MEDEA HACE CROSSFIT

Maria Callas en el rodaje de Medea (1969), película de P.P. Pasolini.

¡Estoy perdida! El Himeneo ha herido mis oídos.

Casi ni yo misma puedo creerme una desgracia tan grande.

¿Cómo ha podido Jasón hacer tal cosa, después de haberme arrebatado padre,

patria y reino, dejarme ahora sola, despiadado,

en tierra extraña? ¿Desprecia mi poder,

él, que fuego y mar vio rendidos a mis maleficios?

¿Es que se ha creído que se han acabado mis crímenes?

Incierta, desquiciada, mi mente enloquecida me arrastra

por doquier. ¿Cómo podré vengarme?

Séneca, Medea, 116ss
Margareth Clémenti como Creúsa.

A MEDEA no le gusta mucho Corinto. Echa de menos las aguas de la Cólquide, los frondosos bosques donde habitan monstruos que guardaban pieles doradas de carnero, los fértiles campos que parían guerreros de dientes de dragón, el aroma del mar que se llevó a su hermano en pedazos, a su anciano padre que siempre le permitió hacer lo que le venía en gana.

John William Waterhouse

Pero, con todo, se considera feliz. Se ha casado, tiene hijos. Ha cumplido.

Anselm Feuerbach

Ella es maga. Las magas, hechiceras, brujas, sibilas y pitonisas son libres, libérrimas. Todos las tachan de locas, de excéntricas o de rebeldes. Eso les permite no casarse, no sucumbir al dominio de los hombres.

Ya va para diez años que no hace ningún hechizo, y menos aún maleficios.

Maria Callas, protagonista de Medea, de Luigi Cherubini, en el Covent Garden de Londres (1959)

Las leyendas pónticas decían que si una maga se entregaba a las leyes de los hombres en el matrimonio, perdía sus poderes.

Cuando era tan solo una niñita de piel tostada como las aceitunas en invierno, se juró a sí misma que jamás obedecería a ningún hombre, que siempre permanecería fiel a su esencia y que jamás dejaría que el vapor que sale de las grietas de la tierra se esfumara para ella.

Aspiraría los efluvios de las hierbas que cocía, se inspiraría con las visiones fantasmales que se le aparecían en aquellos dulces instantes de trance, cuando todo, absolutamente todo, estaba a su merced, bajo su poder.

Evelyn De Morgan

Pero un día llegó el extranjero de porte majestuoso y rizos imposibles. Medea sospecha aún hoy que su padre hizo un pacto secreto con el príncipe griego, que lo único que quería era la venganza y el trono de su abuelo. Pasó de ser princesa a ser sierva, de hechicera libre a esposa fiel.

Giuseppe Gentile (Jasón)

En la cueva de Corfú, donde se entregó a Jasón, sintió por primera vez la mano que le apretaba las entrañas y que le arrancaba el poder de las visiones, la fuerza de su magia. A cambio, se derritió su corazón en el abrazo de piel pecosa del extranjero que le había robado lo que fue.

Por buscar reinos extranjeros, abandoné los míos.

Medea, 478
Brassaï

Obedeció a Jasón y fue la actriz del engaño de las hijas de Pelias, pobrecillas.

No tenían culpa, pero había que hacerlo.

Ella y Jasón llevan ya diez años en Corinto, donde los dos mares griegos se abrazan, unidos por una lengua de tierra.

A veces cree que el Istmo es la metáfora de su matrimonio.

Las olas del Jónico se baten contra la espuma del Egeo, el padre del Ponto. Ellos dos se arrebatan igual, tantas veces. Pero un pedazo de tierra firme contiene su unión. Por lo menos hasta ahora era así.

Medea se mira en el espejo y observa su cuerpo.

Descubre que el interior de sus muslos se ha juntado, que sus caderas se han redondeado de la noche a la mañana y que una curva abulta su vientre. Desde que tuvo al segundo niño, nada fue lo mismo. Además, al levantar los brazos por encima de su cabeza, unas alas de murciélago penden a cada lado de su torso. Le parecen espantosas. El pecho, que hasta hace muy poco se erguía desafiante, empieza a mirar hacia abajo, tristes los senos que alimentaron a los hijos de Jasón.

Es el paso del tiempo, que con las mujeres es realmente cruel.

Mientras, Jasón luce una barbita canosa y unas sienes plateadas que lo hacen si cabe más atractivo. Las chicas dicen que es un madurito cañón. Sus amigas opinan que es por la testosterona, que huye de las mujeres y permanece en los varones en la edad madura. La hormona masculina es la responsable de que Jasón aún luzca sus músculos vigorosos y su piel esté bastante tersa para su edad.

T. R. Pescod

Medea no se rinde. Quiere hacer magia contra el tiempo.

La fortuna teme a los valientes, oprime a los cobardes.

Medea, 159
Gustav Klimt, Higía.

Le han dicho que hay un espacio donde las mujeres ponen su cuerpo en forma. Los ejercicios que hacen allí son al estilo espartano, durísimos. Algo sabía de las gimnopedias lacedemonias, de cómo las mujeres de Esparta se entrenaban como los hombres, al menos hasta que les tocaba engendrar hijos. Por eso vivían más saludables y lograban detener un poco el tiempo irreparable.

Edgard Degàs, Jóvenes espartanos.

Medea no lo piensa más. Se apuntará al deporte. Logrará que Jasón vuelva a mirarla como antes, cuando sus pupilas se hacían grandes y brillantes siempre que ella se le acercaba, ardientes de deseo.

Robert Doisneau, Amoureux aux Poireaux (París, 1950)

Se ha comprado vestimentas adecuadas para los ejercicios. Son un poco descocadas, pero le sientan bien. Cada día por la mañana muy temprano, coge su bolsa con la ropa de fitness, el calzado deportivo, su neceser con el gel, el champú, el acondicionador, el secador, las planchas del pelo, el body-milk y el maquillaje, y se dirige al entrenamiento.

A su clase de CROSSFIT van sobre todo chicas jóvenes. ¡Hay que ver qué resistencia tienen! ¡Y cómo se mueven! Le ganan en todo. Medea intenta imitarlas, pero resopla por el esfuerzo. No se rendirá, dará lo mejor de sí misma.

Hay una chica pelirroja que le ha llamado la atención desde que se apuntó a esta gimnasia despiadada. Se llama Glauce. Tiene los ojos azul Egeo. Es muy hermosa e insultantemente joven.

En el vestuario la mira por el rabillo del ojo, a hurtadillas, y se recrea en sus curvas perfectas, en su piel tersa, tostada como la miel del Taigeto. ¡Qué bien hace todos los ejercicios! Hasta sudada está guapa. En cambio, ella acaba con unos pelos de loca y el jumpsuit más ajustado que nunca, marcando irremediablemente sus imperfectas sinuosidades. Una pena.

Medea tiene miedo, tiene miedo del deseo de Jasón.

Conoce su ira, su furor oriental. Sabe que por celos, por sentirse destronada, es capaz de cualquier cosa, incluso de hacer atrocidades contra el amor de su vida.

Glauce recibe la túnica envenenada por Medea.

Por lo de pronto, ha descubierto unas mascarillas de ácido hialurónico y unas infiltraciones de vitaminas que pone un dermatólogo de mucha fama y que obran prodigios en la piel. También le han hablado de una toxina llamada BÓTOX.

La Esfinge le advierte de que EL TIEMPO NOS DEVORA.

Ella devora a las que luchan por mantener la efímera juventud.

Esfinge de Naxos, ca. 560 a.C. (Museo Arqueológico de Delfos)

Medea sabe que el tiempo se ha comido su lozanía y la tersura de su piel.

Luchará con él y lo vencerá.

VA A COMPETIR CON EL TIEMPO.

Competirá en el gimnasio y si hace falta en la sala de operaciones.

Pugnará por no ser barrida de su propia casa.

No consentirá que otra se haga cargo de sus hijos, por mucho que Creonte diga que hacen falta más vástagos para perpetuar la dinastía.

Peleará con sus artes, sus maleficios, su ciencia, su magia y todos los poderes de su abuelo Helios.

No la detendrán ni sus propios hijos, ni Jasón, ni mucho menos esa muchachita.

Jasón estará ridículo, lo confundirán con el abuelo de sus propios hijos.

¿Tanto ama a sus hijos?

Está bien, está atrapado, está claro dónde lo heriré.

Medea 549-550

Pero, ¡ay! ¡La vanidad! ¡La hombría!

Pensará en algo, aunque sea terrible.

Ahora soy Medea. Mi magia ha crecido con mis crímenes.

Medea 910

Corazón, ¿por qué vacilas? ¿Por qué bañan las lágrimas mis mejillas

y, voluble, me invaden a la vez por una parte la ira

y por otra el amor? Un doble ardor me devora, llena de dudas.

Medea 937-939

Yo surcaré los aires en este carro alado.

Séneca, Medea 1025

TRADUCCIONES: Maite Jiménez (agosto 2022)

Publicado en CINE, CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, HIC ET NUNC, LIBRI, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Maite Jiménez: “Os best-sellers cutres fanlles moito máis mal ca ben aos lectores”

BiosBardia

Maite Jiménez e Momo.

Catedrática de Latín de Secundaria, Maite Jiménez é unha das tradutoras que participan da mala saúde de ferro da tradución ao galego. Dáse ben co latín (Cantar de Valtario, Cantar de Ruodlieb, Cancioneiros dos Goliardos, todas en Rinoceronte) e co italiano (Circe, de Annie Vivanti (Rinoceronte), O nome da rosa, de Umberto Eco (Aira)). Está próxima a saír a súa tradición do Satiricón, de Petronio, que tamén publicará Rinoceronte. Velaquí a súa Biblioteca Íntima.

Cal é o primeiro libro que recorda ter lido?

Contos infantís, que primero me lían e logo xa lin eu soa. O meu preferido era Riciños de ouro e os tres osiños. Logo, Mulleriñas e Heidi, naquelas edicións de Bruguera que tiñan as viñetas coa historia resumida a carón do texto enteiro. Consérvoos con moito cariño. Agora resultan case ilexibles.

Que libro pouco…

Ver la entrada original 713 palabras más

Publicado en CUADERNO DE VIAJE | 2 comentarios

CALÍGULA VA A LA CHAMPIONS

Football team — 1891 — Rutgers University / World Telegram & Sun photo by F. J. Higgins.

Con toda razón podría llegar a atribuir a su enfermedad mental dos vicios totalmente opuestos en una misma persona: el exceso de confianza en sí mismo y a la vez un miedo excesivo.

Suetonio, De vita duodecim Caesarum Libri VIII (Calígula 51)
Calígula (12-41)

El 28 de mayo de 2022 se disputa en París la Final de la UEFA Champions League, que enfrentará a dos colosos futbolísticos:

CAIUS IULIUS CAESAR AUGUSTUS GERMANICUS UXORI SUAE DILECTISSIMAE MILONIAE CESONIAE SALUTEM PLURIMAM

CALÍGULA A SU QUERIDÍSIMA ESPOSA MILONIA,

SALUD

Querida esposa:

Antes de referirte el propósito de mi expedición a tierras galas, quiero participarte que os echo mucho de menos a ti, amada Milonia, y a nuestra hijita Julia Drusila. ¿Cómo estás tú?

Tinto Brass, Calígula (1979). Helen Mirren como Milonia Cesonia, última esposa de Calígula

¿Cómo está mi pequeña? Escríbeme enseguida, querida mía.

Julia Drusila, única hija de Calígula.

El viaje hasta Lutetia ha sido fatigoso, pero me ha permitido hacer un ejercicio de memoria no exento de melancolía, debo confesarte. Hemos tenido que pasar por el Rin, porque las cosas, como siempre, no están nada bien.

Colonia (Alemania) ca. 1930.

No he podido evitar recordar mi niñez en Germania, sobre todo en este tiempo de primavera, cuando las nieves se derriten y todo se vuelve muelle y delicioso en Colonia Claudia Ara Agrippinensium.

Y la COLONIA de mamá

Mamá sabía cómo pulir mis brutos modales aprendidos en las tiendas de los legionarios de Germania.

Ya habrás oído que la soldadesca me puso mi cognomen por las BOTITAS que me hizo el zapatero del campamento. Papá se las encargó. Yo entonces quería ser como ellos: fuerte, valeroso, honesto…

Caligae romanas

Me traía con frecuencia a Lutetia, que ella consideraba la capital de la moda y del buen vivir. Visitábamos la ciudad sobre todo en primavera, cuando todos los placeres de los sentidos parecen florecer igual que los árboles de las riberas del Sequana.

París, mayo 2018 (Foto @domenechino)

Esta ciudad no ha cambiado mucho. Sigue siendo elegantísima. Me fascinan sus bulevares, con sus cafés...

Inge Morath, Estudiantes en un café del Boulevard Saint Michel en 1969

Me han contado una cosa que no me creo mucho. A ver qué opinas tú. Al parecer, hay un arquitecto algo perturbado que pretende hacer una torre en forma de lambda que va a desafiar al propio monte Olimpo. ¡Toda de hierro! No creo que se sostenga mucho tiempo…

Foto Maite Jiménez, mayo 2017.

Todos me consideran un enfermo mental, y la mayor parte de las historias que circulan sobre mí son puras infamias.

Los senadores son lo peor. No entendieron lo de INCITATUS. Era solo un desafío, una ironía, un aviso a navegantes. Siempre quieren más poder.

Museo Británico.

Bueno, y para qué hablar de todas esas aberraciones sexuales que dicen que practico. Los historiadores deberían entrevistar a los interesados y no escribir de oídas, sin consultar las bibliotecas. Me pintan como un degenerado.

Pero yo siempre digo:

ODERINT DUM METUANT!

«Que me odien mientras me teman» (Suetonio, Calígula 30)

John Hurt como Calígula en la serie Yo, Claudio (1976)

De la familia imperial, mi tío Claudio es el único que tiene un poco de cabeza. Pero todos se ríen de él.

Derek Jacobi como Claudio en la serie Yo, Claudio (1976)

Sea como fuere, tú no hagas caso. Atiende ahora a lo que te voy a contar. Es muy importante que el Senado no se entere de estos planes secretos:

QUIERO CONQUISTAR BRITANIA

John Hurt como Calígula en la serie Yo, Claudio (1976)

Finalmente, como para poner fin a aquella guerra, una vez que desplegó el ejército en las playas del Océano y después de colocar las ballestas y las máquinas de guerra, sin que nadie supiera o sospechara lo que iba a hacer, de repente dio la orden de que recogieran conchas y que llenaran con ellas los cascos y las capas, diciendo: «Son los despojos del Océano para ofrecerlos al Capitolio y al Palatino».

(Suetonio, Calígula 46)

Museo de Orsay (Foto Maite Jiménez 2018)

Por eso he venido hasta Lutecia. Quiero descansar un poco antes de cruzar el Océano y darles a esos britanos su merecido.

Me han dicho que va a haber un acontecimiento deportivo singular:

UN PARTIDO DE PEDIFOLLIUM.

¡Cómo está todo! ¡No hay ni una mísera cama para dormir! Hemos mirado hasta en Pigalle, que dicen que es como Pompeya: un antro de perdición.

Manet, Olimpia (Museo de Orsay) Foto Maite Jiménez 2018.

Por lo menos disfrutaré de una comida decente. Me han recomendado un plato curioso, completamente vegetariano, que al parecer proviene de Nicaea. Me vendrá bien. Ya sabes que por las noches acostumbro a comer poco. Lo llaman RATATOUILLE, que significa TOTUM REVOLUTUM.

A ver cómo me sienta tanta mantequilla. Los galos la adoran. Yo prefiero nuestro aceite de oliva. Pero, con todo, no dejaré de pedir estos bocadillos tan originales, a los que denominan CROQUE MADAME y CROQUE MONSIEUR.

Un centurión ha sacado entradas para el partido. Iremos de incógnito. Hay rumores de que están preparando un atentado contra mí. No tengo miedo.

Museo de Orsay (Foto Maite Jiménez 2018)

Después del partido nos acercaremos al CABARET LE GERNY´S para oír a una cantante muy famosa. A ver qué tal resulta.

CURATE UT VALEATIS

LUTETIAE, a.d. III Kal. Iun. DCCXCII A.V.C.

Siempre tuyo,

CAYO

N.B. La expedición a Britania de Calígula fue un fracaso, como cuenta Suetonio (46), a pesar de que él conmemoró su victoria sobre el mar construyendo un faro donde brillaban hogueras para dirigir la ruta de las naves a la isla. Prometió a los legionarios 100 denarios por cabeza, diciéndoles:

ABITE LAETI, ABITE LOCUPLETES

(Marchaos contentos, marchaos ricos)

Más suerte tuvo su sucesor, el tío Claudio, que fue el auténtico invasor de Britania.

Traducciones: Maite Jiménez Pérez (Mayo 2022)

Publicado en CUADERNO DE VIAJE | Deja un comentario