ARMAS DE MUJER

ARMAS DE MUJER

Mike Nichols, Armas de mujer (1988)

Instruyó el poeta OVIDIO a los hombres en las artes del Amor en los dos primeros libros de su ARTE DE AMAR.

En el tercer libro, mostrará a las mujeres los secretos de la conquista y de Eros.

Laurence Olivier and Marilyn Monroe – Photo by Richard Avedon
Di armas a los griegos contra las Amazonas; quedan armas
para entregaros a ti y a tu tropa, Pentesilea.
Id a la guerra en igualdad; que venzan los favorecidos por
la nutricia Dione y por el niño que vuela por todo el mundo.
No era justo que compitiérais desnudas contra hombres armados;
también así para vosotros, hombres, sería indigno vencer.
(Ars amatoria, III, 1-6)

Al lado de la femme fatale más famosa de todos los tiempos, Helena de Troya, y al de otras muchas que se le han parecido, está la virtuosa Penélope y tantas mujeres en la sombra de recta conducta y buenos sentimientos.

Por tanto, podemos afirmar que hay más mujeres buenas que malas.

Todas ellas honran el nombre femenino de la VIRTUD, una diosa mujer, aunque de atributos varoniles como el valor y el coraje.

Piero del Pollaiuolo, Temperanzia (Gallerie degli Uffizi, Firenze)

CÓMO DEBE DEJARSE AMAR UNA MUJER,

y así ha de decirse, como corresponde al código de la época, y con el permiso del PUDOR.

Los dardos del amor dañan con más virulencia a los hombres que a las mujeres, y como consecuencia, son ellos más proclives a la traición.

Cary Grant y Betsy Drake

Véanse los casos notorios de Jasón, que dejó a Medea por una más joven; o de Teseo, que dejó tirada a Ariadna en Naxos; o el retorcido Demofonte, que prometió a Filis volver.

Edward Burne-Jones, Filis y Demofonte

Dicen que EL AMOR ES UN ARTE, una técnica con sus reglas y sus estrategias. Se aprende, como todo, aunque no cabe duda de que algunos estén mejor dotados para él.

Hay que aprovechar el tiempo, disfrutar del momento, agarrar el instante con fuerza…La juventud, la vida, se escapan entre los dedos.

J.W. Waterhouse, Gather ye rosebuds while ye may (1909)

Dum licet, et vernos etiamnum educitis annos,

     Ludite: eunt anni more fluentis aquae;

(III, 61-62)
Mientras sea posible, y ahora que aún estáis en la primavera de la vida,
divertíos: los años se van como el agua que fluye.

Con el paso del tiempo el cuerpo se torna flojo y ya no aguanta nada, ya no se sobresalta el corazón, y la lozanía del rostro se desvanece.

Nostra sine auxilio fugiunt bona; carpite florem,

Qui, nisi carptus erit, turpiter ipse cadet.

(III, 79-80)
Nuestros dones huyen sin remedio; coged la flor,
porque, si no se coge, desgraciadamente por sí sola caerá.
Bnf Ms Français 9219 Breviari d´amour (s. xiv)

No deben negarse los goces del amor, a pesar de que la aventura tenga un final triste, incluso a pesar de las traiciones. La propia Luna se enamoró locamente del pastor Endimión, y sabía seguro que aquello no tenía futuro.

Bartolomeo Guidobono, Endimión

El gusto, el regusto y el retrogusto del Amor permanecerán para siempre en vuestra boca. No se pierde nada intentándolo, o casi nada, quizá sólo el corazón…

Pero por lo menos, siente esa brisa que empuja la vida.

Fernando (Foto Maite Jiménez 2012)

Para estar preparada para el Amor, deberás atender muy bien al CUIDADO DEL CUERPO.

No se trata de seguir el ejemplo de Andrómaca, que andaba un poco desastrada, era extranjera y demasiado morena. Dice el refrán que “cada oveja con su pareja”, y lleva razón: el propio Héctor, con todo lo príncipe que era, vestía mal y se arreglaba poco, ya que al fin y a la postre era un guerrero.

Paul Newman y Katharine Ross en Dos hombres y un destino (George Roy Hill, 1969)

En esta Roma rutilante, alejada de la parquedad y la sobriedad pasadas, sal airosa y bien vestida de casa, pero sin pasarte. A veces, demasiados orillos alejan a los amantes.

El asunto del PEINADO es de capital importancia. Agénciate una buena ornatrix, diligente y calladita, que no te abrume con chismes de peluquería.

A las caras alargadas les queda bien la raya al medio sin más. Así se peinaba Laodamia.

Las caras redondas quieren un moño alto, y que se vean las orejas.

También va bien el peinado de Diana cazadora, un chicho cómodo atrás, con el pelo hueco, con desaliño estudiado.

Las peinetas de carey son un complemento muy chic.

Llevar el pelo despeinado, suelto, arreglada pero informal, tiene un toque seductor. Así dicen:

Ars casum simulat…

(III, 155)
El artificio parece azar…

En cualquier caso, habiendo tantos peinados posibles, intenta cambiarlo cada día.

Las hierbas de Germania sirven para teñir las canas, y dejan un color más bonito que el original.

Las pelucas que venden en el Campo de Marte son de pelo natural y te permiten estar arreglada a pesar de no haberte peinad o cuando los cabellos ya van perdiendo espesor.

No hará falta gastarse un dineral en vestidos de púrpura de Tiro, porque hoy se venden prendas muy monas a módico precio. No se trata de salir con un dineral encima. Eso no es elegante para nada.

Cecil Beaton, Vestido “Delphos” de Mariano Fortuny

Importan mucho los colores elegidos: el azul del tibio Austro, el dorado del vellón de Frixo y Hele, el azafrán de la Aurora de dedos rosados, el marino de las Ninfas del océano, el verde del mirto de Venus, el castaño de Amarilis, el color miel de las abejas de Aristeo, el negro que llevaba Briseida, que era muy blanquita. Andrómeda prefería el blanco, porque era muy morena, y así conquistó a Perseo.

Connie Nielsen como Lucila en Gladiator (Ridley Scott, 2000)

En el capítulo de la higiene, es imperativo comenzar por las axilas. No puede excusarse bajo ningún pretexto su higiene. Las piernas, siempre depiladas. Solo las bárbaras se dejan crecer el vello. Dientes impecables, cara lavada con agua tibia por la mañana.

Si quieres parecer más blanca, ponte albayalde, eso sí, con moderación. Si no lucen sonrosadas tus mejillas, ahí tienes la paleta de coloretes que es infinita. Depílate las cejas, sobre todo el entrecejo. Las sombras de ojos son muy útiles para iluminar la mirada: ceniza, azafrán y lapislázuli para los párpados nunca deben faltar en tu tocador.

Tumbas reales de Ur (2600 a.C.)

Y aquí te dejo un secreto de seducción imperdible: ACICÁLATE EN PRIVADO, que nunca jamás tu amante vea lo que haces en tu tocador:

ars faciem dissimulata iuvat

(III, 210)
El arte favorece a la belleza si está disimulado.

Todas las estatuas que andan por ahí bajo el nombre de Mirón, antes fueron un bloque basto de mármol.

Leni Riefenstahl, Olympia 1936

Igual que Venus escurre la lluvia de sus húmedos cabellos, mientras tú te acicalas, tu amante deberá creer que estás durmiendo.

Louise Dahl-Wolfe, Harper´s Bazaar, 1954

Las obras imperfectas no se exhiben hasta que están terminadas.

¡DISIMULA TUS DEFECTOS!

Pocas son las que carecen de defectos. Así que, ¡atiende!:

  • Si eres pequeña, quédate sentada siempre que puedas, para que no parezca que estás sentada cuando estás de pie.
  • Si eres demasiado delgada, que sean tus tejidos de hilo grueso.
  • Si eres demasiado pálida, las rayas te irán bien.
  • Si eres demasiado morena, vístete de oscuro, para no resaltar tu negrura.
  • Los pies feos, ocultos.
  • Los hombros caídos quieren hombreras.
  • Realza tu seno si es pequeño con un una banda debajo.
  • No gesticules si tus dedos son gordos o tus uñas feas.
  • Si te huele el aliento, no hables en ayunas.
  • Abre poco la boca al hablar si tienes los dientes feos.
  • No te rías a carcajadas, parecerá que lloras, o que rebuznas.
Horst B. Horst  1939

Muévete con elegancia, con paso femenino, no abras las piernas mucho y menea un poquito la cadera. Puedes dejar adrede el hombro un poco descubierto. Es muy sexy.

Las mujeres instruidas deben cantar para ser bellas, no como las Sirenas, que eran horrendas aunque tenían una voz maravillosa. Además, estaría bien que aprendieras a tocar la cítara. Fíjate en Orfeo, que con su música conmovía a todas las criaturas, e incluso a las rocas. Arión también atrajo a los delfines con el sonido de su lira.

Cultiva tu espíritu: lee a los poetas.

Te gustarán estos:

Calímaco, Filitas de Cos, Anacreonte…

¡Ah!, y SAFO, por supuesto:

…Quid enim lascivius illa?

(III, 331)
¿Qué hay más erótico que ella?

No te olvides de Propercio, Tibulo, Varrón, Virgilio, y un servidor.

Grace Kelly

Aprende a bailar y las reglas de los juegos de mesa. Las dos cosas son los preámbulos del amor.

No te quedes en casa. Allí no vendrán a buscarte los novios. Frecuenta los pórticos, los templos, los teatros y los circos.

Quod latet, ignotum est: ignoti nulla cupido:

     Fructus abest, facies cum bona teste caret.

(III, 397-398)
Lo que se esconde, se ignora, y no se desea lo que se desconoce:
No da frutos una cara bonita sin testigos.

El Amor es como la caza, por doquier se presenta la casualidad. Pero en tus andanzas por la Ciudad, cuídate de afeminados y ladrones. Están siempre al acecho. Ojo con los infames e engañosos. Hay hombres verdaderamente nocivos.

Jack Nicholson en El último deber (Hal Ashby 1973)

El colmo de la fortuna sería si un poeta llega a amarte. Entonces tu fama crecerá como la espuma y serás objeto de deseo de todos los demás hombres. Si Homero hubiese dejado escondida la Ilíada, hoy no se conocería, así que, si inspiras sus versos, serás famosa como un poema.

Escribe a tu amante CARTAS DE AMOR. Son infalibles para que se derrita de deseo. Sé astuta: haz que tenga dudas, no prometas con facilidad, no te niegues siempre, navega entre el temor y la esperanza. Tu lenguaje debe ser coloquial, nada de artificios, porque solo siembran confusión.

Los hombres prefieren a las mujeres alegres, las que no se enfadan como Gorgona. Dulzura, dulzura y más dulzura.

Sonríe, es fácil.

Lisa Larsen – Syracuse University, 1949

Pide a tu amante lo que pueda darte, ni más ni menos. Los poetas, solo te mandarán lo que saben hacer: versos.

Si tu amante es inexperto y visita por primera vez los cuarteles de Amor, procura no tener rival.

Non bene cum sociis regna Venusque manent.

(III, 564)
Compartidos con socios ni reinos ni placer duran bien.

El amante veterano tiene sus ventajas: no te atosigará, no te rasgará la túnica con incontrolable deseo, aunque será una pasión fecundísima. Sufrirá en silencio, y su amor será más de verdad.

Cary Grant

Te ofrezco algunos truquillos adicionales:

  • De vez en cuando di que no, aunque en tu interior oigas sí. Lo que es demasiado empalagoso, harta.
  • Hazle creer que tienes otro amante. Esto avivará el fuego.
  • Hazte la temerosa de que tu marido os descubra. El miedo trae a veces la pasión.
  • Burla la vigilancia de tu esposo, que puede llegar a ser como el propio Argos.
  • Ojo con esclavos, sirvientas y amigas. Te traicionarán porque desearán lo que tú tienes, y los hombres tienen la carne débil.
  • Finge que lo amas y estás celosa.
  • Llega un pelín tarde al banquete. Una dama nunca llega antes de tiempo.
    Lauren Bacall photographed by Louise Dahl-Wolfe (1943)

Aunque me da un poco de vergüenza, no podría dejarte sin algunas ideas para el

SEXO:

Tu amante admirará tu belleza en la cama, pero también verá sin trampa ni cartón todos tus defectos. Que no te preocupe mucho esto último.

No obstante, si tu cara es bonita, tiéndete boca arriba. Si tu espalda despierta admiración, entonces acuéstate boca abajo.

No deberías cabalgar sobre tu amante si eres muy alta. Es lo que le pasaba a Andrómaca con Héctor.

Si tus curvas son bonitas, arrodíllate sobre un cojín para que tu hombre las admire. Si tus muslos y tus senos son turgentes, tiéndete cuando él esté de pie. Así los contemplará en todo su esplendor.

La melena es un reclamo erótico de primer orden. No dudes en desatar tu cabello y sacudirlo con gracia. Así hacían las Bacantes.

Cabalga al revés como los bárbaros escitas si los niños que has tenido te han dejado estrías en el vientre.

Suéltate, grita, gime, llora, dile palabras guarras…Y si es necesario, finge sin que se note.

Ama en penumbra o a oscuras. La luz no debería revelar los defectos de vuestros cuerpos.

Pero no te olvides de una cosa:

¡VIVE Y GOZA!

P.D. No te olvides de decir: “NASÓN FUE MI MAESTRO”

Al mirar el cielo azul a Cupido descubrí,
disparaba con sus flechas pero el blanco ni le vi.
Tal vez yo o tal vez tú, tal vez a ti te alcanzarán,
pero ya te darás cuenta pues se clavan de verdad.
Aquí está, viene ya tan feliz,
con sus flechas de amor para ti,
quizás también para mi,
sí también para mi.
Esas flechas van contigo donde quiera que tú vas,
están entre tu pelo y en tu forma de mirar,
son las flechas que se clavan una vez y otra vez más,
esas flechas van contigo donde quiera que tú vas.
Y verás que te dirán que no tienes corazón,
y que nunca te preocupas de pensar en el amor.
Es igual, pues al final a todos tienen que tocar,
y las flechas se reparten pues Cupido viene y va.
Lalalalalaralala…..
Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, LIBRI, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ARMAS DE MUJER

  1. Un placer este post. Enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s