MINE VAGANTI: El universo de Ferzan Ozpetek

MINE VAGANTI

“LOS AMORES IMPOSIBLES NO TERMINAN NUNCA:

SON LOS QUE DURAN PARA SIEMPRE”

    El film de FERZAN OZPETEK Mine Vaganti (2010), literalmente “balas perdidas”, está ambientada en Lecce, la ciudad decadentísima situada en la punta misma del tacón de la bota italiana, llamada “la Florencia del Sur”, por su exuberante y clarísimo barroco. Mine Vaganti es una historia de amores imposibles, y por eso eternos.

 

“El árbol no puede no amar la tierra ”

 

    El título que se le dio a la versión española quiere aproximarse al meollo de la trama: Tengo algo que deciros. Tommaso, el menor de tres hermanos Cantone, regresa de Roma a su ciudad natal, a su familia, dueña de un pastificio en la ciudad. Para todos, Tommaso estudiaba economía en la capital, pero en realidad quiere ser escritor y es homosexual.

“No hagas siempre lo que te piden los demás y equivócate solo, de otro modo, la vida no tiene sentido”

    Frente a la cadena de producción de la fábrica, se sincera con su hermano mayor Antonio. Esta cree será la oportunidad de desligarse de la familia y dedicarse a lo que verdaderamente quiere, aunque sea desde un fracaso, pues su primera novela ha sido rechazada por el editor. Sabe que su padre montará en cólera y lo desheredará.

    Pero, no cuenta con que Antonio se le adelanta en una cena con unos socios importantes. Confiesa que también es homosexual, dejando a Tommaso atado de pies y manos. Ha perdido su oportunidad de liberarse. Al padre le da un infarto, y ello todavía le ata más: ahora ha de ocuparse del negocio de lleno.

    La nueva socia, Alba, aun sabedora de la condición sexual de Tommaso, se enamora de él. Intensas y a la vez contenidas escenas cargadas de ternura tienen como protagonistas a la pareja.

    En el medio de la película, despunta una escena delirante, que sirve de punto de inflexión a la trama. Hay un antes y un después de ella. El novio de Tommaso, Marco, presiona telefónicamente para que regrese ya a Roma con él. Como no es capaz de convencerle, se presenta en la casa familiar con una pandilla de gays absolutamente loca. Todos intentan disimular su condición sexual, pero es en vano. Esto culmina en la escena de la playa, donde sin reparos cantan la canción de las Baccara, Sorry I´m a lady.

    El personaje más intenso e inquietante del film es el de la abuela. La escena inicial nos había intrigado: una hermosa mujer con traje de novia, acude armada con una pistola a una torreta ruinosa. No sabemos si va al encuentro de su amante, o quiere perpetrar un suicidio.

   La nonna es la que comprende perfectamente a cada miembro de la familia, y también a Alba. Sus parlamentos, llenos de lirismo, van desvelando su drama personal: su verdadero amor fue el hermano de su marido. La llamaban “la toscana” con mala sangre, una mina vagante, una bala perdida.

“Quién sabe si estos lugares tendrán recuerdos de mí, si las estatuas, las fachadas de las iglesias se acordarán de mi nombre. Quiero pasear por última vez por estas carreteras que me acogieron hace tantos años, cuando todos me llamaban “la toscana”; quiero ver las piedras amarillas, toda aquella luz que te quita la respiración; si las carreteras conservan el rumor de mis pasos, mi ciudad, Lecce, debo saludarla antes de partir. Tomasso, escribe sobre nosotros, nuestra historia, nuestra tierra, nuestra familia, lo que hicimos bien, y, sobre todo, en lo que nos equivocamos, lo que no nos atrevimos a hacer porque éramos demasiado pequeños para la vida, que es muy grande. La bala perdida se fue, así me llamábais, pensando que no os oía, pero las balas perdidas sirven para traer el desorden, para coger las cosas y ponerlas en los lugares donde nadie quería que estuvieran, para desbaratarlo todo, para cambiar los planos”

    Ella también tiene algo que contar, y así lo hace, antes de una exuberante escena final donde se suicida atiborrándose de pasteles. Es diabética y el azúcar la mata. Ha tenido que venir la muerte para que acontezca la reconciliación, para poner orden en la vida de la familia Cantone.

    El cuadro que cierra la película, con el baile de la boda de la abuela es pura acronía: en él se mezclan personajes del pasado con los del presente, en auténtica reconciliación, al son de la hermosísima canción de Sezen Asku: Kutlama, que precisamente significa eso, “celebración”.

Nicola me enseñó las cosas más importantes, a sonreír cuando estás mal, cuando dentro querrías morir. No estéis tristes por mi, cuando no sintáis mi voz en la casa, la vida no está en las habitaciones, morimos y después regresamos, como todo”

    El universo de Ferzan Ozpetek vuelve a nosotros con Mine Vaganti, donde volvemos a encontrarnos con las pautas argumentales y estructurales de prácticamente todas sus películas: el mundo gay, la muerte, la familia, el amor imposible, la comida y la reconciliación. Así, la paz entre Antonio y su padre puede permitir la marcha de Tommaso, su libertad.

Ver online (versión española)

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en CINE, CUADERNO DE VIAJE, MÚSICA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a MINE VAGANTI: El universo de Ferzan Ozpetek

  1. Jorge dijo:

    Excelente reseña! Esta película se ha vuelto una de mis favoritas en muchos sentidos. Tiene algo que la hace mágica, es difícil de explicarlo. Seguiré revisando tu blog para buscar nuevas sugerencias 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s