LA VIDA DE LOS OTROS

Das Leben der anderen

    En Berlín Este, en la antigua RDA, unos años antes de la caída del Muro que precedió a la reunificación de Alemania se localiza la película de FLORIAN HENCKEL von DONNERSMARCK   Das Leben der anderen,   La vida de los otros (2006).

 FICHA TÉCNICA: La vida de los otros
    El devoto, leal y convencido socialista capitán Wiesler, “educador” de interrogadores de la STASI, es el encargado de espiar al famoso escritor GEORG DREYMAN y a su novia, la bella y reputada actriz CHRISTA MARIA SIELAND. El ministro de cultura HEMPF se encapricha de ella. Sus relaciones sexuales con el ministro suponen para ella una verdadera tortura, pero su dependencia de las pastillas y su bajísima autoestima personal y profesional hacen que ceda a las presiones y se debata entre el amor por encima de todo hacia Dreyman y la asfixia que le supone esta prostitución.

   La STASI policía política de la antigua RDA se convirtió rápidamente en un GRAN HERMANO, bajo el lema “DEBEMOS SABERLO TODO”.

      Escuchas de todo tipo invaden la casa del escritor. Allí se reúnen a menudo miembros de la elite cultural alemana que se hallan naturalmente en la lista negra del régimen.
    El suicidio de Albert Jerska, su director teatral, hace que la película dé un giro importante. Dreyman se coloca en una posición extremadamente peligrosa porque pasa a Occidente un polémico artículo literario-periodístico de denuncia.

   Pero el personaje principal es sin duda el CAPITÁN WIESLER, que conforme van transcurriendo los acontecimientos abre los ojos. En mi opinión este punto es el verdadero clímax de la película.

    Su vida gris empieza a colorearse cuando entra en el piso de Dreyman y le roba su libro de los poemas de BERTOLT BRECHT. Una hermosa escena nos recuerda este poema de amor, íntimo, estético, dulce y juvenil, lleno de recuerdos. Wiesler empieza leer los primeros versos de este poema y el espectador observa de inmediato una metamorfosis de su alma. A partir de entonces sus esfuerzos se encaminarán a salvar LA VIDA DE LOS OTROS, esos otros a los que observa infatigablemente, falseando ahora sus pulcros informes y echando a perder su carrera. La piedad, la alteridad, la ternura, la sensibilidad y la toma de conciencia de lo que está pasando en una régimen injusto y asfixiante se instalan para siempre en su vida.

Erinnerung an die Marie A.

Bertolt Brecht

An jenem Tag im blauen Mond September
Still unter einem jungen Pflaumenbaum
Da hielt ich sie, die stille bleiche Liebe
In meinem Arm wie einen holden Traum.
Und über uns im schönen Sommerhimmel
War eine Wolke, die ich lange sah
Sie war sehr weiß und ungeheuer oben
Und als ich aufsah, war sie nimmer da.

Seit jenem Tag sind viele, viele Monde
Geschwommen still hinunter und vorbei.
Die Pflaumenbäume sind wohl abgehauen
Und fragst du mich, was mit der Liebe sei?
So sag ich dir: Ich kann mich nicht erinnern
Und doch, gewiß, ich weiß schon, was du meinst.
Doch ihr Gesicht, das weiß ich wirklich nimmer
Ich weiß nur mehr: Ich küßte es dereinst.

Und auch den Kuß, ich hätt’ ihn längst vergessen
Wenn nicht die Wolke dagewessen wäre
Die weiß ich noch und werd ich immer wissen
Sie war sehr weiß und kam von oben her.
Die Pflaumenbäume blühn vielleicht noch immer
Und jene Frau hat jetzt vielleicht das siebte Kind
Doch jene Wolke blühte nur Minuten
Und als ich aufsah, schwand sie schon im Wind.

RECUERDO DE MARIE A.
En aquel día de luna azul de septiembre
en silencio bajo un joven ciruelo
estreché a mi pálido amor callado
entre mis brazos como un sueño bendito.
Y por encima de nosotros en el hermoso cielo estival
había una nube, que contemplé mucho tiempo;
era muy blanca e increíblemente alta
y cuando volví a mirar hacia arriba, ya no estaba.
Desde aquel día muchas, muchas lunas
se han zambullido calladas y han pasado.
Los ciruelos habrán sido arrancados
y si me preguntas ¿qué fue de aquel amor?
entonces te contesto: no puedo acordarme,
pero aun así, sí, sé lo que piensas.
Aunque su rostro, créeme, no lo recuerdo,
ahora sé solo que en aquel momento la besé.
Y también el beso lo habría olvidado hace tiempo
de no haber estado allí aquella nube;
a ella sí la recuerdo y siempre la recordaré,
era muy blanca y venía de arriba.
Quizás los ciruelos aún florezcan
y quizás aquella mujer tenga ahora siete hijos,
pero aquella nube floreció solo unos minutos
y cuando miré a lo alto se desvanecía en el viento

(Traducción, Maite Jiménez)

   La música de GABRIEL YARED y STÉPHANE MOUCHA constituyen un acompañamiento sublime a esta estupenda película.

Banda Sonora de La vida de los otros

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en CINE, LIBRI, MÚSICA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA VIDA DE LOS OTROS

  1. Pingback: SEPTIEMBRE | Grand Tour

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s