LA SEÑORA DE WINTER NO TIENE NOMBRE

LA SEÑORA DE WINTER NO TIENE NOMBRE

Last night I dreamt I went to Manderley again”

Rebecca

(Daphne du Maurier-Alfred Hitchcock)

    Las lecturas de la adolescencia suelen ser inolvidables. Se deposita tanta pasión en los libros, se interiorizan tanto, que aquella emoción perdura en el tiempo.

Tras ver el clásico REBECCA, de Alfred Hitchcock (1940), mi padre me recomendó la lectura de la novela de Daphne du Maurier . Quizá-piensen algunos: una escritora “Bruguera”. Pero esta novelista de “segunda fila” recoge influencias muy interesantes de las grandes Brontë o Jane Austen

   

   Es inevitable fusionar ambas producciones, la literaria y la cinematográfica. El mago del suspense se lució en la versión de la novela.

    Siempre me llamó poderosamente la atención que la joven protagonista que relata los acontecimientos en primera persona no tuviera nombre.

    En su estancia en la Costa Azul, la señora Van Hopper se dirige a ella como “muchacha”, “querida”, “hija”, pero jamás pronuncia su nombre. Cuando se convierte en la Señora de Max De Winter, carece igualmente de nombre de pila. Su esposo también la llama “querida”.

    Siempre me ha fascinado este epíteto homérico recurrente: “y le llamó por su nombre”. Expresa que no se han dirigido al héroe, por ejemplo a Odiseo como hijo de Laertes, por su patronímico o en relación con la toponimia, por ejemplo, príncipe de Ítaca, o similares. Es él, un individuo único, no un eslabón de una estirpe. Se hace corpóreo, único, protagonista, más dueño de su destino.

     El nombre personal, algo sin lo que no podemos ni vivir. La Señora de Winter no puede vivir sin nombre. Rebecca de Winter, la primera esposa de Maxim ocupa todos los espacios de Manderley, la lúgubre mansión de los De Winter.

   

    Su perro monta guardia en la habitación más hermosa de la casa, donde se conservan incluso sus cabellos prendidos en sus peines, sus camisones de encaje, sus pañuelos, su aroma. El papel de cartas con su membrete no se ha cambiado.

  

    El amor de Maxim hacia su esposa se empaña por sus arrebatos de cólera, por su tormento interior, por el secreto de la muerte de Rebecca, ligado al tempestuoso mar, a su disipada vida, a su espectacular belleza, encanto y linaje.

    La nueva señora de Winter es la antítesis de esa primera que no conocimos: tímida, dulce, temerosa, timorata a veces, sincera, pura, aquella que ama de verdad, sin reservas, una criatura naïv. Pero enseguida percibe el fantasma de su rival muerta a través de uno de los personajes más estremecedores del cine: la señora Danvers, el ama de llaves perversa que domina la escena.

    La justicia poética se impone en el final del film. Hitchcock es un mago del suspense, pero no castiga jamás al espectador, porque le alivia de su angustia con una suerte del DEUS EX MACHINA.

    La casualidad, el azar, la bonhomía del protagonista, hacen que se salve, porque el espectador considera que verdaderamente se lo merece. Rebeca murió por accidente, pero bien pudo haberse suicidado porque la atenazaba la amenaza de una enfermedad terminal.

 

    Manderley arde de la mano de la señora Danvers y de este modo acaba el fuego purificador con los fantasmas que viven rodeando a los atormentados protagonistas por el espíritu y la presencia de una mujer que no dejaba vivir a los vivos, incluso después de muerta.

   Comparto un descubrimiento reciente relacionado con Rebeca. La extraordinaria cantante y compositora norteamericana ANTOINETTE COSTA compuso esta preciosa canción inspirada en Rebecca de Daphne du Maurier.

    Es tal la calidad de la voz y la fuerte personalidad de esta artista que pocos se han resistido a acompañarle, incluso intérpretes de música clásica y un gran cellista, como Kevin K. O. Olusola.

    Dejo aquí este hermoso poema, esta deliciosa canción, que expresa la zozobra de la Señora de Winter y sus fantasmas vivos.

STRANDED

i thought i was brave enough to battle your ghost
the fever of a first love which poets wrote
deeply penetrates both soul and mind
leaving nothing but a prisoner behind
but never did i see, you’d turn away from
making it so hard to hold on
it’s in the way you leave me stranded
i feel like i’ve lost control
it’s in the way you seem so distant
i feel like i’ve lost a friend
it’s in the way you live for her each day
it’s in the way you live for her each day
and not for me
i thought i was strong enough to battle it off
the lure of what’s lost, what still haunts
an intuition of some suspicion, what’s locked inside
a secret mystery, it mesmerizes me
i know, i feel, she’s calling me
[chorus]
hold on, hold on…and not for me
[chorus]
bittersweet i tried to reach you
memories of her voice won’t leave you
love devoid-a ghost that’s haunting me…

SIN RUMBO

Creía que era lo bastante valiente para hacerle frente a tu fantasma
La fiebre de un primer amor que los poetas escribían
Penetra en lo más profundo de mi alma y de mi mente
No dejando nada detrás, a no ser un prisionero
Pero yo nunca fui capaz de prever que tú te alejarías
Haciendo que fuese tan difícil aferrarme a ti.
Es el modo en que me dejas sin rumbo
Me siento como si hubiera perdido el control
Es por la manera en que tú pareces tan distante
Me siento como si hubiera perdido un amigo
Es la manera en que tu vives para ella cada día
Es la manera en que tú vives para ella cada día
Y no para mí.
Pensaba que era lo bastante fuerte para luchar y librarme de ello
El deseo de lo que está perdido, lo que aún acecha
La intuición de alguna sospecha, lo que está encerrado dentro
De un misterio secreto, eso me hipnotiza
Lo sé, lo siento, ella me está llamando.
Resiste, resiste….y no por mí
Agridulce intenté alcanzarte
Los recuerdos de su voz no te abandonarán
Vacío de amor un fantasma que me acecha
(Traducción Maite Jiménez)
Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en CINE, LIBRI, MÚSICA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LA SEÑORA DE WINTER NO TIENE NOMBRE

  1. Maria Teresa dijo:

    Lo que saqué de la película además de la SIN NOMBRE y precisamente por eso es que en la vida hay dos tipos de personas:las que representan El BIEN y todo los que la rodean quedan impregnados de esa bondad haciendo que crezcan en el bien; sin embargo las que representan EL MAL someten a los que le rodean absorviendo hasta su personalidad y de alguna manera anulándola ,que es lo que refleja la señora Winter (lo podemos trasladar a la vida misma)

  2. Ana dijo:

    Me fascina la película original, la vi unas 70 veces (sin exagerar) y no me canso. La interpretación de todos es impecable, una auténtica joya del cine. En cuanto a la versión de 1996, está bien, pero no tiene la magia de la de 1940, la original.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s