OEDIPUS: Music for a while

MUSIC FOR A WHILE

Medusa (autor flamenco desconocido ca. 1550)

    El poeta John Dryden y el músico Henry Purcell, artistas del periodo de la Restauración de la Monarquía en Inglaterra, tenían fuertes convicciones acerca del poder de las artes en general y de la música en particular.

    Hay algo matemático, la armonía de las esferas de Pitágoras quizá, en el arte de Purcell, aquella energía que gobierna los cuerpos celestes y a sus habitantes.

    El drama Oedipus de Dryden es un “remake” del Edipo Rey de SÓFOCLES, pero con contenido aun más político, dadas las condiciones de la época.

     Si bien Edipo, qué duda cabe, es un gobernante justo, está sin embargo trágicamente atenazado por el DESTINO. ALECTO, una de las tres Furias o Erinias, está encargada directamente de perseguir a los parricidas, por ejemplo el propio Edipo u Orestes.

    Las Erinias son representadas como MEDUSA, con una cabellera de serpientes y una mirada capaz de petrificar a los hombres. La furia, la venganza y la ira están simbolizadas en las serpientes, quienes se oponen al raciocinio del buen gobernante.

    Dos armas pueden con ellas, una, la espada del héroe Perseo, la otra, LA MÚSICA. La flauta de PALAS ATENEA y el poder catártico de la emoción que instruye a los hombres neutralizan a GORGONA y su furia.

    La razón y el equilibrio que regala la música curan al hombre de la enfermedad mental de la ira, la venganza y la rabia. En fin, que quizás la MÚSICA sea el remedio contra la insania de los hombres.

Edipo (J.A.D. Ingres)

    Entre las partes del drama de Dryden a los que puso música HENRY PURCELL está MUSIC FOR A WHILE, una verdadera joya ampliamente interpretada por los cantantes más exigentes, sobre todo contratenores.

   La oiremos en la versión de uno de nuestros preferidos, el contratenor ANDREAS SCHOLL.

Music for a while

Shall all your cares beguile:

Wond’ring how your pains were eas’d

And disdaining to be pleas’d

Till Alecto free the dead

From their eternal bands,

Till the snakes drop from her head,

And the whip from out her hands.

John Dryden, Oedipus, A Tragedy

La Música, por un momento,
te apartará de todas tus cuitas:
te preguntarás cómo se han aliviado tus pesares
y los desdeñarás para gozar,
hasta que Alecto libere a los muertos
de sus ataduras eternas,
hasta que caigan las serpientes de su cabeza
y el látigo de sus manos.

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en GRECIA, LIBRI, MÚSICA, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s