LA ALFOMBRA DE CLEOPATRA

LA ALFOMBRA DE CLEOPATRA

Liz Taylor como Cleopatra fotografiada por Bern Stern (1962)
MECENAS
Ahora Antonio ha de dejarla para siempre.
ENOBARBO
Nunca. No lo hará.
La edad no puede marchitarla, ni agotar la rutina
su infinita variedad; otras mujeres sacian
los apetitos que alimentan, pero ella da más hambre
allí donde más satisface. Las cosas más viles
se tornan tan fascinantes en ella, que los sagrados sacerdotes
la bendicen cuando arde de lujuria.
(Shakespeare, Antonio y Cleopatra, II, 2, 274-281)
Herculano

La mujer donde se contenían todas las mujeres, madre universal, esposa total, la nueva Isis.

Un nudo de fertilidad ataba su vestido de fino lino nilótico.

Isis (época de Adriano)

El poder de Cleopatra VII  trascendió más allá de su vida, y las matronas romanas, que tanto la odiaron, imitaron su estilo durante muchos años después de su muerte.

Tanto desearon vestir como ella, que abandonaron sus rudas telas y adoptaron los tejidos vaporosos y frescos que lucía la egipcia.

Cleopatra (Joseph L. Mankiewicz, 1963)

Las serpientes de oro se enroscaban en sus brazos y sandalias de fina piel de cabritilla calzaban sus pies.

Incluso corría la fama de que la depravada reina se bañaba en leche de burra completamente desnuda.

Pintaba sus ojos con polvo de lapislázuli y sus labios con rojo cinabrio. Envolvía su cuerpo con bálsamos embriagadores. Así conquistaba a sus amantes.

Helmut Newton

No obstante, el poder de Cleopatra no estaba tanto en su belleza física como en su impresionante inteligencia.

Era políglota y hacía gala de una oratoria imbatible.

Supo utilizar con maestría toda el aura faraónica de misterio y sofisticación que rodeaba su persona.

Era una mujer culta, depositaria del alma de Alejandro.

Hoy su fascinación no ha cesado en absoluto. Nombrar a Cleopatra hace que surjan de inmediato todos los aromas de Oriente, el lujo, el erotismo y el poder de una mujer sin duda singular.

Asistía preocupada a la invasión de su país por las legiones romanas. Ella quería un Egipto fuerte, gobernado por su cetro en exclusiva. El tener que reinar con su hermano-esposo sagrado, obstaculizaba sus planes de poder absoluto.

Anhelaba devolver a Egipto el esplendor de los faraones.

Representación de Cleopatra VII y Cesarión en el templo de Dendera (National Geographic)

Roma estaba inmersa en una guerra civil que la debilitaba sin remedio.

En el 48 a.C. Pompeyo, derrotado por César, huyó a Egipto para rearmarse.

Cleopatra lo ayudó.

Pompeyo (Foto Egisto Sani)

Los partidarios de su hermano Ptolomeo fraguaron un complot contra ella. Querían su muerte. Era impensable que una mujer ocupase el trono de los antiguos faraones.

Ella logró escapar del asedio de los secuaces de su hermano y se marchó a Siria, donde formó un ejército con el objetivo de destruir a su hermano.

En ese momento apareció Julio César. No tenía interés especial en la causa de Cleopatra. Quizás incluso hubiese preferido a Ptolomeo, mucho más débil y manejable que la reina.

Pero este encuentro que narran los historiadores marcó para siempre la historia y también la leyenda de los amores entre el general y la reina de Egipto. Qué duda cabe que la historia de Roma tuvo un antes y un después marcado por la aparición en escena de Cleopatra.

César se encontraba en Alejandría.

Isla de Philae  (National Geographic)

Esto es lo que cuenta Dión Casio:

(…) Las razones por las que tardó tanto tiempo en venir a Roma  y no regresó inmediatamente después de la muerte de Pompeyo fueron las siguientes. Los egipcios estaban molestos con los impuestos sobre sus bienes, y estaban ofendidos porque ni siquiera uno de sus templos había quedado indemne, ya que son los hombres más religiosos del mundo, llegando a entablar guerras entre sí por este particular, pues no practican todos el mismo culto, sino que son diametralmente opuestos entre sí en sus creencias. Así que, de resultas de esta humillación y por miedo a ser entregados a Cleopatra, que tenía mucha influencia sobre César, se sublevaron.
Al principio, Cleopatra había llevado el litigio contra su hermano ante César a través de intermediarios, pero luego, tan pronto como conoció su naturaleza –pues era muy enamoradizo y tenía relaciones con muchísimas mujeres, con tantas como se le cruzaban-, le envió recado de que estaba siendo traicionada por sus amigos y de que merecía exponer su causa en persona.
Por lo demás, era la más hermosa de las mujeres y en aquel momento, en la flor de la juventud, llamaba mucho la atención, tenía una voz fascinante y sabía relacionarse con todo el mundo con encanto, de tal manera que, siendo brillante tanto a la vista como al oído, y con el poder de subyugar a cualquiera, incluso a un hombre bregado en el amor y ya no muy joven, consideró que podía entrevistarse con César aprovechando este aspecto, y fió a su belleza todas sus pretensiones al trono.
Así pues, solicitó ser admitida a su presencia, y se arregló y embelleció para aparecer ante él lo más majestuosa y digna de lástima posible. Cuando ultimó sus planes, entró en la ciudad-pues se encontraba fuera de ella- y de noche, sin saberlo Ptolomeo, penetró en el palacio. César, en cuanto la vió y la oyó hablar, quedó tan cautivado que, antes de que amaneciera, mandó llamar a Ptolomeo e intentó reconciliarlos: en ese momento se convirtió en abogado de la mujer de la que antes creía tener derecho a ser juez.
Historias Romanas 42.34

Pero fue Plutarco el que narró los pormenores del primer encuentro entre César y Cleopatra y el asunto de la ALFOMBRA.

Al parecer, una traducción un tanto descuidada de στρωματόδεσμον fue la causa de que en el cuadro de Jean-Léon Gérôme Cleopatra salga de una alfombra persa.

El στρωματόδεσμον parece que puede ser un saco grande donde se enrollaba la ropa de cama, más que una alfombra. En cualquier caso, Plutarco refiere que la reina se envolvió en este “saco de dormir” para aparecer ante César:

Entonces Cleopatra, tomando de entre sus amigos solamente a Apolodoro de Sicilia embarcó en una pequeña barca y arribó al palacio cuando estaba oscureciendo.
Como no había otro modo de que pasara inadvertida, se metió cuan larga era en un saco grande para la ropa de cama. Apolodoro ató el saco con un cordel y lo pasó por las puertas hasta donde estaba César.
Se dice que de esta manera, con esta argucia de Cleopatra, César quedó cautivo, pues ella desplegó toda su coquetería, y en una cita posterior, sucumbiendo a sus encantos, la reconcilió con su hermano para que compartiera el trono con él.
César 49, 1-2

Aria de Cleopatra

Piangerò la sorte mia,
sì crudele e tanto ria,
finché vita in petto avrò.
Ma poi morta d’ogn’intorno
il tiranno e notte e giorno.

Traducciones: Maite Jiménez (julio 2020)

 

Publicado en CINE, LIBRI, MÚSICA, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

LOS JARDINES DE ADONIS

LOS JARDINES DE ADONIS

Man Ray, Juliet ca. 1945

Sir James George Frazer cuenta que en muchas regiones de Europa existe la costumbre de salir al bosque en la NOCHE DE SAN JUAN, coincidiendo con el SOLSTICIO DE VERANO, talar un árbol e hincarlo en el patio de casa.

Hipericum perforatum (Hierba de san Juan)

También refiere que en esa noche mágica algunos pueblos hacen limpieza general en sus casas y las cubren de hierbas y de flores.

No sin motivo son las chicas jóvenes las encargadas de estos adornos. Será porque son casaderas y habrán de convocar la fertilidad de su inminente matrimonio.

Es frecuente que, dentro de esta limpieza, también se queme este abeto masculino adornado de flores femeninas.

Cratera minoica (Museo de Heraclion, Creta)

Los romanos navegaban por el Tíber en el solsticio de verano, con barcas engalanadas de flores, prueba de que el AGUA también forma parte de esta fiesta del FUEGO y de la renovación.

Aprovechó la Iglesia para “echar un manto sobre la fiesta pagana” y redecorarla con la figura de San Juan Bautista.

En el Evangelio se cuenta que el ángel de la Anunciación le dijo a María que su prima  Isabel ya estaba encinta de seis meses. Por eso, en el solsticio de invierno, cuando el Sol Invictus, nace Jesús, seis meses después del solsticio de verano, momento en el que nació Juan.

Caravaggio

Todas estas cosas pertenecen a la MAGIA HOMEOPÁTICA o imitativa: el fuego que purifica, el agua que fertiliza y la Naturaleza floreciente.

Estos son los PRODIGIOS de la luna de junio.

Son los JARDINES DE ADONIS de Cerdeña y de Sicilia, ritos de fertilidad y matrimonio en medio de una naturaleza desbordante de color y aromas. El dios Adonis, muerto y resucitado, es adorado por las mujeres.

J. W. Waterhouse

En la fiesta de las Adonias de Atenas, en el mes del hecatombeón, que coincidía con el solsticio de verano, se producía una MUERTE VEGETAL. Las mujeres dejaban en el tejado de las casas unas bandejas con sus “jardines de Adonis”, plantas que crecían rápidamente, aunque también morían enseguida, a pesar de ser regadas con esmero por sus dueñas: trigo, cebada, lechuga e hinojo.

Subiendo los jardines de Adonis (Museo Británico)

Al cabo de una semana se arrojaban al mar los jardines inertes de Adonis, a veces con algún exvoto del dios amado por Afrodita, quien descuidó todo y a todos por él:

Caelo praefertur Adonis.

“Al cielo antepone a Adonis”
(Ovidio, Met. X, 532)
Afrodita y Adonis (Museo del Louvre)

Ellas lamentaban su muerte con gritos, y por MAGIA SIMPÁTICA vivían el dolor de la diosa por la muerte del bello muchacho.

A él se lo disputaron Afrodita, Artemisa y Perséfone cuando solo era un bebé. Por culpa de esta rivalidad Adonis murió en una cacería de un jabalí de Artemisa.

La sangre de Adonis se metamorfoseó en la ANÉMONA:

“…con néctar perfumado roció su sangre, que, tocada por él, empezó a hincharse como cuando surge una burbuja transparente en el azafranado cieno. No más que una hora duró la espera, hasta que brotó una flor del mismo color que la que dan los granados, que esconden sus semillas bajo una dura piel. Pero su vida es breve, pues, al enraizarse mal y caerse por su excesiva fragilidad, la sacuden los vientos que le prestan su nombre.”
(Ovidio, Met. X, 731ss)

En esta parte del mundo pasa algo parecido una noche como esta.

Nosotros los gallegos no somos celtas, pero nos parecemos mucho.

Nuestras prácticas paganas se parecen mucho a aquellas oídas por Julio César cuando fue de expedición y conquista a la Galia. Lo malo es que estos saberes quedaron en el olvido, porque se transmitieron de boca de druída a oído de druída.

Ellos creían que si entregaban a la escritura su saber, la memoria se debilitaría. ¡Cuánta razón!. Además, César no descarta que haya algo de transmigración de las almas, o de metempsicosis, o de karma y reencarnación en ellos:

“En primer lugar quieren convencer de que las almas no mueren, sino que pasan de unos a otros después de morir, y creen que esto es un estímulo muy grande para la virtud, una vez superado el miedo a la muerte.”
De bello gallico VI, 14

También estas cosas fueron recogidas por el enciclopédico Plinio, cuando habló de que los sacerdotes galos, que eran una especie de magos, recogían plantas para sus pociones mágicas. En un banquete bajo los árboles del bosque, donde están atados unos toros blancos, el sacerdote, vestido con su cándida túnica, se sube al árbol, y con una hoz de oro corta el VISCUM ALBUM, que también recoge en un paño blanco.

“Entonces inmolan las victimas suplicando que el dios convierta en propicio su regalo a aquellos a quien se lo ha concedido. Creen que el muérdago blanco en una poción regala fertilidad a cualquier animal estéril y que es la PANACEA contra cualquier remedio.”
(NH, XVI, 251)

Henri Paul Motte, Druidas cortando el muérdago.

En el paseo vespertino de hoy voy a llevarme una bolsa y las tijeras de la cocina para coger hierbas y flores silvestres.

Cuando vuelva a casa, las meteré en la tina de la ropa y así estarán al rocío de una de las noches más especiales del año.

Foto Augas de Sousas (Verín)

Mi abuela y mi madre ya practicaban este ritual cada San Juan.

A la mañana siguiente nos recomendaban que nos lavásemos las manos y la cara con esta agua, que había sido bendecida con la magia de la luna de junio.

Es muy importante que esta sea la primera agua que toque nuestra piel. Así, puede que las meigas y los malos ojos que envidian nuestra suerte queden del todo apartados de nuestra vida en este año.

No creo que el MEIGALLO se atreva con el poder del San Juan.

Foto Maite Jiménez 2017

Otros ritos para este día están relacionados con la fertilidad femenina, como esa ceremonia de saltar las NUEVE OLAS en el mar de A Lanzada.

Foto La Voz de Galicia

O saltar el FUEGO pronunciado un conjuro efectivo en alguna cacharela en A Coruña:

MEDIA NOCHE ERA POR FILO

Romance del Conde Claros

Media noche era por filo,

los gallos querían cantar,

conde Claros con amores

no podía reposar;

dando muy grandes sospiros

que el amor le hazía dar,

por amor de Claraniña

no le dexa sosegar.

Quando vino la mañana

que quería alborear,

salto diera de la cama

que parece un gavilán

(…leer más)

Foto
Publicado en CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, HIC ET NUNC, LIBRI, MÚSICA, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, RENACIMIENTO | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

GOLIARDOS

GOLIARDOS

Salterio Evesham (s. XIII) BL Add MS 44874 (f.7v.)

INVITACIÓN Á AMIGA

1        Vén xa, miña doce amiga,
a quen coma o meu corazón amo.
Entra no meu cuarto
de todos os enfeites adobiado.
2        Alí están cadeiras acolchadas,
a casa cos tapices engalanada,
tamén flores por ela estradas
con herbas fragantes mesturadas.
3        Está alí a mesa aparellada
de toda clase de viandas cargada,
viño soberbio é alí abundante,
todo o que, miña querida, che aprace.
4        Alí soan doces tonadas
e as frautas de notas altas inchadas,
alí o doncel e a douta doncela
fermosas cantigas che cantan.
5        El co plectro tangue a cítara,
ela ca lira entoa unha melodía,
portan cálices os criados
cheos de vinos especiados.
6        Eu soa na foresta habitei,
os lugares afastados amei,
moi a miúdo a confusión esquivei
e da caterva da xente me escapei.
7        ……
…..que silente…..
…………………o tumulto
……moita xente.
7Ms. P
Xa a neve e o xeo se derreten,
as follas e a herba reverdecen,
canta xa no alto Filomela
na cova do corazón Amor alumea.
7Ms. V
Queridísima, non deas en tardar;
que facer o amor sexa o noso afán!
sen ti non poderei vivir:
convén co amor cumprir.
8        Non me aprace tanto a mesa
coma unha doce conversa,
nin de tantas cousas a abundancia
coma a sincera confianza.
9        De que serve, querida, delongar
o que así e todo logo se fará!
Fai axiña o que vaias facer,
por min atraso non has ter. 
10      Vén xa agora, irmá amada,
e de todos……..estimada,
dos meus ollos luz clara
parte máis grande da miña alma.

 

Carmen XXVII   

Inuitatio amicae

1.Iam dulcis amica uenito,
quam sicut cor meum diligo
<intra in cubiculum m>eum
ornamen<tis cunctisorna>tum.
2. Ibi sunt sedilia strata
atque uelis domus parata
floresque in domo sparguntur
herbeque flagrantes miscentur.
3. Est ibi mensa apposita,
uniuersis cibis honusta;
ibi clarum uinum habundat
et quidquid <te>, cara, delectat.
4. Ibi sonant dulces simphonie
inflantur et altius tibie,
ibi puer et docta puella
canunt <tibi> cantica pulchra.
5. H<ic cum> plectro cith<aram tan>git,
illa melos cum lira pangit,
portantque ministri pateras
pigmentatis p<oc>ulis plenas.
6. Ego fui sola in silua
et dilexi loca / secreta
fugique frequentius turbam
atque . . . . . plebis cateruam.
7. . s.p.l . . . . . . . . . . .
. . . que silenti . . . . . . .
. . . . . . . . . <t>umul<tum>
. . . . . . . populum <mu>ltum.
7 Ms. P
Iam nix glaciesque liquescit,
folium et herba uirescit,
philomela iam cantat in alto,
ardet amor cordis in antro.
7 Ms. V
Karissima, noli tardare;
studeamus nos nunc amare!
sine te non potero uiuere:
iam decet amorem perficere.
8. Non <me iuuat tantum con>uiuium
qu<antum predulce c>olloquium,
<nec rerum tantarum uber>tas
<ut>cara fam<iliaritas.>
9. Quid <iuuat differre, e>lecta,
que sunt <tamen post facienda?>
Fa<c cita,> quod eris <factura,>
<in me non est aliqua> mora.
10. <Iam nunc ueni, soror electa>
ac om    . . . . . . . d<ilecta,>
lux mee clara pupille
<parsque maior anime mee.>
Textus:
The Cambridge Songs (Carmina Cantabrigiensia) Edited and translated by Jan M. Ziolkowski. Medieval & Renaissance Texts & Studies. Tempe, Arizona 1998.
Reconstrución de 7 Ms. P e 7 Ms. V de Peter DRONKE, falecido o 23 de abril de 2020.

CANCIONEIROS DOS GOLIARDOS

Cancioneiro de Cambridge

Cancioneiro de Arundel

Cancioneiro de Ripoll

Tradución, introdución e notas de Maite Jiménez Pérez

Rinoceronte editora 2020

Publicado en CUADERNO DE VIAJE, LIBRI, MÚSICA, MEDIEVO | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios