SHAME: deseos culpables

SHAME: deseos culpables

(Steve McQueen, 2011)

Ficha técnica
Trailer

    Michael Fassbender llena los primeros minutos de Shame (Steve McQueen, 2011) con su estampa lívida e inmóvil sobre unas sábanas azules. A partir de esos colores fríos la cinta virará del color al casi blanco y negro, hasta regresar otra vez al final al azul grisáceo.

 

   Shame es cine de verdad, cine con lenguaje cinematográfico, lejos de la verbosidad de la mayoría de las películas taquilleras. El tempo, los ritmos, los escenarios urbanos neoyorkinos, el invierno que envuelve a la trama y al ambiente, ofrecen un resultado conmovedor y fascinante, amén de polémico.

    Shame muestra al actor Michael Fassbender en toda su desnudez, física y emocional en su interpretación de Brandon, un treintañero yuppie de nuestro tiempo atrapado en la prisión sin carcelero de la adicción al sexo: masturbación sin control, prostitutas, encuentros fugaces, porno cibernético, ocasionales encuentros homosexuales, Brandon es un cazador de día y de noche. Sin freno, sin límites.

   La tristeza insondable inunda su fascinante mirada, que inquieta poderosamente al espectador por la inmensa cantidad de matices que ofrece: la dureza y la frialdad, la debilidad, la emoción, la rabia y la condena. Solo hay una lágrima, la derramada cuando su hermana canta la famosa New York, New York.

   Como el buen cine, como las buenas novelas, Shame no desvela los orígenes del comportamiento del protagonista. La aparición de su hermana Sissy presenta ya desde el comienzo el contrapunto a su hermetismo.

   Sissy ha dibujado para sí misma un personaje emotivo, infantil, lleno de debilidades, sensible y cautivador, inspirador de ternura.  Ella pronuncia la frase clave de la película. No hay más información que esta:

“No somos malas personas, solo venimos de un mal lugar“.

   El espectador puede imaginar un pasado oscuro y doloroso, quizás malos tratos o incluso incesto. No se cuenta. No es necesario.

   Ambos llevan una existencia sin vida: él en la cárcel de su obsesión, esa que le destruye; ella en el desequilibrio afectivo que no encuentra consuelo.

   En el clímax de la película, Brandon aprovecha la vergüenza que sobreviene ante la llegada de su hermana para deshacerse de todo rastro de su obsesión sexual: hace limpieza en su casa, tira revistas porno y portátil a la basura, e intenta iniciar una relación “normal” con una compañera de trabajo. Ella es limpia, tierna, encantadora. El bloqueo lo atenaza, todo queda en nada. La intimidad es un monstruo que no le permite liberarse.

   No hay conciliación en Shame, por eso es una película difícil, desesperanzadora, finalista.

    La música de Bach interpretada por Glenn Gould le acompañará en las escenas en blanco y negro azulado, metálico, en su jogging por la ciudad, marcando con sus acentos y ostinatos cada zancada, cada escapada.

    También en su apartamento sin color, blanco minimalista, al llegar a casa, a encontrarse con la soledad del cibersexo o de la visita de alguna prostituta. A cambio, su vida social se animará con canciones de los 50, 60 y 70. Harry Escott es el creador del tema original de Shame, desolador.

BANDA SONORA

Harry Escott – Brandon
Glenn Gould – Bach Goldberg Variations, BWV 988
Tom Tom Club – Genius of Love
Blondie – Rapture
Chic – I Want Your Love
John Coltrane – My Favorite Things
Carey Mulligan, Liz Caplan – New York, New York (Theme)
Chet Baker – Let’s Get Lost
Glenn Gould – Prelude & Fugue No. 10 in E minor, BWV 855: Prelude
Glenn Gould – Goldberg Variations, BWV 988: Variation 15 a 1 Clav. Canone alla Quinta. Andante
Harry Escott – Unravelling
Howlin’ Wolf – You Can’t Be Beat
Mark Louque – The Problem
Glenn Gould – Prelude & Fugue No. 16 in G minor, BWV 885: Praeludium
Harry Escott – End Credits
Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en CINE, HIC ET NUNC, MÚSICA y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SHAME: deseos culpables

  1. Pingback: SHAME: deseos culpables | Grand Tour | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s