HOMUNCULUS

HOMUNCULUS

Pigmeos
“Cuando habían recorrido en muchas jornadas una gran extensión de país arenoso, vieron al fin árboles que crecían en una llanura; y, acercándose, empezaron a coger los frutos que había en los árboles, pero mientras los cogían les atacaron unos hombres pequeños, de una talla inferior a la normal y, apresándolos, se los llevaron. Pero los nasamones no entendían su lengua ni los que se los llevaban la lengua de los nasamones. Y se los llevaron a través de extensas marismas y, después de cruzar estas marismas, llegaron a una ciudad donde todos eran de la estatura de sus raptores, y negros de color. A lo largo de aquella ciudad corría un gran río, y corría de poniente hacia sol levante; y en él se veían cocodrilos
(Heródoto, Fábula de Etearco : 2, 32)
Casa de Neptuno (Itálica)

El cartógrafo ORTELIUS situó en las regiones septentrionales, en el mismísimo casquete polar de su mapa, el país de unos seres pequeñitos que despertaron la imaginación de los viajeros de todas las épocas:

PIGMEOS

πυγμαῖοι

Entre el codo y el puño hay una medida de 18 dedos, 338 milímetros más o menos, y para los griegos eso era el πυγμή, el puño.
De la raíz del puño deriva el enanito latino, el PUMILIO, también llamado TRISPÍTAMOS por Plinio, porque no abulta más que tres palmos.

El πυγμαῖος es una persona del tamaño de un puño, perteneciente a un pueblo fabuloso cuyos individuos -siempre según los poetas- no alcanzaban una estatura mayor que un codo.

Gualterus Disney, Nivea et septem pumiliones (MCMXXXVII a.D.)

En sus innúmeros viajes, Heracles visitó lugares insólitos, no solo de la Hélade, sino de todo el Mediterráneo. Entre trabajo y trabajo de obligado cumplimiento, y siempre al servicio de Euristeo de Tirinto, vivió otras aventuras con seres increíbles.

Es lo que tienen los viajes, que te encuentras con maravillas. Y todos los viajeros de todas las épocas deben relatar a su vuelta sus experiencias y sus descubrimientos.

Sin ellos, no existiría la geografía.

Pigmeos defendiéndose de las grullas en el Atlas Catalán de Cresques

El gigante Anteo, hijo de Gea, custodiaba con afán sus reinos que se extendían más allá del estrecho de Gibraltar, y mataba a todo el que hollase sus dominios. Con los cráneos de los caídos decoraba su particular templo a Poseidón.

Hércules luchó con él. Anteo caía al suelo una y otra vez cansado por el combate, y la Madre Tierra le insuflaba aliento y fuerzas todas las veces. Hércules lo asfixió levantándolo en vilo para separarlo de la protección telúrica.

Pintura, firmada por Eufronio, en la cara A de una crátera de cáliz de figuras rojas atribuida a Euxiteo: Heracles lucha con el gigante Anteo. 515 – 510 a. C. Museo del Louvre, G 103.

El héroe, exhausto, se tumbó en la tierra. Al despertarse, se encontró rodeado por unos hombres diminutos. Cuenta Filóstrato el Viejo que estos seres se llaman PIGMEOS, robustos atletas y esforzados luchadores, así mismo hijos de Gea.

Muy pegados a su madre, horadan la tierra y viven en ella como las hormigas. Hércules luchó con ellos, entre carcajadas, y cuando los hubo cansado, los envolvió en la piel del león de Nemea para llevárselos como trofeo a Euristeo.

Dosso Dossi

Algo parecido le sucedió a Gulliver, quien despertó cautivo de una tropa de hombres de una altura de seis pulgadas, unos 15 cm. El viajero inglés prometió portarse bien, fue liberado, y caminó entre los habitantes de Lilliput teniendo mucho cuidado de no pisarlos.

Los viajes de Gulliver

A pesar de perseguir al pensamiento científico, muchos sabios del Mundo Antiguo no pudieron resistir la tentación de teñir de fábula la existencia de los PIGMEOS.

Así, el mismísimo Aristóteles, cuando habla de las aves migratorias, sugiere que las GRULLAS, en alguno de sus viajes invernales desde latitudes boreales, cuando buscan el clima cálido de África, se instalan en Egipto, y es cuando tropiezan con los PIGMEOS. Insiste en que esto no es mitología, que de verdad luchan con las grullas, que viven en cuevas y que sus caballos son de tamaño proporcional a sus pequeñas dimensiones.

Villa Selene (Leptis Magna)

Dicen los mitógrafos que entre los PIGMEOS vivía una joven llamada ÉNOE, que, a pesar de tener un aspecto físico nada despreciable, tenía mal carácter y era tan soberbia, que no rindió el culto correspondiente a las diosas Ártemis y Hera.

Cuando tuvo a su hijo MOPSO, todos los PIGMEOS le hicieron muchos regalos por su maternidad.

Pero las diosas del Olimpo son envidiosas y celosas, y la mayoría de las veces arremeten contra las mujeres que consideran rivales en belleza, maternidad o habilidad.

Mujeres pigmeas de Wazembe en África Central  © Teddy Seguin GEO

Entonces sucede lo de siempre, la transformación de la muchacha molesta en un animal:

Hera metamorfoseó a ÉNOE en GRULLA, e hizo que en su sangre hirviera el odio contra los PIGMEOS.

Jacob van Maerlant, Der Naturen Bloeme. Flandes, circa 1350

Quizás la pobre madre, llamada ahora Γεράνα, GÉRANA, solo quería estar cerca de su hijito, y por eso revoloteaba por el poblado de los PIGMEOS.

Los PIGMEOS se armaban y la combatían en una verdadera

GERANOMAQUIA

Le Combat des Pygmées contre les grues. Robinet Testard, [France], vers 1480. Français 22971, f. 47v © Bibliothèque nationale de France

Los PIGMEOS luchan contra las GRULLAS de modo épico, como los héroes de Homero:

Puestos en orden de batalla con sus respectivos jefes, los teucros avanzaban chillando y gritando como aves—así profieren sus voces las grullas en el cielo, cuando, para huir del frío y de las lluvias torrenciales, vuelan gruyendo sobre la corriente del Océano y llevan la ruina y la muerte á los pigmeos, moviéndoles desde el aire cruda guerra—y los aqueos marchaban silenciosos, respirando valor y dispuestos á ayudarse mutuamente.
(Ilíada III, 1ss. Trad. de Luis Segalá)

Ya que los PIGMEOS existen, como ha quedado demostrado, no debes descartar encontrarte con ellos en cualquier momento.

Si vas a Egipto, podrás conocer una tribu de PIGMEOS orfebres.

Hay otros que doman hipopótamos en el Nilo.

Pompeya

HANNÓN el NAVEGANTE viajó hasta el Golfo de Guinea y se trajo dos PIGMEOS y un gorila.

El propio JABATO se las vio en África con estos hombre pequeños pero belicosos.

También se encontró con ellos TARZÁN…

…y JIM DE LA JUNGLA.

William Berke, Pygmy Island (1950)

 

Anuncios
Publicado en GRECIA, LIBRI, MEDIEVO, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

OCTAVIO AUGUSTO VA A LA CHAMPIONS

OCTAVIO AUGUSTO

VA A LA CHAMPIONS

(…)Esta ciudad no se aplaca con fuego,
este laurel con rencor no se tala.
Este rosal sin ventura, este espliego
júbilo exhala (…)
Miguel Hernández
Jugador de pelota, s. III a.C. (Museo del Louvre)

El próximo 1 de junio de 2019 se disputará en el flamante Estadio Wanda Metropolitano de Madrid la FINAL DE LA UEFA CHAMPIONS LEAGUE, que enfrentará a dos equipos británicos:

LIVERPOOL

 vs. 

TOTTENHAM

 

Estos son sus equipos fundadores:

Liverpool (1892)
Tottenham Hotspur (1885)

En su tercer viaje a HISPANIA, el emperador Octavio Augusto escribe, desde el corazón de la CELTIBERIA, esta carta a su amada esposa Livia Drusila:

Museo Arqueológico de Atenas

GAIUS IULIUS CAESAR OCTAVIANUS IMPERATOR AUGUSTUS

uxori suae

LIVIAE DRUSILAE IULIAE AUGUSTAE 

salutem plurimam:

Siân Phillips como Livia Drusila en la serie Yo, Claudio (BBC, 1976)

Espero, Livia, querida esposa, que al recibo de la presente te encuentres bien de salud.

Yo estoy un poco delicado, y el médico me ha recomendado un alto en el camino. Vengo del noroeste, de asegurarme de que los astures, cántabros y demás insurgentes están calmados y no nos van a dar más guerra.

Te echo mucho de menos. Pienso siempre en nuestras tardes paseando por el jardín del Palatino, en tu conversación tan inteligente, tus sabios consejos, tu compañía…

Brian Blessed y Siân Phillips como Augusto y Livia respectivamente en la serie Yo, Claudio (BBC, 1976)

Por otra parte, me ha producido enorme satisfacción visitar alguna de mis recientes fundaciones:

LUCUS AUGUSTI

EMERITA AUGUSTA

Me reclaman más al este para que finalmente conceda rango de ciudad imperial a CAESARAUGUSTA.

Puede que BARCINO también se vea beneficiada por mis edictos.

Con el final de la Guerra Cántabra, puedo decir igual que mi tío JULIO CÉSAR de aquellos galos que tanto le dieron que hacer:

“TODA HISPANIA ESTÁ OCUPADA”

El papiro del César 

Todo el IMPERIO es ROMANO y todo el orbe civilizado esta en paz, mi PAX AUGUSTA.

Por cierto, infórmame, por favor, de cómo van las obras del ARA PACIS AUGUSTAE. Creo que va a quedar espectacular, radiante y llena de significado. La posteridad la incluirá con toda seguridad en las guías de viajes.

Me han enseñado una estatua tuya que ha esculpido un artista muy destacado y muy habilidoso, a pesar de ser provinciano. Estás muy favorecida así divinizada, y verdaderamente el simbolismo de la cornucopia no podría ser más acertado en estos tiempos de bonanza en los que vivimos.

Livia de Baena (MAN)

Ahora estoy en mi tienda descansando. Estamos acampados en un territorio extraordinario:

COMPLUTUM 

Aprovecho estas letras para contarte un poco cómo son estos parajes, sus habitantes y su modo de vida. Sé que siempre te han interesado la geografía, la etnografía y la antropología.

Tabula Peutingeriana 

COMPLUTUM la hemos llamado, en el corazón de la CELTIBERIA, una tierra llena de fortificaciones, algo propio de pueblos temerosos y castigados por unos y por otros a lo largo de los siglos.

La denominamos así porque sus habitantes primitivos habitaban la “confluencia” de dos ríos.

Gracias a nuestras imponentes obras de ingeniería, fruto del genio y del ingenio romanos, más de 20 calzadas permiten llegar a esta pequeña pero interesante ciudad, un enclave todavía modesto, pero al que auguro un futuro próspero. Su energía dará grandes hijos de los que hablarán las generaciones futuras.

El gran Estrabón dice que aquí habitan los llamados

Καρπητανοὶ

El Tajo, que es un río mucho más largo que el Guadiana, discurre hacia occidente hasta su desembocadura, mientras que el Guadiana vira hacia el sur y hace de frontera de la región que está habitada en su mayoría por celtas y por algunos lusitanos que fueron trasplantados allí por los romanos desde la otra margen del Tajo. Pero en las regiones más del interior habitan carpetanos, oretanos y un gran número de vetones. Este territorio es bastante próspero (…)  
(Estrabón, Geografía, III, 1, 6)

Los nativos utilizan una palabra muy graciosa para expresar aquello que es rancio, reaccionario, viejuno y de ideas cerradas, algo así como el molesto chauvinismo de los galos:

CARPETOVETÓNICO

Esta creación es en honor, claro está, de estos primitivos habitantes sin romanizar.

Toros de Guisando

Aparte de su alimentación un tanto pobre, basada en la carne de las numerosas cabras montesas y de las que tienen en rebaños, la pesca de sus ríos, las bellotas y algo de queso y aceite, me ha llamado la atención un brebaje muy curioso al que llaman caelia o cerea, pues no he oído bien el nombre. Es como esas cervezas que nos han llegado de los pueblos orientales y de Egipto y que hemos probado en alguno de nuestros banquetes en palacio.

Hacen varias bebidas de cereales, el zythum en Egipto, la caelia y la cerea en Hispania, la cervesia y otros tantos en la Galia y las otras provincias, cuya espuma nutre el cutis de las mujeres.
(Plinio, Historia Natural, 22, 82)

Estoy admirado de la planta de sus caballos. ¡Qué ejemplares! Son bellísimos: rápidos, bravos y un poco indómitos, como sus jinetes.

Todos los íberos, por así decirlo, combaten como peltastas, armados a la ligera debido a su bandolerismo, como dijimos de los lusitanos, y usan jabalina, honda y puñal. Con la infantería se mezcla también la caballería y los caballos están adiestrados para subir sierras y arrodillarse con facilidad cuando hace falta y se les manda.
(Estrabón, III, 14, 15)

Fíbula de Lancia (MAN)

Este, querida Livia, será mi tercer y último viaje a Hispania.

A pesar de que quedan cosas por arreglar, pienso que es hora de volver a Roma. Me siento débil y el médico quiere que descanse un poco en BARCINO antes de zarpar para Ostia.

Acaban de informarme de que en las Kalendas de Junio va a celebrarse un certamen de PEDIFOLLIUM, disciplina deportiva insólita por estos lares, aunque, como bien sabes, de orígenes griegos, según dicen.

Imagen

No obstante, parece ser que en la Campania también son aficionados a este deporte de pelota. Será por sus orígenes helenos. Lo llaman HARPASTUM.

Pompeya

Yo he visto alguna vez a grupos de jóvenes en la Via Appia entrenándose en esta disciplina por las tardes, cuando el sol proyecta amables sombras sobre los acueductos:

En cualquier caso, que sepas que asistiré y te contaré cómo es este juego nuevo de pelota que despierta tanto entusiasmo y desata los nervios de las aficiones.

Antes del partido, iremos a un THERMOPOLIUM local, donde sirven unos dulces muy extravagantes que llaman CHURROS. Los de tamaño gigante los denominan PORRAS.

Los dos equipos britanos están muy igualados. Sus jugadores son bravos, como corresponde a esas tierras norteñas envueltas en brumas y llenas de espíritus, fantasmas y dragones.

Calendario Warwick 2014

Gane quien gane, estoy seguro de que lo pasaremos en grande. Qué pena que no estés aquí conmigo, porque tras el encuentro deportivo, los complutenses han organizado una VERBENA. Dicen que bailan agarrados y muy juntitos, encima de un ladrillo. Esto no lo he entendido.

¡Qué cosas tiene Hispania!

Querida Livia, estoy deseando verte y contarte todo esto de viva voz. Mientras, que te acompañe mi recuerdo y todo mi afecto.

SIEMPRE TUYO,

OCTAVIANO.

En COMPLUTUM, Mes de Mayo del año 13 a.C.

Pichi, es el chulo que castiga
del Portillo a la Arganzuela,
porque no hay una chicuela
que no quiera ser amiga
de un seguro servidor.
¡Pichi!
Pero yo que me administro,
cuando alguna se me cuela,
como no suelte la tela,
dos morrás la suministro,
que atizándoles candela
yo soy un flagelador.
Pichi es el chulo que castiga
del Portillo a la Arganzuela,
Es que no hay una chicuela
que no quiera ser amiga
porque es un flagelador.
¡Pichi!
No reparo en sacrificios:
las educo y estructuro
y las saco luego un duro
pa gastármelo en mis vicios,
y quedar como un señor.
Anda, y que te ondulen
con la ‘permanén’,
y pa suavizarte, que te den ‘col-crém’.
Se lo pués pedir a un pollito bien,
que lo que es a mí, no ha nacido quien.
Anda, y que te ondulen, con la ‘permanén’,
y si te sofocas, ¡tómalo con seltz!
Eres, Pichi, para mí
de lo que no cabe más,
y yo sé de algunas por ahí
que van desesperás, detrás de ti.
¡Pero, a mí, no!
¡Porque de nén!
¡Bueno soy yo!

Puedes leer también:

ULISES VA A LA CHAMPIONS (Lisboa 2014)
ZADOK EN LA CHAMPIONS (Berlín 2015)
JULIO CÉSAR VA A LA CHAMPIONS (Milán 2016)
JULIO AGRÍCOLA VA A LA CHAMPIONS (Cardiff 2017)
Publicado en CUADERNO DE VIAJE, HIC ET NUNC, LIBRI, MÚSICA, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

SOFROSINE

SOFROSINE

Robert Mapplethorpe

ἐπάμεροι: τί δέ τις; τί δ᾽ οὔ τις; σκιᾶς ὄναρ ἄνθρωπος.

(Píndaro, Pítica VIII, 95-96)

Seres de un día: ¿Qué es uno? ¿Qué no es?

El hombre es el sueño de una sombra.”

Delfos (marzo 2019)

En el recinto sagrado de Delfos, los Juegos Píticos recuerdan que Apolo, el dios arquero, mató al monstruo Pitón, nacido de las entrañas de Gea, la tierra.

Antes, Pitón serpenteaba por los montes que se desgajan del Parnaso y caen sobre el ombligo del mundo, y atacaba a los viajeros sembrando el terror en la región. Herido de muerte por la flecha del hijo de Zeus, se aovilló en el suelo y se pudrió mezclado con su propia sangre, nutriendo a la Tierra dadora de hombres.

El templo de Apolo fue entregado a los sacerdotes.

El dios de la luz adoptó la forma de un delfín y nadó hasta Creta.

Por el delfín y por la matriz del mundo, el lugar se llamó DELFOS.

Robert Mapplethorpe

En Egina el atleta ARISTÓMENES había sido coronado por su victoria en el PENTATLÓN. Allí brilló en las cinco disciplinas:

LA CARRERA EN EL ESTADIO

EL SALTO DE LONGITUD

EL LANZAMIENTO DE JABALINA

EL LANZAMIENTO DE DISCO

Y en su especialidad:

LA LUCHA EN LA PALESTRA.

A ARISMENES DE EGINA, vencedor en la palestra, dedicó el poeta PÍNDARO un epinicio, la Pítica VIII.

Y Pablo Picasso, inspirado una vez más por la Antigüedad clásica, hizo estos grabados para ilustrar la Pítica VIII de Píndaro en la edición de P. Benoit en 1961.

La diosa TRANQUILIDAD, hija de la JUSTICIA, concede la ansiada PAZ, la calma que derrama sobre las almas de los hombres la bonanza de los tiempos que siguieron a los horrores de las Guerras contra los persas, y sobre todo, y más importante para la isla de EGINA, el fin del yugo ateniense.

Es la propia TRANQUILIDAD la que ha luchado contra los enemigos y contra la HYBRIS, la insolencia de los que abusan de los más débiles y desafían el orden del cosmos y la autoridad de los mismísimos dioses, como Porfirión oTifón.

El ATLETA debe ser presentado con los versos: de brava estirpe doria y de linaje de vencedores, ya había obtenido la victoria en su patria, en juegos en honor a Apolo y a su gemela Ártemis, también flechadora.

La victoria de los ATLETAS no es igual a la victoria de los dioses, pero sí muy similar. Por eso nuestro poeta solicita la mirada benévola de los dioses, una mirada sin envidia para que brillen los logros del héroe del momento.

“Porque si uno consigue bienes sin un gran esfuerzo, a muchos les parece un sabio que entre insensatos organiza su existencia con recursos bien aconsejados. Mas esto no depende de los hombres, sino que lo concede un dios que, si bien unas veces lanza a uno a las alturas, a otro lo reduce por sus manos a su medida.”

(Pítica VIII, 73ss. Traducción de P. Bádenas de la Peña y A. Bernabé Pajares)
Robert Mapplethrope

ARISTÓMENES demostró esta cualidad que habita entre lo humano y lo divino:

δάμασσας ἔργῳ

(v. 80)

EL DOMINIO CON EL ESFUERZO

Robert Mapplethorpe

Así es la

σωφροσύνη

La templanza y la prudencia, el autocontrol y la sobriedad, el μηδὲν ἄγαν que elimina los excesos y los extremos de todas las iniciativas humanas, la pasión moderada que se alía con el esfuerzo, la pulsión que no se desborda, y la humildad en la excelencia.

Es una cualidad de ATLETAS, los que se esfuerzan para ascender en la escala ética, la mesura en las formas y en las ideas, lo bueno que implica lo bello, y la belleza de las acciones puras.

σωφρονεῖν ἀρετὴ μεγίστη, καὶ σοφίη ἀληθέα λέγειν καὶ ποιεῖν κατὰ φύσιν ἐπαίοντας

(Heráclito, fr. 112)

“La mayor virtud es la SOFROSINE, y la sabiduría es decir la verdad y actuar atendiendo a la naturaleza de las cosas.”

Robert Mapplethorpe

“Cuando llega el dulce esplendor otorgado por Zeus, por encima de los hombres se sitúan un luciente fulgor y una dulce existencia.”

(v. 96 ss.)
Publicado en CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, LIBRI, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

ARMAS DE MUJER

ARMAS DE MUJER

Mike Nichols, Armas de mujer (1988)

Instruyó el poeta OVIDIO a los hombres en las artes del Amor en los dos primeros libros de su ARTE DE AMAR.

En el tercer libro, mostrará a las mujeres los secretos de la conquista y de Eros.

Laurence Olivier and Marilyn Monroe – Photo by Richard Avedon
Di armas a los griegos contra las Amazonas; quedan armas
para entregaros a ti y a tu tropa, Pentesilea.
Id a la guerra en igualdad; que venzan los favorecidos por
la nutricia Dione y por el niño que vuela por todo el mundo.
No era justo que compitiérais desnudas contra hombres armados;
también así para vosotros, hombres, sería indigno vencer.
(Ars amatoria, III, 1-6)

Al lado de la femme fatale más famosa de todos los tiempos, Helena de Troya, y al de otras muchas que se le han parecido, está la virtuosa Penélope y tantas mujeres en la sombra de recta conducta y buenos sentimientos.

Por tanto, podemos afirmar que hay más mujeres buenas que malas.

Todas ellas honran el nombre femenino de la VIRTUD, una diosa mujer, aunque de atributos varoniles como el valor y el coraje.

Piero del Pollaiuolo, Temperanzia (Gallerie degli Uffizi, Firenze)

CÓMO DEBE DEJARSE AMAR UNA MUJER,

y así ha de decirse, como corresponde al código de la época, y con el permiso del PUDOR.

Los dardos del amor dañan con más virulencia a los hombres que a las mujeres, y como consecuencia, son ellos más proclives a la traición.

Cary Grant y Betsy Drake

Véanse los casos notorios de Jasón, que dejó a Medea por una más joven; o de Teseo, que dejó tirada a Ariadna en Naxos; o el retorcido Demofonte, que prometió a Filis volver.

Edward Burne-Jones, Filis y Demofonte

Dicen que EL AMOR ES UN ARTE, una técnica con sus reglas y sus estrategias. Se aprende, como todo, aunque no cabe duda de que algunos estén mejor dotados para él.

Hay que aprovechar el tiempo, disfrutar del momento, agarrar el instante con fuerza…La juventud, la vida, se escapan entre los dedos.

J.W. Waterhouse, Gather ye rosebuds while ye may (1909)

Dum licet, et vernos etiamnum educitis annos,

     Ludite: eunt anni more fluentis aquae;

(III, 61-62)
Mientras sea posible, y ahora que aún estáis en la primavera de la vida,
divertíos: los años se van como el agua que fluye.

Con el paso del tiempo el cuerpo se torna flojo y ya no aguanta nada, ya no se sobresalta el corazón, y la lozanía del rostro se desvanece.

Nostra sine auxilio fugiunt bona; carpite florem,

Qui, nisi carptus erit, turpiter ipse cadet.

(III, 79-80)
Nuestros dones huyen sin remedio; coged la flor,
porque, si no se coge, desgraciadamente por sí sola caerá.
Bnf Ms Français 9219 Breviari d´amour (s. xiv)

No deben negarse los goces del amor, a pesar de que la aventura tenga un final triste, incluso a pesar de las traiciones. La propia Luna se enamoró locamente del pastor Endimión, y sabía seguro que aquello no tenía futuro.

Bartolomeo Guidobono, Endimión

El gusto, el regusto y el retrogusto del Amor permanecerán para siempre en vuestra boca. No se pierde nada intentándolo, o casi nada, quizá sólo el corazón…

Pero por lo menos, siente esa brisa que empuja la vida.

Fernando (Foto Maite Jiménez 2012)

Para estar preparada para el Amor, deberás atender muy bien al CUIDADO DEL CUERPO.

No se trata de seguir el ejemplo de Andrómaca, que andaba un poco desastrada, era extranjera y demasiado morena. Dice el refrán que “cada oveja con su pareja”, y lleva razón: el propio Héctor, con todo lo príncipe que era, vestía mal y se arreglaba poco, ya que al fin y a la postre era un guerrero.

Paul Newman y Katharine Ross en Dos hombres y un destino (George Roy Hill, 1969)

En esta Roma rutilante, alejada de la parquedad y la sobriedad pasadas, sal airosa y bien vestida de casa, pero sin pasarte. A veces, demasiados orillos alejan a los amantes.

El asunto del PEINADO es de capital importancia. Agénciate una buena ornatrix, diligente y calladita, que no te abrume con chismes de peluquería.

A las caras alargadas les queda bien la raya al medio sin más. Así se peinaba Laodamia.

Las caras redondas quieren un moño alto, y que se vean las orejas.

También va bien el peinado de Diana cazadora, un chicho cómodo atrás, con el pelo hueco, con desaliño estudiado.

Las peinetas de carey son un complemento muy chic.

Llevar el pelo despeinado, suelto, arreglada pero informal, tiene un toque seductor. Así dicen:

Ars casum simulat…

(III, 155)
El artificio parece azar…

En cualquier caso, habiendo tantos peinados posibles, intenta cambiarlo cada día.

Las hierbas de Germania sirven para teñir las canas, y dejan un color más bonito que el original.

Las pelucas que venden en el Campo de Marte son de pelo natural y te permiten estar arreglada a pesar de no haberte peinad o cuando los cabellos ya van perdiendo espesor.

No hará falta gastarse un dineral en vestidos de púrpura de Tiro, porque hoy se venden prendas muy monas a módico precio. No se trata de salir con un dineral encima. Eso no es elegante para nada.

Cecil Beaton, Vestido “Delphos” de Mariano Fortuny

Importan mucho los colores elegidos: el azul del tibio Austro, el dorado del vellón de Frixo y Hele, el azafrán de la Aurora de dedos rosados, el marino de las Ninfas del océano, el verde del mirto de Venus, el castaño de Amarilis, el color miel de las abejas de Aristeo, el negro que llevaba Briseida, que era muy blanquita. Andrómeda prefería el blanco, porque era muy morena, y así conquistó a Perseo.

Connie Nielsen como Lucila en Gladiator (Ridley Scott, 2000)

En el capítulo de la higiene, es imperativo comenzar por las axilas. No puede excusarse bajo ningún pretexto su higiene. Las piernas, siempre depiladas. Solo las bárbaras se dejan crecer el vello. Dientes impecables, cara lavada con agua tibia por la mañana.

Si quieres parecer más blanca, ponte albayalde, eso sí, con moderación. Si no lucen sonrosadas tus mejillas, ahí tienes la paleta de coloretes que es infinita. Depílate las cejas, sobre todo el entrecejo. Las sombras de ojos son muy útiles para iluminar la mirada: ceniza, azafrán y lapislázuli para los párpados nunca deben faltar en tu tocador.

Tumbas reales de Ur (2600 a.C.)

Y aquí te dejo un secreto de seducción imperdible: ACICÁLATE EN PRIVADO, que nunca jamás tu amante vea lo que haces en tu tocador:

ars faciem dissimulata iuvat

(III, 210)
El arte favorece a la belleza si está disimulado.

Todas las estatuas que andan por ahí bajo el nombre de Mirón, antes fueron un bloque basto de mármol.

Leni Riefenstahl, Olympia 1936

Igual que Venus escurre la lluvia de sus húmedos cabellos, mientras tú te acicalas, tu amante deberá creer que estás durmiendo.

Louise Dahl-Wolfe, Harper´s Bazaar, 1954

Las obras imperfectas no se exhiben hasta que están terminadas.

¡DISIMULA TUS DEFECTOS!

Pocas son las que carecen de defectos. Así que, ¡atiende!:

  • Si eres pequeña, quédate sentada siempre que puedas, para que no parezca que estás sentada cuando estás de pie.
  • Si eres demasiado delgada, que sean tus tejidos de hilo grueso.
  • Si eres demasiado pálida, las rayas te irán bien.
  • Si eres demasiado morena, vístete de oscuro, para no resaltar tu negrura.
  • Los pies feos, ocultos.
  • Los hombros caídos quieren hombreras.
  • Realza tu seno si es pequeño con un una banda debajo.
  • No gesticules si tus dedos son gordos o tus uñas feas.
  • Si te huele el aliento, no hables en ayunas.
  • Abre poco la boca al hablar si tienes los dientes feos.
  • No te rías a carcajadas, parecerá que lloras, o que rebuznas.
Horst B. Horst  1939

Muévete con elegancia, con paso femenino, no abras las piernas mucho y menea un poquito la cadera. Puedes dejar adrede el hombro un poco descubierto. Es muy sexy.

Las mujeres instruidas deben cantar para ser bellas, no como las Sirenas, que eran horrendas aunque tenían una voz maravillosa. Además, estaría bien que aprendieras a tocar la cítara. Fíjate en Orfeo, que con su música conmovía a todas las criaturas, e incluso a las rocas. Arión también atrajo a los delfines con el sonido de su lira.

Cultiva tu espíritu: lee a los poetas.

Te gustarán estos:

Calímaco, Filitas de Cos, Anacreonte…

¡Ah!, y SAFO, por supuesto:

…Quid enim lascivius illa?

(III, 331)
¿Qué hay más erótico que ella?

No te olvides de Propercio, Tibulo, Varrón, Virgilio, y un servidor.

Grace Kelly

Aprende a bailar y las reglas de los juegos de mesa. Las dos cosas son los preámbulos del amor.

No te quedes en casa. Allí no vendrán a buscarte los novios. Frecuenta los pórticos, los templos, los teatros y los circos.

Quod latet, ignotum est: ignoti nulla cupido:

     Fructus abest, facies cum bona teste caret.

(III, 397-398)
Lo que se esconde, se ignora, y no se desea lo que se desconoce:
No da frutos una cara bonita sin testigos.

El Amor es como la caza, por doquier se presenta la casualidad. Pero en tus andanzas por la Ciudad, cuídate de afeminados y ladrones. Están siempre al acecho. Ojo con los infames e engañosos. Hay hombres verdaderamente nocivos.

Jack Nicholson en El último deber (Hal Ashby 1973)

El colmo de la fortuna sería si un poeta llega a amarte. Entonces tu fama crecerá como la espuma y serás objeto de deseo de todos los demás hombres. Si Homero hubiese dejado escondida la Ilíada, hoy no se conocería, así que, si inspiras sus versos, serás famosa como un poema.

Escribe a tu amante CARTAS DE AMOR. Son infalibles para que se derrita de deseo. Sé astuta: haz que tenga dudas, no prometas con facilidad, no te niegues siempre, navega entre el temor y la esperanza. Tu lenguaje debe ser coloquial, nada de artificios, porque solo siembran confusión.

Los hombres prefieren a las mujeres alegres, las que no se enfadan como Gorgona. Dulzura, dulzura y más dulzura.

Sonríe, es fácil.

Lisa Larsen – Syracuse University, 1949

Pide a tu amante lo que pueda darte, ni más ni menos. Los poetas, solo te mandarán lo que saben hacer: versos.

Si tu amante es inexperto y visita por primera vez los cuarteles de Amor, procura no tener rival.

Non bene cum sociis regna Venusque manent.

(III, 564)
Compartidos con socios ni reinos ni placer duran bien.

El amante veterano tiene sus ventajas: no te atosigará, no te rasgará la túnica con incontrolable deseo, aunque será una pasión fecundísima. Sufrirá en silencio, y su amor será más de verdad.

Cary Grant

Te ofrezco algunos truquillos adicionales:

  • De vez en cuando di que no, aunque en tu interior oigas sí. Lo que es demasiado empalagoso, harta.
  • Hazle creer que tienes otro amante. Esto avivará el fuego.
  • Hazte la temerosa de que tu marido os descubra. El miedo trae a veces la pasión.
  • Burla la vigilancia de tu esposo, que puede llegar a ser como el propio Argos.
  • Ojo con esclavos, sirvientas y amigas. Te traicionarán porque desearán lo que tú tienes, y los hombres tienen la carne débil.
  • Finge que lo amas y estás celosa.
  • Llega un pelín tarde al banquete. Una dama nunca llega antes de tiempo.
    Lauren Bacall photographed by Louise Dahl-Wolfe (1943)

Aunque me da un poco de vergüenza, no podría dejarte sin algunas ideas para el

SEXO:

Tu amante admirará tu belleza en la cama, pero también verá sin trampa ni cartón todos tus defectos. Que no te preocupe mucho esto último.

No obstante, si tu cara es bonita, tiéndete boca arriba. Si tu espalda despierta admiración, entonces acuéstate boca abajo.

No deberías cabalgar sobre tu amante si eres muy alta. Es lo que le pasaba a Andrómaca con Héctor.

Si tus curvas son bonitas, arrodíllate sobre un cojín para que tu hombre las admire. Si tus muslos y tus senos son turgentes, tiéndete cuando él esté de pie. Así los contemplará en todo su esplendor.

La melena es un reclamo erótico de primer orden. No dudes en desatar tu cabello y sacudirlo con gracia. Así hacían las Bacantes.

Cabalga al revés como los bárbaros escitas si los niños que has tenido te han dejado estrías en el vientre.

Suéltate, grita, gime, llora, dile palabras guarras…Y si es necesario, finge sin que se note.

Ama en penumbra o a oscuras. La luz no debería revelar los defectos de vuestros cuerpos.

Pero no te olvides de una cosa:

¡VIVE Y GOZA!

P.D. No te olvides de decir: “NASÓN FUE MI MAESTRO”

Al mirar el cielo azul a Cupido descubrí,
disparaba con sus flechas pero el blanco ni le vi.
Tal vez yo o tal vez tú, tal vez a ti te alcanzarán,
pero ya te darás cuenta pues se clavan de verdad.
Aquí está, viene ya tan feliz,
con sus flechas de amor para ti,
quizás también para mi,
sí también para mi.
Esas flechas van contigo donde quiera que tú vas,
están entre tu pelo y en tu forma de mirar,
son las flechas que se clavan una vez y otra vez más,
esas flechas van contigo donde quiera que tú vas.
Y verás que te dirán que no tienes corazón,
y que nunca te preocupas de pensar en el amor.
Es igual, pues al final a todos tienen que tocar,
y las flechas se reparten pues Cupido viene y va.
Lalalalalaralala…..
Publicado en CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, LIBRI, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

HALCYON DAYS

HALCYON DAYS

Marilyn Monroe en Santa Mónica (George Barris 1962)
Non tepidum ad solem pinnas in litore pandunt
dilectae Thetidi alcyones…
(Virgilio, Georg.I, 398-9)
Los alciones amados de Tetis no extienden sus alas al tibio sol de la playa…

 

British Library, Royal MS 13 B. viii, Folio 11r
Alcyon pelagi volucris dicta, quasi ales oceanea, eo quod hieme in stagnis oceani nidos facit pullosque educit: qua excubante fertur extento aequore pelagus silentibus ventis continua septem dierum tranquillitate mitescere, et eius fetibus educandis obsequium ipsa rerum natura praebere.
(San Isidoro, Etymologiae, XII, 25)

Cuenta San Isidoro de Sevilla que los ALCIONES son aves del piélago, porque en el invierno hacen sus nidos en el mar y crían a sus pollos, mientras calla el viento y las olas se aquietan.

Son los DÍAS DEL ALCIÓN, los siete días que preceden al solsticio, días de felicidad, un falso invierno que invita al reposo.

Paolo Giovio, Nous savons bien le temps, impresa para la familia francesa  Flischi o Fieschi. Guglielmo Roviglio, Lyon, 1559 Dialogo delle’imprese military et amorose di Monsignor Giovio, p. 78

“NOSOTROS CONOCEMOS BIEN EL TIEMPO”

Benditos los alciones que saben elegir el tiempo
en que a su nido y a sus huevos no los daña el mar.
Infeliz el hombre que no sabe esperar el día
para hacer realidad su propósito.

Marilyn Monroe en Santa Mónica (George Barris 1962)

Cuando Ceix, rey de Traquis, quiere ir a consultar el oráculo de Apolo en Claros por asuntos de familia, ascendencia y descendencia, su esposa Alcíone le reprocha el abandono.

Quizás ya no la ame…

Él sabe perfectamente que ella odia la sombría imagen del mar, porque las aguas del piélago destrozan los barcos y los cuerpos de los viajeros ahogados.

Los vientos no tienen freno.

Caspar David Friedrich

A pesar de todo, le pide que la lleve con él, pero Ceix no quiere que sufra los riesgos de la travesía.

Para calmarla, le promete que estará de vuelta cuando la luna haya completado dos veces su disco.

Caspar David Friedrich

Se estremece Alcíone cuando zarpa el barco de Ceix, rompe a llorar y a continuación se desmaya.

El Euro, el funesto viento del este, soplando con fuerza, el fragor de las aguas, el ponto llegando al cielo con sus olas, las nubes deshechas, la bóveda del firmamento hinchada, mezclada con el mar. Noche. Rayos, truenos.

Los ánimos de los viajeros desfallecen.

Caen cuerpos al mar.

Rezan.

Ella está en su boca, la recuerda, la nombra…

Baldassarre Peruzzi, Escena de inundación con el mito de Alcyone y Ceyx (Villa Farnesina, Roma)

Destrozada de dolor, ALCÍONE invoca a Iris, la mensajera de los dioses, y le pide que vaya al hipnótico palacio del Sueño para que el dios le mande un ENSUEÑO que le revele lo ocurrido.

Se presenta Iris, ataviada de mil colores, en la cueva donde duermen el Sueño y sus miles de hijos.

Baldassarre Peruzzi, Iris visita el palacio de Hipnos (Villa Farnesina, Roma)

Morfeo, uno de los vástagos de Hipnos, se transforma en aparición y, adoptando la forma de Ceix, se presenta en su alcoba para decirle:

“HE MUERTO”

Grabado de Virgil Solis para las Metamorfosis de Ovidio (1581)

ALCÍONE se despierta y empieza a mesarse los cabellos, se golpea el pecho y se deshace en llanto:

Nulla est Alcyone, nulla est -ait- occidit

una cum Ceyce suo…

Alcíone ya no existe, ya no existe -dijo-, ha muerto
con su Cecix…
(Ovidio, Met. XI, 684-5)
Herbert James Draper

Se encamina a la playa, contempla el ponto que le arrebató a su amado y sus súplicas son atendidas: las olas le devuelven a Ceix.

De pronto, los cuerpos de los esposos se transforman en AVES.

Son dos ALCIONES, deslumbrantes con sus colores azules, anaranjados, amarillos y verdes.

Martín Pescador

Los ALCIONES están unidos por un pacto conyugal y jamás emigran en invierno, como la mayoría de las aves, sino que se quedan, y después del veranillo de San Martín, ponen sus huevos y los incuban en nidos que algunos han visto flotar entre los escollos del océano.

Las olas se paran y respetan a las crías.

Eolo retiene a los vientos.

Halcyonem videre rarissimum est nec nisi vergiliarum occasu et circa solstitia brumamve, nave aliquando circumvolata statim in latebras abeuntem. Fetificant bruma, qui dies halcyonides vocantur, placido mari per eos et navigabili (…)

(Plinio, N.H. X, 32)
Es muy difícil ver a un Martín Pescador, a no ser cuando se ponen las Pléyades, cerca del solsticio de verano o de invierno; y si alguna vez vuela alrededor de un barco, inmediatamente vuelve a su escondite. Crían a mediados del invierno, cuando el mar está en calma y es navegable, en los llamados

DÍAS DEL ALCIÓN.

Marilyn Monroe en Santa Mónica (George Barris 1962)
Publicado en CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, HIC ET NUNC, LIBRI, MÚSICA, MEDIEVO, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, RENACIMIENTO | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

LA SANDALIA DE EMPÉDOCLES

LA SANDALIA DE EMPÉDOCLES

Albert Einstein en la playa con sandalias de mujer (1932)

¡Oh, daos a la naturaleza, antes que ella os tome!

Friedrich Hölderlin, La muerte de Empédocles, Feliu Formosa (tr.) Acantilado 2001.

Cuenta Diógenes Laercio que el filósofo EMPÉDOCLES de AGRIGENTO era un hombre sabio, riquísimo y muy presumido.

Se paseaba por su ciudad vestido con una túnica purpurada atada con un cinturón de oro, agitando suavemente su melena de poeta ceñida con una corona délfica, calzado con unas sandalias de bronce y bien escoltado por una corte de esclavos aduladores.

Sir Lawrence Alma-Tadema, Autumn

En Agrigento, próspera y populosa ciudad de casi 800.000 habitantes, sus vecinos enseguida empezaron a agrandar sus méritos, quizá porque era rico como Creso, y sobre los ricos siempre se habla mucho: que si era discípulo directo del gran Pitágoras, que si había sido el descubridor de la Retórica, arte y disciplina que tanto amaban los de la Magna Grecia, y mucho más.

Empédocles también decía de ellos:

“LOS AGRIGENTINOS DILAPIDAN LA VIDA COMO SI FUESEN A MORIR AL DÍA SIGUIENTE Y EDIFICAN SUS CASAS COMO SI FUESEN A VIVIR ETERNAMENTE”

Valle de los Templos (Agrigento)

Pero lo cierto es que Empédocles de Agrigento tenía brillo: médico, excelente orador de aficiones democráticas, poeta trágico, poeta homerizante, y hasta mago.

Dicen que cuando en una ocasión los vientos azotaron sin piedad, mandó desollar unos asnos y con sus pieles hizo unos paravientos para conseguir que amainaran.

A partir de entonces le llamaban el “calmador de vientos”.

El filósofo fue un observador magnífico del UNIVERSO y el primero en enunciar los CUATRO ELEMENTOS DE LA NATURALEZA:

tierra, fuego, aire y agua,

clasificación que ha tenido mucho éxito desde entonces.

Aseguraba que el SOL era una enorme bola de fuego más grande que la LUNA, que era un disco.

Empédocles escruta el Universo. Luca Signorelli (Catedral de Orvieto) Alfredo Dagli Orti / The Art Archive / The Picture DeskAFP

Sus prácticas menos ortodoxas, entre la ciencia, la magia y los misterios, le condujeron a explicar cómo el alma reviste cualquier forma, animal o vegetal, una especie de karma.

Esta alma inmortal pasa de unos seres a otros, transmigra.

Su amigo Pausanias transmitió el famoso caso de la MUJER EXÁNIME.

La señora llevaba 30 días sin respirar y sin pulso. Empédocles la resucitó.

Como era tan orgulloso y egocéntrico, presumido y arrogante, en sus poemas llegó a declararse inmortal.

Procesión de Santa Marta de Ribarteme, años 50 (As Neves-Pontevedra)

Organizó una fiesta en el campo para celebrar su fama por el logro de resucitar a la mujer exánime. Incluso se hicieron sacrificios.

Empédocles no cabía en sí de gozo. Estaba a la altura de los dioses. De algo habrían valido todas sus visitas a la cofradía de misterios órficos, eleusinos y demás masonerías.

Lo pasaron estupendamente.

Praza do Conde (Pontedeume-A Coruña) a principios del siglo XX

A la caída de la noche, Empédocles desapareció. No lo encontraban por ninguna parte. Un sirviente dijo que había oído que una voz sobrehumana en medio de la noche reclamaba al filósofo anfitrión. Un resplandor y el brillo de unas antorchas fue lo último que recordaba.

Una cuadrilla comandada por Pausanias salió en su busca, pero ya cansado de aquella pantomima de su amigo, acabó diciendo que había sucedido un milagro, un prodigio maravilloso:

Empédocles se había transformado en dios y había que hacerle sacrificios.

Otros refieren que se encaminó al Etna , que en el cráter fue envuelto en llamas y desapareció para dejar la fama segura de que había tenido una

APOTEOSIS

Gérard Corbiau, Le roi danse (2000)

Talmente como el gran HERACLES, inflamado de pasión y abrasado por el fuego, pero resucitado y casi dios.

Guido Reni

Al final Empédocles quedó desenmascarado porque el volcán escupió una de sus sandalias broncíneas:

Y tú, Empédocles, antaño, al purificar tu cuerpo en sutil llama,
apuraste el fuego en inmortales cráteres.
No diré que por propia voluntad te lanzaste al flujo del Etna,
pero sí que, queriendo desaparecer, caíste en él sin quererlo.
(Antología Palatina, VII, 123, en Diógenes Laercio)

Los que saben de estas cosas hablan de este fenómeno como

MONOSANDALISMO

Un hombre con una sandalia…como Jasón, que iba a poner en peligro el trono de su tío, navegante que se interna en el Ponto y acaba casándose con una maga.

David Gandy

Un bello dios que viaja con frecuencia al Inframundo por lo de las almas que migran y esas cosas…, que además en sus ratos libres rescata a niños divinos que también tienen algo de maravillosos, por nacidos dos veces.

© 2008. Photo: S. Sosnovskiy.Sandal-Tying Hermes. Marble. Roman copy of the 2nd cent. A.D. after a Greek bronze original by Lysippos c. 330 B.C. Inv. No. 2798. Copenhagen, New Carlsberg Glyptotek.

Diosas que vigilan la industria metalúrgica, por eso del bronce de las grebas de los héroes, y que están en útero de la Tierra, a la que puedes penetrar por uno de los ombligos del mundo…

Etna (Sicilia)

Muchachas que pierden zapatitos de cristal…

O doctores muy listos, cascarrabias, atormentados y complicados, cínicos y cojos:

EMPÉDOCLES y todos ellos son capaces de ir al MÁS ALLÁ y volver.

A este oficio se le denomina:

CHAMÁN

La selva, el río, el viento, el fuego,

los árboles, la noche, el fuego, los insectos.

¿Qué misterios nos esperan en el viaje?

Sufriremos de la muerte sus ultrajes.

La lluvia, el aire, el sol, la luna,

el rumbo del azar será nuestro destino.

Publicado en GRECIA, LIBRI, MÚSICA, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, RENACIMIENTO, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

MARY SHELLEY Y LAS RUINAS DE ROMA

MARY SHELLEY Y LAS RUINAS DE ROMA

Gioacchino Altobelli ca. 1868

CARTA XIX: Ruinas de Roma.

20 de abril  de 1842 

Querida Claire:

Me preguntas cuáles son los placeres de los que disfruto en Roma. Pues bien: son tantos, que mi mente se ve desbordada por una especie de resplandeciente satisfacción, aún así teñida de asociaciones tristes. Aparte de que Roma por sí misma se presenta deliciosa a los ojos y a la imaginación, yo la revisito como meta de una peregrinación sagrada: los tesoros de mi juventud están enterrados aquí.

Tumba de Percy B. Shelley. Cimitero Acattolico (Roma)

El cielo está claro y los suaves aromas de la primavera impregnan el aire.

J.M.W.Turner, Roma desde el Aventino

Cogemos nuestros libros y la mañana se nos va entre las ruinas de las Termas de Caracalla o en el Coliseo.

Desde los muros destrozados de las primeras, la vista de la ciudad y de la Campagna es muy bonita.

E. Lear , La Campagna romana

El Palatino está muy cerca, y sus majestuosas ruinas guían la mirada hasta donde despliega su vasta extensión la Domus Aurea.

J,M.W.Turner, Domus Aurea

Esas ruinas, que son más que nada un montón de ladrillos, restos de imponentes muros o altas arcadas, puede que no sean bonitas en sí, pero así infestadas de parásitos y rebosantes de arbustos en flor, se agrupan de un modo tan pintoresco, que toda la escena es agradable tanto para el sentimiento como para la vista: el pavimento roto, los gigantescos árboles oscuros con las numerosas torres de la ciudad reunidas en la cercanía y las distantes colinas en el horizonte claro. Tan solo unas cuantas nubes descansan arracimadas en las cumbres, y sobre ellas el cielo intensamente azul.

Louis-François Cassas

Hay una vista desde el Coliseo que nunca me canso de contemplar. Al subir al segundo orden de arcadas y mirar desde al borde hacia la Pirámide de Cestio, en primer término se observan el Templo de Venus, el Monte Palatino y las ruinas del Foro. Más allá se extiende el campo en el que se alternan bosques, colinas y ruinas.

E. Lear, Templo de Venus y Roma

La Pirámide de Cestio, que brilla a lo lejos, es un remanso de paz para la vista. Árboles de diverso tipo parecen estar puestos adrede para darle a la escena el aire de un paisaje colocado para un cuadro. Todo es encanto, sonrisas y resplandor.

Foto Robert Turnbull Macpherson

El Foro era en tiempos lejanos, mucho antes de que yo lo viese, un sitio con el empedrado roto, con una avenida que a través del Campo Vaccino llevaba al Coliseo, arcos de triunfo y altas columnas medio enterradas en el suelo.

J.M.W. Turner, Vista de Roma desde el Campo Vaccino(1839)

Ahora las excavaciones son numerosas. He oído a pintores lamentarse de que la pintoresca belleza se ha echado a perder, pero ya que su aspecto, tal y como el tiempo y el abandono lo han dejado, ha cambiado, es mejor completar los trabajos de excavación. Se ha hecho mucho desde la última vez que estuve aquí, y se están contratando obreros constantemente. Me gustaría que pudieras ver a su capataz con ellos: imagina una fila india de cincuenta ancianos en el último estadio de decrepitud, con los cabellos grises, encorvados, piernas enclenques, empujando una pequeña carretilla y arrastrándose muy despacio. A pesar de esta extraordinaria lentitud resulta un trabajo ímprobo.

Foto

Desde el Foro ascendimos por la colina del Capitolio y con algunas dificultades conseguimos un guía y subimos a la torre del Campidoglio.

E. Lear, El Capitolio desde el Foro

Miramos alrededor e imaginamos cómo desde esta altura, los patricios y los cónsules de la Antigua Roma vigilaban el avance de las bandas de saqueadores que serpenteaban desde los desfiladeros de las colinas; o de aquellos cuyas espadas y cascos brillaban en las cumbres de la colina del Gianicolo; y el grito de las Sabinas, o el de los galos, más feroz y terrible, que hizo que el pueblo se reuniese abajo en el Foro y diese los nombres de los que se enrolaban como soldados para la lucha inminente.

J.B.C.Corot, El Arco de Constantino y el Foro

El Tíber brilla en la distancia, y el Soracte surge de la llanura:

“Se levanta como una inmensa ola a punto de reventar, que después de formar su cresta se ha quedado en suspenso”

Nunca llegué a ver la cima de Sant´Oreste, como ahora se lo llama, pero a mi cabeza vienen estos versos, que tan admirablemente lo pintan.

Massimo d´Azeglio, Vista del Monte Soratte

No sé qué vista de Roma prefiero: esa desde las ruinas de las Termas de Caracalla, la que hay desde el margen del Coliseo, la panorámica desde el Capitolio, o desde el pórtico de Letrán. Desde esta última se domina un paisaje diferente. No ves nada de la ciudad porque la tienes a tu espalda, estás en un alto, la Campagna a tus pies, atravesada por acueductos en ruinas cuya magnificencia y extensión hacen recordar más que ninguna otra cosa el sentido de la grandeza de Roma.

Ippolito Caffi, San Giovanni in Laterano

Desde Letrán bajando al Coliseo hay alrededor de una milla y en su entorno estaba el barrio más espléndido de la ciudad antigua. Ahora está ocupado por Poderi divididos por muros altos, ruinas por doquier, muros derrumbados o arcos en pedazos.

J.M.W. Turner, Coliseo

Cuando el Papa Gregorio VII mandó llamar a Robert Guiscard para traer a Enrique III desde la capital de su reino, los sarracenos de Sicilia bajo el mando de los normandos, saquearon Roma. Esta parte de la ciudad fue incendiada y quedó a ras de suelo. La devastación fue tal, que los supervivientes hallaron más práctico construir a una cierta distancia una nueva ciudad antes que intentar restaurar sus hogares entre las humeantes ruinas oscuras de palacios, templos y termas que quedaron amontonadas hasta que se desmoronaron por completo. Los árboles y las flores brotaron de inmediato y los campesinos se presentaron con sus arados, sembraron sus semillas y cosecharon sus granos.

J.M.W.Turner, Incencio de Roma

Pasamos medio día paseando por el Palatino. El Contadino, nuestro guía, nos contó que en julio y agosto reina la mal´aria y sus mejillas hundidas reflejaban que había sido víctima de ella. Nos preguntó si en Inglaterra teníamos mal´aria.

– Che bel paese!– dijo con un suspiro al oír nuestro no.

J.M.W. Turner,El Foro con un arcoiris (1919)

Como en Venecia, a menudo salíamos de casa sin un plan concreto y vagábamos por la parte abandonada de Roma, la que una vez fue el centro de su esplendor.  Así inspeccionamos la Iglesia de Santa Maria degli Angeli, construida por Miguel Ángel con materiales, columnas y mármoles procedentes de los restos de las Termas de Diocleciano. Es una de las iglesias más impresionantes y majestuosas de Roma.

William Marlow, Termas de Diocleciano

Del mismo modo acabamos a los pies del Capitolio y una inscripción nos llevó a visitar la Cárcel Mamertina, un lugar considerado sagrado desde que San Pedro y otros mártires cristianos fueron confinados allí. Esta es sin duda la reliquia más antigua de la antigua República y un monumento al cruel y arrogante desdén por la vida y el sufrimiento humanos que impresiona de un modo doloroso. ¡Cuánto de esto ha existido y aún existe en todo el mundo! Yo solía enorgullecerme de la humanidad inglesa, pero la jactancia se tornó en vergüenza a raíz de haber leído el invierno pasado el recuento de crueldades cometidas en la Guerra Afgana. Nos hicieron daño y en consecuencia nos vengamos, algo similar al credo de la vieja Roma.

Cárcel Mamertina

Nos dejamos seducir muchas veces por las galerías del Capitolio. Aquí se hallan algunas de las más exquisitas estatuas del mundo.

La Amazona, que aúna una expresión severa y marcial con la gracia de una mujer: algo femenino dulcifica su semblante a pesar de su dureza.

La Venus Capitolina es la única Reina de la Belleza que sin duda puede competir…

…con la Diosa de la Tribuna de los Uffizi:

Venus de Medici (Tribuna. Musei degli Uffizi, Firenze)

El grupo de Cupido y Psique es menos tierno e inocente que el de Florencia…

Musei degli Uffizi (Firenze)

pero hay un amor apasionado en la caricia que consigue que el mármol parezca temblar de emoción.

Musei Capitolini (Roma)
Shelley, Mary, Rambles in Germany and Italy, in 1840, 1842, and 1843. Vol. PART III 1842. LETTER XIX. Ruins of Rome.—The Holy Week.—Music and Illuminations. Trinita de’ Monti. 

Traducción:  Maite Jiménez (noviembre 2018)

Publicado en CUADERNO DE VIAJE, LIBRI, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

LAS ALPARGATAS DE LOS CELTÍBEROS

LAS ALPARGATAS DE LOS CELTÍBEROS

Cosiendo alpargatas en Cervera del Río Alhama (La Rioja) Foto de Gabino Benito

Tepidi natabis lene Congedi uadum
mollesque Nympharum lacus

Cruzarás a nado la corriente suave del tibio Alhama y los lagos tranquilos de las Ninfas.
(Marcial, I, 49, 9-10)
Rio Alhama

 En el territorio que llaman CELTIBERIA, en tierra de pelendones, lindando con berones y vascones, entre Graccurris y Numantia, hay una ciudad a la que los abuelos le decían las Ruinas de Inestrillas y que nuestros padres llamaban

CLUNIA

     Este nombre se debió al error de unos sabios ilustrados, los hermanos Traggia, que incluyeron esta ciudad en el convento jurídico de la verdadera Clunia en Burgos.

Por eso los habitantes de Cervera del Río Alhama jugaron con su etimología y en su escudo adornaron el cauce de su bello río con el ciervo del topónimo y las ilustres ruinas:

CERVARIA PROPE CLUNIAM

(Cervera junto a Clunia)

   Pero aquellas ruinas en la vega del río Alhama, que miran a este y a oeste, a norte y a sur, son un castro celtíbero con un sugerente nombre parlante de raíz indoeuropea:

CONTREBIA LEUCADE

Ciudad blanca y luminosa

ide. *w(e/o)ik-(ind.ant. Vi?-; gr. οἶκος; lat. vicus) “ciudad” y *treb, “habitación, casa” (gal. trabe) /*leuk- “blanco, brillante, luminoso” (cfr. Lucus)
Entrada al yacimiento

   Siendo yo una adolescente, mi padre me llevó desde el pueblo a Clunia, cuando las excavaciones estaban muy poco avanzadas y nada protegidas.

Estos mosaicos que vi entonces, quizás hayan sido robados o puede que aún se conserven en algún museo arqueológico, en el mejor de los casos.

Los vecinos entraron y salieron de Clunia con libertad durante muchísimos años, pero no siempre sus visitantes respetaron este valioso patrimonio.

Contrebia Leucade (Fotos Maite Jiménez 1984)

Los asentamientos en esta zona se remontan a la Edad del Bronce, aunque es en la Edad del Hierro cuando se sabe que pueblos de origen celta ocuparon estas fértiles vegas.

Aquí construyeron casas…

…y aprovecharon el agua del río para el abastecimiento de la población.

El cerro en el que se levantó Contrebia Leucade era de un valor defensivo extraordinario.

 Su mayor mérito urbanístico es el FOSO que defiende la ciudad, cuya longitud alcanza los 700 m. Su anchura y su profundidad son de 8 m.

Para su construcción fue necesario extraer más de 40.000 metros cúbicos de tierra y piedras, utilizados para la construcción de la muralla.

Los romanos ocuparon la ciudad en el 181 a.C., durante unos años recuperó su independencia y fue definitivamente conquistada en el 142.

Tito Livio cuenta que Contrebia participó en las Guerras Sertorianas (80-72) y que el propio Sertorio la tomó.

Y se construyó otra muralla.

Contrebia Leucade fue una plaza destacada en el sistema defensivo de la facción de Sertorio.

Pero a la noche siguiente, estando él mismo [Sertorio]encargado de la guardia, se levantó otra torre en el mismo lugar, espanto para los enemigos cuando la divisaron a la luz del alba. Al mismo tiempo, la torre de la ciudad,que era su principal defensa, rotos sus cimientos, se derrumbó y empezó a arder. Aterrorizados a la vez por el temor al incendio y a la demolición, los habitantes de Contrebia huyeron de la muralla presos del pánico y toda la población pidió a grandes gritos que se enviaran parlamentarios para rendir la ciudad. El mismo valor que había provocado su cólera cuando asediaba la ciudad hizo más benévolo al vencedor. Después de recibir los rehenes, exigió una suma moderada de dinero y les tomó todas sus armas. En cuanto a los tránsfugas, ordenó que se le entregaran vivos los que fueran hombres libres, y ordenó que a los desertores esclavos, cuyo número era mucho mayor, ellos mismos los ejecutaran;así que los degollaron y arrojaron los cadáveres desde la muralla. La captura de Contrebia costó grandes pérdidas en hombres y tuvo lugar tras un asedio de cuarenta y cuatro días. Dejó allí al mando a L. Insteyo y él condujo sus tropas al Ebro, donde construyó sus cuarteles de invierno junto a la ciudad llamada Castra Aelia [¿Azaila?]

(Liv. 91 fragm.).

No cabe duda de que el FUEGO fue una constante en la guerra celtibérica, pues la conquista se parecía al incendio de un monte: sofocado un foco, surge enseguida otro.

Por eso Polibio la llamó:

πύρινοs πόλεμοs

GUERRA DE FUEGO

(35, 1, 6)

Incendio de Numancia

Los habitantes de CONTREBIA LEUCADE siguen con sus vidas, con o sin romanos.

Está avanzando el otoño y se preparan para la recogida del ESPARTO.

Ellos siempre lo han usado, porque son íberos, y todo el mundo sabe que los íberos tienen mucho de púnicos.

Por eso les vendrá la afición a los encierros.

Calendario cerverano 2016

   Desde las GUERRAS PÚNICAS, también los romanos se han acostumbrado al calzado de esparto.

Tanto les gusta que han bautizado a estas tierras como

LA CAPITAL DE LA ALPARGATA

Alpargateros de Cervera del Río Alhama

 

El propio SERTORIO se llevó de CONTREBIA un par de ALPARGATAS de esparto.

En Roma las luce en casa y en su villa del campo y no las cambia por las caligae ni loco.

CONTREBIA LEUCADE

www.contrebialeucade.com

Fotos de Maite Jiménez, agosto 2018
Publicado en CUADERNO DE VIAJE, HIC ET NUNC, LIBRI, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

UNA CHICA DE GADES

UNA CHICA DE GADES

Sara Baras
Ven, Telethusa, romana de Cádiz,
ven a bailar bajo el sol marinero,
ven por la sal y las dunas calientes,
por las bodegas y verdes lagares.

 

Diestra en quebrar la delgada cintura,
en repicar los palillos sonoros,
diestra en volar sin dormirte en el vuelo,
en no pesar al pisar en la tierra.
Rafael Alberti (frag.)
Bailarina griega con “castañuelas” en terracota policromada, s.IV-II a. C. Antikensammlung Berlin

El gran polímata y viajero Posidonio visitó GADES para estudiar las mareas. Antes de iniciar su camino hacia la Galia para observar a los extraños celtas, descansó en su hermosa bahía. 

Gracias a Estrabón sabemos de sus escritos sobre el Océano, donde contó la interesante historia del navegante Eudoxo de Cízico, que quería circunnavegar África como lo habían hecho anteriormente los fenicios, según había referido el sabio Heródoto.

El mundo de Heródoto

Este Eudoxo quería ir a la India, pero sin pasar por Egipto, para no tener que pagar los peajes que imponían los Ptolomeos.

Como era muy intrépido, consiguió llegar a Gades y en sus astilleros construyó un gran navío. Lo equipó para una gran expedición.

A bordo iban científicos, médicos, artesanos, y…un cargamento muy especial, un@s esclav@s músic@s, en género neutro, suponemos que chicas

μουσικὰ παιδισκάρια

Son las CHICAS DE CÁDIZ

PUELLAE GADITANAE

Era conocido de todos el carácter rudo y seco de los hispanos, pero los de Gades eran de otra manera.

Todas las ciudades tienen su poeta, y Gades tenía a un tal Canio Rufo, amigo del gran Marcial, hispano también y de lengua ácida, como es sabido.

Así dice el de Bilbilis que es la ciudad del sur:

LA ALEGRE GADES

Gaudent iocosae Canio suo Gades

Chirigota “Golfus de Roma” (Carnaval de Cádiz)

A las PUELLAE GADITANAE las acompaña un proxeneta muy hábil, un maestro de baile, porque el castigo de las muchachas es ser esclavas:

de Gadibus improbus magister
Antonio Gades

Hasta aquí lo que dice la Historia.

Pero la imaginación cuenta que Eudoxo traspasó los límites del mundo conocido, las Columnas de Hércules, en el mar de Gades, que pasó muy cerca de la Atlántida feliz, donde el tiempo no corría, y que al final del periplo decidió dejar a las PUELLAE GADITANAE en tierra firme, quizás harto de su energía, su alegría y su algarabía constante.

Eran tan jóvenes y tan bonitas que se pelearían por ellas en los BANQUETES de Roma. Una de ellas sobresalía muchísimo, y su nombre era una promesa de sensualidad:

TELETHUSA, la que brilla en la lejanía

Kay Francis

Cuando aparecía al final de la comida en un CONVIVIUM, las esposas comenzaban a cotillear por lo bajo, que si es prostituta, que si viene de la Subura, que esas todas tienen entre las piernas…lo que yo te diga, que ya sabemos cómo ha comprado su libertad…

A lo mejor esperas que las Gaditanas empiecen a excitarte
con su armoniosa danza y que, animadas por el aplauso, las jóvenes
bajen al suelo sus trémulas nalgas; junto al marido echado, las esposas ven un
espectáculo que cualquiera se avergonzaría de describírselo a ellas.
(Juvenal, Sat. 11, 162ss.  Trad. Zoa Alonso Fernández)
)

Pero ¡atención!, ella consiguía hechizar a los invitados con sus variadas artes, e incluso, hacer perder la castidad al más pintado, a los hipólitos de la vida:

Cuando aquí Teletusa la buscona
la que mueve sus ancas, sin que túnica
ninguna se las tape-que las mueve
con más morbo que nadie y con más garbo-
se ponga a menear en tu presencia,
Príapo, sus caderas, esta tía
a tope va a ponerte, y no a ti solo,
sino incluso al hijastro aquel de Fedra.
(Corpus Priapeum 19. Trad.C.Codoñer-J.A. González)
Julio Romero de Torres, Alegrías

Sus movimientos sensuales y lascivos recordaban a aquellas bailarinas sirias llamadas AMBUBAIAE de muy mala reputación. No sin motivo Gades dicen que tuvo fundación fenicia, y a lo mejor sus antepasadas fueron prostitutas sagradas, esas devotas de Isis-Astarté.

Así lo dice el poeta:

La tabernera siria, cubierta su cabeza con el gorro frigio, ebria,
lasciva, experta en mover su axila peluda al ritmo del crótalo,
baila en la humeante taberna mientras sacude en el codo los
roncos palillos…
(Appendix Vergiliana, Copa, 1ss. Trad. Grupo Areté)
Mata-Hari

Además, a veces hace honor al bronce de Tartessos y lleva unos crótalos muy novedosos, unos címbalos tintineantes llamados CRUSMATA:

...experta en hacer gestos lascivos al son de las castañuelas béticas
y bailar con ritmos gaditanos, ésta podría empalmar
al tembloroso Pelias y excitar al marido de Hécuba junto a la pira de Héctor,
Teletusa calienta y tortura a su antiguo dueño: la vendió como esclava y ahora
la vuelve a comprar como dueña…
(Marcial, Epigr.6, 71. Trad. Zoa Alonso Fernández)

Lo cierto es que TELETHUSA ya no tendrá que aguantar más a las matronas romanas, porque hay un hombre muy rico que vive en Herculano que quiere que se incorpore a su troup de bailarinas.

Villa de los Papiros (Herculano)

Además, en esos banquetes de la Campania, los invitados no son tan puritanos. TELETHUSA podrá desplegar todos sus encantos, su arte y su increíble sex-appeal.

Le han dicho que en las horas libres podrá hacer un mini-job en algún bar de Pompeya.

TELETHUSA, que tiene un imán para las miradas de los hombres y también de las mujeres, con un cuerpo que la propia Venus envidiaría, defiende siempre que no solo se trata de ser guapa, sino que hay que tener GRACIA.

David Seymour, Venus calipigia (de bellas nalgas) en el Museo Arqueológico de Nápoles 1952

TELETHUSA no cree que Herculano vaya a ser su último destino. Le han dicho que en Sicilia hay un rico hacendado con una villa gigantesca en la que el cuerpo de baile femenino no solo se entrena en la danza, sino también en la gimnasia.

Hace tanto calor, que las niñas van en bikini:

Bikini de Emilio Pucci en Piazza Armerina (1955)
Aquellos duros antiguos
que tanto en Cádiz dieron que hablar
que se encontraba la gente
en la orillita del mar
fue la cosa más graciosa
que en mi vida he visto yo.
Allí fue medio Cádiz
con espiochas;
y la pobre mi suegra
y eso que estaba ya media chocha;
Con las uñas a algunos
vi yo escarbar,
cuatro días seguidos
sin descansar.
Estaba la playa
igual que una feria
¡válgame San Cleto!
lo que es la miseria.
Algunos pescaron
más de ochenta duros
pero más de cuatro
no vieron ni uno.
Mi suegra, como ya dije,
estuvo allí una semana
escarbando por la tarde
de noche y por la mañana;
perdió las uñas y el pelo
aunque bien poco tenía
y en vez de coger los duro
lo que cogió fue una pulmonía.
En el patio de las malvas
está escarbando desde aquel día.
(Los anticuarios 1905)

Publicado en CINE, LIBRI, MÚSICA, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

PARKER PYNE EN DELFOS

PARKER PYNE EN DELFOS

Agatha Christie en Atenas en 1958

EL ORÁCULO DE DELFOS

Parker Pyne investigates (1934)

Traducción Maite Jiménez 2018

En realidad, a Mrs. Willard J. Peters no le interesaba Grecia. Y en el fondo de su corazón, de Delfos no tenía ninguna opinión en absoluto.

Los hogares espirituales de Mrs. Peters eran en París, Londres y en la Riviera. Era una mujer que disfrutaba de la vida de hotel, pero su idea de una habitación de hotel era una alfombra gruesa y mullida, una cama lujosa, una profusión de diferentes lámparas de luz eléctrica, incluyendo una tulipa para la mesilla de noche, abundancia de agua caliente y fría, y un teléfono al lado de la cama con el que poder pedir té, comida, agua mineral, cócteles y hablar con sus amigos.

Wentworth Hotel 1938

En el hotel de Delfos no había ninguna de esas cosas. Había una maravillosa vista desde las ventanas, la cama estaba limpia y la habitación encalada. Había una silla, una aljofaina y una cómoda. Los baños tenían lugar previo acuerdo y a veces eran decepcionantes en lo que respecta al agua caliente.

Mrs. Peters supuso que sería bonito decir que había estado en Delfos, y había intentado seriamente interesarse por la Grecia Antigua, pero le resultó difícil. Sus esculturas parecían inacabadas, les faltaban cabezas, brazos y piernas. Prefería en secreto al guapo y entero ángel de mármol con alas que había sido colocado en la tumba del difunto Mr. Willard Peters. Pero todas esas opiniones secretas las guardaba cuidadosamente para sí misma, por miedo a que su hijo Willard la despreciase.

Descubrimiento de la estatua de Antínoo (Delfos 1894)

Era por culpa de Willard que estaba allí, en aquella fría e incómoda habitación, con una doncella malhumorada y un chófer enfadado a la vista. Por culpa de Willard (al que llamaban Junior hasta hace poco, un apodo que odiaba), el hijo de dieciocho años que Mrs. Peter adoraba con locura. Era Willard el que tenía esa extraña pasión por el arte antiguo. Fue Willard, flaco, pálido, con gafas y dispéptico, el que había arrastrado a su devota madre a su viaje por Grecia.

Descubrimiento de la estatua de Bitón (Delfos 1894)

Habían estado en Olimpia, que a Mrs. Peters le pareció un triste revoltijo.

Heraion de Olimpia. Excavaciones dirigiadas por Ernst Curtius en 1874

Había disfrutado del Partenón, pero consideraba Atenas una ciudad sin remedio.

Y una visita a Corinto y Micenas había sido una tortura tanto para ella como para el chófer.

 Kevin Andrews en el Acrocorinto

Delfos, pensaba Mrs. Peters con tristeza-, era el colmo: absolutamente nada que hacer salvo caminar por la carretera y mirar las ruinas.

Willard pasaba largas horas de rodillas descifrando inscripciones griegas y decía:

-Mamá, ¡escucha esto! ¿No es espléndido?

Y a continuación leía en algo en alto que a Mrs. Peters le parecía la quintaesencia del aburrimiento.

Tesoro de los Atenienses (Delfos)

Aquella mañana Willard había salido temprano para ver unos mosaicos bizantinos. Mrs. Peters, que sospechaba que esos mosaicos bizantinos la dejarían fría (tanto en sentido literal como figurado), había puesto una excusa.

Mosaico bizantino (Delfos)

-Lo comprendo, mamá -había dicho Willard. -Quieres estar sola para sentarte en el teatro o arriba en el estadio, contemplarlo y sumergirte en él.

María Callas en el Teatro de Delfos

-Eso es, cariño -dijo Mrs. Peters.

-Sabía que este sitio te cautivaría -dijo Willard entusiasmado, y se marchó.

Estadio (Delfos)

Y entonces, con un suspiro, Mrs. Peters se preparó para levantarse y desayunar. Fue al comedor en el que solo se encontró a cuatro personas: una madre con su hija, vestidas en un estilo que a Mrs. Peters le pareció de lo más peculiar (no identificó el peplo como tal), que estaban discutiendo sobre el arte de la expresión personal en la danza;

Delfos 1930

un caballero de mediana edad regordete que le había rescatado una maleta cuando bajaba del tren y que se llamaba Thompson; y un recién llegado, un caballero calvo de mediana edad que estaba allí desde noche anterior.

Maurice Denham como Mr. Parker Pyne

Este personaje fue el último en irse de del comedor, y Mrs. Peters enseguida se puso a hablar con él. Era una mujer sociable y le gustaba tener a alguien con quien hablar. Mr. Thompson había hecho gala de modales claramente desalentadores (reserva británica, lo llamó Mrs. Peters) y la madre y la hija se habían conducido muy superiores y sabihondas, sin embargo la muchacha había congeniado bien con Willard.

A Mrs. Peters el recién llegado le pareció una persona muy agradable. Era instruido sin ser sabihondo. Le contó algunos detalles interesantes y simpáticos sobre los griegos que hicieron que los viese más como gente real y no solo como una historia aburrida sacada de un libro.

Mrs. Peters le contó a su nuevo amigo todo sobre Willard, lo listo que era, y cómo “Cultura” debería ser su segundo nombre. Había algo en aquel personaje amable y anodino que hacía fácil conversar con él.

Mrs. Peters no llegó a saber qué hacía y cómo se llamaba. Aparte del dato de que había estado viajando y que se estaba tomando un descanso total de sus negocios (¿qué negocios?), no había dicho nada sobre sí mismo.

En suma, que el día pasó más rápido de lo que se esperaba. La madre, la hija y Mrs. Thompson continuaron siendo huraños. Se encontraron con este último saliendo del museo e inmediatamente giró en dirección opuesta. El nuevo amigo de Mrs. Peters se lo quedó mirando con el ceño un poco fruncido.

Inauguración del Museo de Delfos (1903)

-¡Me pregunto quién será este tipo!- dijo.

Mrs. Peters le informó del nombre, pero no pudo decirle nada más.

-Thompson…Thompson…No, no creo haberlo visto antes y sin embargo de un modo u otro su cara me resulta familiar. Pero no soy capaz de situarlo.

Por la tarde, Mrs. Peters disfrutó de una tranquila siesta en un sitio a la sombra. El libro que se llevó para leer no era la excelente obra sobre Arte Griego que su hijo le había recomendado, al contrario, se titulaba El misterio de la lancha del río. Incluía cuatro asesinatos, tres raptos, y una extensa y variada banda de peligrosos criminales. Mrs. Peters se sentía estimulada y a la vez calmada con su lectura.

Esfinge de Naxos (Museo Arqueológico de Delfos)

Eran las cuatro cuando regresó al hotel. Willard, estaba segura, ya habría vuelto a aquella hora. Estaba tan lejos de presentir una desgracia que casi se olvidó de abrir una nota que según le dijo el propietario había sido dejada para ella por un hombre extraño durante la tarde. La nota estaba tremendamente sucia. La abrió distraída. Cuando leyó las primeras líneas palideció y alargó una mano para sostenerse. La caligrafía era extranjera pero estaba escrita en inglés.

Señora: por la presente le informo de que hemos secuestrado a su hijo y se encuentra a muy buen recaudo. Nada malo le ocurrirá al joven caballero si usted obedece nuestras órdenes al pie de la letra. Exigimos por su rescate 10.000 libras esterlinas. Si habla de esto con el propietario del hotel o con cualquier otra persona su hijo será asesinado. Esto es para que reflexione. Mañana le daremos instrucciones sobre el pago del dinero. Si no obedece, le cortaremos las orejas al joven caballero y se las enviaremos. Y al día siguiente, si sigue sin obedecer, lo mataremos. De nuevo le decimos que no es una vana amenaza. Que la Kyria reflexione y sobre todo, que guarde silencio.
DEMETRIO EL DE LAS CEJAS NEGRAS
El arqueólogo Pierre Amandry con un grupo de griegos de la Resistencia

Es una tontería describir el estado mental de la pobre señora. Aunque la exigencia estaba expresada de un modo absurdo e infantil, la hizo percatarse de una lúgubre atmósfera de peligro. Willard, su niño, su cariño, su delicado y formal Willard.

Iría inmediatamente a la policía. Despertaría a los vecinos. Pero quizás, si lo hacía…Se estremeció. Entonces, salió con determinación de su habitación en busca del propietario del hotel, la única persona del establecimiento que hablaba inglés.

-Se está haciendo tarde -dijo. -Mi hijo aún no ha regresado.

El simpático hombrecillo le dedicó una sonrisa:

-Cierto. Monsieur despidió las mulas. Deseaba regresar a pie. A esta hora debería estar ya aquí, pero sin duda se ha entretenido por el camino.-Sonrió con expresión feliz.

-Dígame -dijo Mrs. Peters de pronto, -¿tienen personajes de mala catadura entre los vecinos?

Personajes de mala catadura era una expresión que el inglés del hombrecillo no incluía. Mrs. Peters se explicó mejor. Recibió como respuesta la garantía de que la toda la gente de Delfos era muy buena, muy tranquila y muy bien dispuesta hacia los extranjeros.

Foto Dorothy Burr Thompson, Delfos 1924

Las palabras temblaban en sus labios, pero las obligó a retroceder. Aquella siniestra amenaza le trababa la lengua. Podía ser un simple farol. Pero, ¿y si no lo era? En América a una amiga suya le habían secuestrado un hijo, y por informar de ello a la policía, el niño había sido asesinado. Estas cosas pasaban.

Estaba casi frenética. ¿Qué iba a hacer? Diez mil libras, ¿cuánto era eso?  ¡Cuarenta o cincuenta mil dólares! ¿Qué era eso para ella en comparación con la seguridad de Willard? Pero ¿cómo podía obtener una suma así? Había interminables dificultades justo en este momento en lo que respecta al dinero y a retirar efectivo. Una carta de crédito por unos pocos cientos de libras era todo lo que tenía en su poder.

¿Entenderían esto los bandidos? ¿Serían razonables? ¿Esperarían?

Cuando la doncella se le acercó, la echó con cajas destempladas. La campana de la cena sonó, y la pobre señora se vio obligada a pasar al comedor. Comió mecánicamente. No vio a nadie. En lo que a ella respectaba, la habitación podía haber estado vacía.

Cuando se sirvió la fruta, le pusieron delante una nota.  Se estremeció, pero la caligrafía era totalmente diferente de la que ella temía ver: una letra clara de un escribiente inglés. La abrió sin mucho interés, pero encontró su contenido intrigante:

En Delfos ya no puede consultar el oráculo (así funciona), pero puede consultar a Mr. Parker Pyne.

Oráculo de Delfos

Debajo había un recorte de un anuncio clavado con un alfiler en el papel, y en la parte de abajo de la hoja se adjuntaba una fotografía de pasaporte. Era la foto de su amigo calvo de la mañana.

Mrs. Peters leyó el recorte dos veces:

¿Feliz? ¿Feliz? ¿Había sido alguien alguna vez tan infeliz? Era como una respuesta a una plegaria.

Apresuradamente garabateó en una hoja suelta de papel que de casualidad llevaba en el bolso:

Por favor, ayúdeme. ¿Puede reunirse conmigo fuera del hotel en diez minutos?

Lo metió en un sobre y ordenó al camarero que se lo llevase al caballero de la mesa de la ventana. Diez minutos después, envuelta en su abrigo de pieles, pues la noche era fría, Mrs. Peters salió del hotel y dio un paseo lentamente por la carretera a las ruinas. Mr. Parker Pyne estaba esperándola:

Templo de Apolo de Delfos

-Gracias a Dios está usted aquí -dijo Mrs. Peters jadeando.

-Pero ¿cómo ha adivinado la terrible circunstancia en la que me encuentro? Eso es lo que quiero saber.

-El semblante humano, mi querida señora -dijo Mr. Parker Pyne pausadamente.

Auriga de Delfos 
www.giovanniriccinovara.com

-Supe enseguida que algo había sucedido, pero espero que usted me diga lo que es.

Salió todo como un torrente. Mrs. Peters le entregó la carta, que él leyó a la luz de su linterna de bolsillo.

-Humm… -dijo.-Un documento curioso, un documento muy curioso. Tiene ciertos aspectos…

Pero Mrs. Peters no estaba de humor para escuchar un discurso sobre los aspectos más sutiles de la carta. ¿Qué iba a hacer con Willard? Su querido y frágil Willard.

Mr. Parker Pyne la calmó. Pintó un atractivo cuadro de la vida de los bandidos griegos. Eran especialmente cuidadosos con sus cautivos, ya que representaban una mina de oro en potencia. Poco a poco consiguió serenarla.

Makris Dimitrios

-Pero ¿qué voy a hacer yo? -gimió Mrs. Peters.

-Espere hasta mañana -dijo Mr. Parker Pyne. -Es decir, a menos que prefiera ir directa a la policía.

Mrs. Peters lo interrumpió con un chillido de terror. ¡Su querido Willard podría ser asesinado sin pensarlo dos veces!

-¿Cree que volveré a ver a Willard sano y salvo?

-De eso no me cabe la menor duda -dijo Mr. Parker Pyne tranquilizándola. -La única cuestión es si usted puede recuperarlo sin pagar diez mil libras.

-Lo único que quiero es a mi niño.

-Sí, sí -dijo Mr. Parker Pyne tranquilizándola. -A propósito, ¿quién le trajo la carta?

-Un hombre a quien el dueño del hotel no conocía. Un extraño.

-¡Ah! ¡Ahí hay posibilidades! ¿Qué le va a decir a la gente del hotel sobre la ausencia de su hijo?

-No lo he pensado.

-Me pregunto ahora… -Mr. Parker Pyne reflexionó. -Pienso que debería mostrar alarma y preocupación por su ausencia con total naturalidad. Una patrulla de búsqueda podría ponerse en marcha.

-¿No cree que esos demonios…? -Mrs. Peters contuvo el llanto.

-No, no… Mientras no se corra la voz del secuestro o del rescate, no serán tan canallas. Después de todo, no pueden esperar que usted se tome la desaparición de su hijo sin hacer un drama.

-¿Puedo dejarlo en sus manos?

-Ese es mi trabajo -dijo Mr. Parker Pyne.

Friso este del Tesoro de los Sifnios. Guerra de Troya (Museo Arqueológico de Delfos)

De regreso al hotel casi se tropiezan con un tipo corpulento.

-¿Quién era? -preguntó Mr. Parker Pyne rápidamente.

-Creo que era Mr. Thompson.

¡Oh! -dijo Mr. Parker Pyne pensativo. -¿Era Thompson? Thompson… Humm…

Apolo Criselefantino (Museo Arqueológico de Delfos)

Cuando se fue a la cama, Mrs. Peters pensó que la idea de Mr. Parker Pyne sobre la carta era buena. Quienquiera que la hubiera traído debía de estar en contacto con los bandidos. Sintió consuelo y se quedó dormida mucho antes de lo que había imaginado.

A la mañana siguiente mientras se vestía, de repente se dio cuenta de que algo estaba en el suelo cerca de la ventana. Lo cogió y su corazón le dio un vuelco. El mismo sobre sucio y barato, la misma letra odiosa.

Lo rasgó para abrirlo.

Buenos días, señora. ¿Ha reflexionado? Su hijo está bien y no ha sufrido daño alguno, por ahora. Pero queremos el dinero. Si no le resulta fácil conseguir esta suma, nos han contado que usted lleva consigo un collar de diamantes. Piedras muy finas. Nos conformaríamos con él a cambio. Escuche, esto es lo que va a hacer. Usted o alguien que usted decida enviar deberá recoger el collar y llevarlo al estadio. Desde allí subirá hasta donde hay un árbol cerca de una roca grande. Habrá ojos vigilando para asegurarse de que solo acude una persona. Entonces su hijo será intercambiado por el collar. La hora será mañana a las seis de la mañana justo después del amanecer. Si envía a la policía tras nosotros, dispararemos a su hijo cuando su coche vaya a la comisaría. Esta es nuestra última palabra, señora. Si mañana por la mañana no hay collar, le enviaremos las orejas de su hijo. Al día siguiente, morirá.
Saludos, señora.
DEMETRIO

Mrs. Peters corrió en busca de Mr. Parker Pyne. Éste leyó la carta atentamente.

-¿Es cierto esto, –preguntó -lo del collar de diamantes?

“Diamonds are a girl’s best friend”
Gentlemen Prefer Blondes (1949)

-Absolutamente. Mi marido pagó por él cien mil dólares.

-Nuestros ladrones están bien informados -murmuró Mr. Parker Pyne.

-¿Qué es lo que está diciendo?

-Solamente considero ciertos aspectos del asunto.

-Le digo, Mr. Pyne, que no tenemos tiempo para aspectos. Quiero a mi niño de vuelta.

-Pero usted es una mujer de espíritu, Mrs. Peters. ¿Le apetece ser acosada y que le estafen diez mil dólares? ¿Le apetece entregar sus diamantes resignada a una panda de rufianes?

-Vale, de acuerdo, ¡si me lo pone así! La mujer de espíritu que había en Mrs. Peters luchaba con la madre ¡Cómo me gustaría ajustarles las cuentas a esos brutos cobardes! En el mismo momento que recupere a mi niño, Mr. Pyne, ¡voy a mandarles a toda la policía de los alrededores y si es necesario alquilaré un coche blindado para ir Williard y yo a la estación del tren! -Mrs. Peters estaba encendida y vengativa.

-Sí -dijo Mr. Parker Pyne. -Mire, mi querida señora, me temo que estarán preparados para este movimiento suyo. Saben que una vez que Willard le sea devuelto no habrá nada que le impida alertar a todos el contorno. Lo que lleva a suponer que están preparados para este movimiento.

-Bien, ¿qué quiere hacer?

Mr. Parker Pyne sonrió.

-Quiero intentar un pequeño plan de mi cosecha.

Pitia

Miró el comedor todo alrededor. Estaba vacío y las puertas de ambos extremos cerradas.

-Mrs. Peters, conozco un hombre en Atenas…, un joyero. Está especializado en diamantes falsos de buena calidad…, material de primera clase. -Su voz se redujo a un murmullo.

-Lo llamaré por teléfono. Puede estar aquí esta tarde con una buena selección de piedras.

-¿Qué quiere decir?

-Quitará los diamantes auténticos y los sustituirá por las imitaciones.

Trozos del Diamante Cullinan

-¡Cómo! ¡Es la cosa más  que he oído jamás! -Mr. Peters le dirigió una mirada de admiración.

-¡Chis! ¡No tan alto! ¿Hará algo por mí?

-Por supuesto.

-Vigile que nadie se acerque y vaya a oír lo que hablo por teléfono.

Mrs. Peters asintió.

El teléfono estaba en el despacho del administrador, quien atentamente dejó libre la habitación después de haber ayudado a Mr. Parker Pyne a conseguir el número. Cuando salió se encontró a Mrs. Peters fuera.

-Solo estoy esperando por Mr. Parker Pyne.-dijo. -Vamos a dar un paseo.

-Oh, sí, señora.

Mr. Thompson estaba también en el vestíbulo. Se acercó a ellos y se puso a charlar con el administrador. ¿Había alguna villa para alquilar en Delfos? ¿No? ¿Pero seguramente había una más arriba del hotel?

-Pertenece a un caballero griego, Monsieur. No la alquila.

-¿Y no hay otras villas?

-Hay una que pertenece a una señora americana. Está en el otro lado del pueblo. Ahora está cerrada. Y hay una que es de un caballero inglés, un artista, que está en el borde del acantilado que mira a Itea.

Foto Maite Jiménez (Delfos 2015)

Mrs. Peters los interrumpió. La naturaleza le había dotado de una voz fuerte y ella la forzó más a propósito.

-¡Cómo! –dijo-. ¡Me encantaría tener una villa aquí! Es tan virgen y natural. Estoy absolutamente entusiasmada con el sitio, ¿usted no, Mr. Thompson? Por supuesto que también, si desea alquilar una villa. ¿Es su primera visita? ¡No me diga!

Siguió así de desenvuelta hasta que Mr. Parker Pyne salió del despacho. Éste le dirigió una ligerísima sonrisa de aprobación.

Mr. Thompson bajó lentamente los escalones y salió a la carretera donde se reunió con la madre y la hija sabihondas, que parecía que sentían el viento frío en sus brazos desnudos.

Estadio de Delfos

Todo fue bien.  El joyero llegó justo antes de la cena en un coche lleno de turistas. Mrs. Peters llevó el collar a su habitación. El hombre soltó un gruñido de aprobación. Luego habló en francés:

Madame peut être tranquille. Je réussirai.

Sacó unas herramientas de su bolsita y comenzó a trabajar.

A las once Mr. Parker Pyne llamó a la puerta de Mrs. Peters.

-¡Aquí los tiene!

Le entregó una bolsita de gamuza. Mrs. Peters miró dentro.

-¡Mis diamantes!

-¡Chis! Este es el collar con los diamantes falsos. Un buen trabajo, ¿no cree?

-Sencillamente maravilloso.

-Aristopoulous es un tipo habilidoso.

-¿No cree que sospecharán?

-¿Cómo van a sospechar? Ellos saben que tiene el collar consigo. Usted se lo va a entregar. ¿Cómo van a sospechar que es un timo?

– Vale, creo que es maravilloso –repitió Mrs. Peters devolviéndole el collar. -¿Se lo entregará usted a ellos? ¿O es pedir demasiado?

-Por supuesto que se lo entregaré yo. Solo deme la carta, para tener claras las instrucciones. Gracias. Ahora, buenas noches y bon courage. Su chico estará con usted mañana para desayunar.

-Oh, ¡ojalá sea cierto!

-Ahora no se preocupe. Deje todo en mis manos.

Mrs. Peters no pasó bien la noche. Cuando se durmió tuvo unos sueños terribles, sueños de bandidos armados en coches blindados que disparaban a Willard, quien iba corriendo en pijama monte abajo.

Delfos antes de las excavaciones de la Escuela Francesa de Arqueología (Dibujo de Edward Dodwell 1805)

Agradeció despertarse. Por fin llegó el primer rayo del amanecer. Mrs. Peters se levantó y se vistió. Se sentó…y esperó.

A las siete llamaron a la puerta. Tenía la garganta tan seca que casi no podía hablar.

-¡Adelante! –dijo.

La puerta se abrió y entró Mr. Thompson. Ella lo miró fijamente. Le faltaron las palabras. Tenía el presentimiento de que había sucedido un desastre. Y aun así la voz de Mr. Thompson cuando habló fue totalmente natural y neutra. Era una voz profunda y agradable.

-Buenos días, Mrs. Peters –dijo.

-¡Cómo se atreve, caballero! ¡Cómo se atreve…!

-Disculpe mi visita a esta hora tan intempestiva, -dijo Mr. Thompson-, pero verá, se trata de un asunto de negocios.

Mrs. Peters se inclinó hacia adelante con ojos acusadores.

-¡Así que ha sido usted el que ha secuestrado a mi niño! ¡No hay tales bandidos en absoluto!

-Ciertamente no hay tales bandidos. Esta parte era poco convincente, lo pensé, poco artística, por así decirlo.

Mrs. Peters tenía una idea fija.

-¿Dónde está mi hijo? –preguntó con ojos de tigresa enfurecida.

-De hecho, -dijo Mr. Thompson –está ahí fuera detrás de la puerta.

-¡Willard!

Auriga de Delfos

La puerta se abrió de golpe. Willard, con la piel amarillenta, con gafas y claramente sin afeitar, se echó a los brazos de su madre. Mr. Thompson se quedó mirándolos apaciblemente.

-De todos modos –dijo Mrs. Peters recuperada de repente y volviéndose hacia él – voy a denunciarlo por esto. Sí, lo haré.

-Estás equivocada, mamá –dijo Willard-. Este caballero es quien me ha rescatado.

-¿Dónde estabas?

-En una casa al borde del acantilado, solo a una milla de aquí.

-Permítame, Mrs. Peters –dijo Mr. Thompson –que le devuelva lo que es suyo.

Le entregó un pequeño paquete envuelto sin apretar en papel de seda. Al caer el papel dejó a la vista el collar de diamantes.

-No necesita guardar la otra bolsita de piedras, Mrs. Peters –dijo Mr. Thompson sonriendo –Los diamantes auténticos siguen en el collar. La bolsa de gamuza contiene unas piedras de imitación excelentes. Como dijo su amigo, Aristopoulous es sin duda un genio.

-No entiendo ni una palabra de lo que está diciendo –dijo Mrs. Peters con voz débil.

Descubrimiento del Auriga de Delfos (1896)

-Debe ver el caso desde mi punto de vista –dijo Mr. Thompson –Me llamó la atención el uso de cierto nombre. Me tomé la libertad de seguirla a usted y a su amigo el gordo cuando salieron y escuché –lo confieso con franqueza -su interesantísima conversación. La encontré especialmente fascinante, tanto que me confié al administrador. Él tomó nota del número al que su supuesto amigo telefoneó y lo arregló para que un camarero pudiera escuchar su conversación en el comedor esa mañana.

Escuela Francesa de Arqueología. Excavaciones en Delfos 1892

-El plan funcionó a la perfección. Usted ha sido víctima de un par de hábiles ladrones de joyas. Saben todo sobre su collar de diamantes, la siguen hasta aquí, secuestran a su hijo, le escriben una carta “de bandidos” bastante cómica y se las arreglan para que usted confíe en el cerebro de la operación. Después de esto, todo es simple. El buen caballero le entrega una bolsa con diamantes de imitación y…desaparece con su amigo. Esta mañana, cuando su hijo no apareciera, usted se pondría frenética. La ausencia de su amigo la llevaría a creer que también él había sido secuestrado. Deduzco que se las habrían arreglado para que alguien fuera a la villa por la mañana. Esa persona habría descubierto a su hijo y para entonces usted y él habría llegado a la conclusión de que se había tratado de un complot. Pero para entonces los criminales ya estarían muy lejos.

Pierre de la Coste-Messelière, fumando en pipa, examina una escultura del tholos de Atenea en Delfos.

-¿Y ahora?

-¡Oh! Ahora están bien encerrados bajo llave. Ya me he ocupado de eso.

-¡El miserable!–dijo Mrs. Peters con ira al recordar cómo confió en él –El miserable gordinflón e hipócrita.

-Un sujeto nada agradable –convino Mrs. Thompson.

-No comprendo cómo consiguió descubrirlo –dijo Willard con admiración –Muy inteligente por su parte.

El otro movió la cabeza con desaprobación.

-No, no –dijo- Cuando viajas de incógnito y oyes que pronuncian tu nombre en vano…

Mrs. Peters lo miró fijamente.

-¿Quién es usted? –preguntó de repente.

Soy Mr. Parker Pyne –explicó aquel caballero.

Agatha Christie y su esposo el arqueólogo Max Mallowan en Atenas en 1958
Agatha Christie había viajado a Delfos en su luna de miel con Max Mallowan y recordaba el lugar con cariño. Escribió en su autobiografía que era un lugar de una “belleza increíble” y que buscaron allí un sitio para construir una casa algún día. Marcaron tres.
La escritora dijo que Delfos fue un “bonito sueño” que quizá ni siquiera en aquellos momentos parecía de verdad. 
Publicado en CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, LIBRI, REFERENCIAS CLÁSICAS | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario