS | Grand Tour

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s