SERENDIPIA

SERENDIPIA

Newton (William Blake)

     Buscada en el Diccionario de la RAE, la palabra SERENDIPIA se muestra como sinónimo de chiripa o casualidad. Se trata de una castellanización de la voz inglesa SERENDIPITY, de sugerente sonido, y misterioso origen. La conocemos en el mundo hispanohablante por aquella película de Peter Chelsom de 2001.

     He pasado todo el vuelo mirando al infinito pensando… no en mi novio, estaba pensando en un tío misterioso que conocí hace un millón y medio de horas. Un tío del que apenas me acuerdo y solo tengo una imagen borrosa en la cabeza. Fueron unas horas, no llegó a un día, pero fue como si en ese momento el universo solo existiera para que estuviésemos juntos. Por eso he venido, y dejaré que el destino me lleve a donde quiera llevarme. Porque cuando esto se haya acabado ya no tendré que volver a pensar en él. Reza para que sea un fascista calvo que pega los mocos debajo del asiento del coche.

     Pero SERENDIPIA tiene orígenes viajeros, llegaremos pues hasta la India y Ceilán.

   La palabra sánscrita SIHALAM significa león, pues el fundador de la isla de Ceilán, hoy Sri Lanka, el príncipe Vijaya era llamado así, “el león”. Entonces la raza cingalesa pasó a llamarse LA RAZA DEL LEÓN.

    El nombre de SRI LANKA aparecerá en el Ramayana por primera vez, y su significado en sánscrito sería

ISLA RESPLANDECIENTE.

    Los griegos en época de Alejandro Magno llamaron TAPROBANE a la isla de Ceilán, también término derivado del sánscrito TAMBA-VANNA, o “cobre coloreado”, por el color rojizo de sus tierras.

       PLINIO el VIEJO en su Naturalis Historia relata con profunda admiración el exotismo de TAPROBANE, isla cercana al Paraíso:

    Pero ni siquiera Taprobane, a pesar de estar apartada por su naturaleza del resto del mundo, no está exenta de nuestros vicios. También el oro y la plata tienen allí valor; tienen mármol que se parece al caparazón de la tortuga. Son apreciadísimas las perlas y las piedras preciosas; de hecho todos nuestros lujos de la más exquisita naturaleza, son mucho más ensalzados que entre nosotros. Incluso afirman que su riqueza es mucho mayor que la nuestra, pero admiten que nosotros sabemos mejor que ellos cómo obtener el disfrute real de tal opulencia. En esta isla no existe la esclavitud; no se echan la siesta en ningún momento del día. Sus edificios son de una altura discreta; el precio del grano es siempre el mismo; no tienen tribunales de justicia ni pleitos. (NH, VI, 81-91)

    El poeta persa AMIR KUSHRAU escribió en 1302 un libro de poemas y cuentos titulado HASHT BIHIST, Ocho paraísos. Quizá fue el impresor veneciano Michele TRAMEZZINO quien recopilara por primera vez en 1557 para los europeos el cuento que él llama : Peregrinaggio di tre giovani figliuoli del re di Serendippo.

    Esta es la primera vez que se asocia la palabra SERENDIB a Sri Lanka, porque para árabes y persas SERENDIB significaba “hallazgo inesperado”.

    El escritor británico HORACE WALPOLE dio a conocer en 1754 este precioso cuento tradicional persa Los tres príncipes de Serendip.

¿Qué nos ofrece este cuento de donde hemos tomado SERENDIPITY?


En LAS MIL Y UNA NOCHES (noches 290 a 316), SINDBAD EL MARINO visita Serendib al final del sexto viaje, cuando llega a la isla tras un naufragio. El rey lo acoge y lo envía de vuelta a Bagdag con una carta de amistad para el Califa. Este le encarga liderar una embajada a Serendib para agradecer los votos de amistad de su rey. Serendib no vuelve a aparecer en ningún momento en el relato y tampoco existe referencia alguna a la aventura de los tres jóvenes viajeros.

    Hasta nosotros ha llegado el cuento tradicional persa de LOS TRES PRÍNCIPES DE SERENDIP. Tras su lectura, se nos plantea la contradicción y la lucha entre las virtudes de la SABIDURÍA,  la PRUDENCIA  y la HUMILDAD.

Palmira, Siria 2007 (Foto Maite Jiménez)

     La lectura “islámica” ofrece claves que quizás para la mentalidad judeo-cristiana o greco-romana no se revelan. Así, antes de iniciar cualquier acción (abrir una puerta, subir a un coche, iniciar una empresa…) los musulmanes dicen Bismillah (en nombre de Dios), porque Muslim (musulmán) significa “sometido” e Islam, “sometimiento”.

    Es decir, el Islam se caracteriza por una actitud del creyente de total sometimiento a la voluntad divina, no por miedo, sino por confianza en la bondad de su plan para los hombres/cada hombre y por reconocimiento de que Dios posee todas las virtudes en grado superlativo.

    Esto se explicita en la recitación de los 99 nombres de Allah, recogidos por la tradición del Corán y de los dichos del Profeta. Entre ellos:

Al-Haqq: la Verdad

Al-’Alim: el Conocedor de todo

Al-Khabir: el Sabedor de todo

Al-Hakim: el Sabio

   Es decir, solo Dios “sabe”. Nuestro conocimiento es y será imperfecto hasta el Día del Juicio, cuando todo será desvelado, así que no debemos otorgarle la absoluta preeminencia en las decisiones de nuestra vida, dejando de lado las enseñanzas divinas. Porque como dice el Corán:

“Puede que algo os agrade y acabe siendo malo para vosotros y puede que algo os desagrade y sea en vuestro beneficio. Porque Dios sabe y vosotros no sabéis”

    También es constumbre entre los eruditos islámicos terminar sus escritos, artículos u opiniones con la frase coránica: “Pero Allah sabe más”, como muestra de humildad.

  Por tanto, los tres príncipes de Serendip, aprovecharon las circunstancias que se les presentaron en su viaje para exhibir sagacidad e inteligencia, con un deseo enorme de competir entre ellos. Bien es cierto que el sabio debe demostrar su inteligencia, y permitir que los hombres le rindan honores a su sabiduría, pero este exceso de soberbia les acarreó desgracias. Quizá su juventud, su inexperiencia y su afán de competir entre ellos, como hermanos que eran, y aspirantes al favor del padre, es compensada con la CASUALIDAD. O la propia CONTINGENCIA y la SERENDIPIA les mostró el recto proceder para su vida adulta. El cuento finaliza con esta sentencia moralizante:

“La casualidad los salvó y aprendieron a ser mucho más prudentes a la hora de manifestar su inteligencia ante los demás”

    Verdaderamente cuando los ingleses descubrieron Ceilán, es casi seguro que quedaron atónitos por las riquezas, los hallazgos arqueológicos y el esplendor de la isla. De ahí que SERENDIPITY pasara a significar ALCANZAR LA FELICIDAD A TRAVÉS DE DESCUBRIMIENTOS INESPERADOS.

Arquímedes

   Los nombres para la isla de Ceilán son todos hermosísimos, y sin duda poéticos, con ese aire de exotismo oriental que nos traen los viajeros:

   Ptolomeo la llama SALIKE, en árabe es TENERISIM (Isla del Placer), en chino recibe el nombre de PA-OUTCHOW (Isla de las Gemas). Hemos ya nombrado el sánscrito SRI (venerable) y LANKA (isla) de ahí  Isla Resplandeciente.

   Pero quizá el nombre más bello sea el geográfico: puesto que se encuentra al sur de la península del Indostán, es como una lágrima que se desprende de la India. Por eso su nombre popular es “Lágrima de la India” o “Perla del Índico”.

Ilustración de William Blake para Paradise Regained (Milton)

From India and the golden Chersoness

And utmost Indian Isle Taprobane

Dusk faces white silken Turbants wreath´d

Desde la India y el dorado Quersoneso
Última isla india de Taprobane
Rostros del crepúsculo con blancos turbantes
de seda enguirnaldados.
(John Milton, Paradise Regained, IV, 74-78)


As armas e os barôes assinalados

Que, da ocidental praia lusitana

Por mares nunca antes navegados

Passaram ainda além da Taprobana

(Luís de Camôes, Os Lusíadas)

    Para la voz SERENDIPITY hay traducciones o versiones en las lenguas europeas. El griego generaliza en exceso y posee TYCHE, que es un concepto más amplio que casualidad, y también EUNOIA, que mete a la razón por el medio, algo así como buen juicio. Si pudiéramos juntar ambas, tendríamos un neologismo gemelo del término inglés.

  El Diccionario de la Lengua Alemana de Jakob Grimm define SPÜRSINN, como “Begabung und Geshick zu spüren”, o sea, talento y habilidad para seguir una pista. Es también otro modo de verlo.

    Ha habido SERENDIPIAS famosas a lo largo de la historia de la Humanidad, sin ir más lejos el descubrimiento de ARQUÍMEDES, las visiones de Julio Verne de que el hombre pisaría la luna, las ideas de Leonardo Da Vinci de que el hombre volaría, Cristóbal Colón y su fortuito descubrimiento de un nuevo mundo, o incluso los diagnósticos del televisivo Doctor House.

    Pero la SERENDIPIA no existe por sí misma, la suerte y la casualidad no se nos aparece si estamos inactivos. Así, decía PICASSO:

“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”.

N.B. Mi agradecimiento a Süleyman Tarik Matos Bugallo por su interpretación islámica, creyente e inteligente del cuento de Los tres príncipes de Serendip.

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en CINE, CUADERNO DE VIAJE, LIBRI, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a SERENDIPIA

  1. fredblondieau dijo:

    ¡Qué gran trabajo de investigación! Muy interesante! Gracias Maite!

  2. Americo Reyes Ticas dijo:

    He estado revisando el tema de la serendipia porque deseo escribir un artículo sobre la “La serendipia en la Psiquiatria” y el trabajo que presenta Mayte, es el mas completo que he leído. Felicitaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s