HABÍA UNA VEZ UN CABALLERO…

HABÍA UNA VEZ UN CABALLERO…

Cantar de Ruodlieb (portada) Ediciones Siruela 2019

[El caballero Ruodlieb parte de la patria]

Había una vez un caballero de ilustre prosapia llamado Ruodlieb,

que adornaba con su conducta una innata nobleza.

Cuentan que tuvo muchos señores ricos

y aunque muy a menudo les rindió servicio conforme a sus deseos,

no pudo conseguir ninguno de los honores que creyó merecer.

Todos los encargos que estos hombres nobles le encomendaron,

-ya fuese llevar a cabo una venganza o algo de su conveniencia-

no los demoró, sino que los cumplió con toda el ansia que pudo.

Por esos mismos señores estuvo muchas veces en trance de muerte

en la guerra, en la caza y en todo tipo de situaciones.

La desleal fortuna impidió que le diesen satisfacción alguna,

siempre prometían, pero luego negaban lo prometido.

Cuando no pudo soportar las enemistades que se granjeó

por su culpa y no supo qué más hacer,

convencido de que ya no podía vivir seguro en ninguna parte,

y después de arreglar todas sus cosas y dejarlas al cuidado

de su madre, partió por fin de su tierra camino de reinos extranjeros.

(Cantar de Ruodlieb, Fragmento I, vv. 1-17)
CANTAR DE RUODLIEB
Traducción del latín, introducción y comentarios de Maite Jiménez Pérez
Ediciones Siruela 2019
Colección: Libros del Tiempo 382
ISBN: 978-84-17860-76-9

Gracias a Libros Eris  por poner la voz a este vídeo.

 

Publicado en CUADERNO DE VIAJE, HIC ET NUNC, LIBRI, MÚSICA, MEDIEVO | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

UN CUENTO DE NAVIDAD

UN CUENTO DE NAVIDAD

Juan no quería hacer ningún trabajo, igual que los ángeles, para tener tiempo para Dios sin interrupciones. Así que se desnudó y se fue al desierto.

Pero al cabo de una semana, como estaba decaído por el hambre y todo lacerado por las picaduras de las moscas y de las avispas, regresó y llamó a la puerta de un hermano suyo, que le preguntó:

-¿Quién eres?.

A lo que él contestó:

Soy Juan.

Pero el hermano le dijo:

-Imposible, pues Juan se ha convertido en ángel y ya no vive entre los hombres.

Juan insistía:

-¡Soy yo, de verdad!

Y el hermano no le abrió, sino que lo dejó fuera como castigo hasta el día siguiente. Pasado ese tiempo, le abrió para decirle:

-Si eres un hombre, tienes que volver a trabajar para vivir y ganarte el pan. Pero, si eres un ángel, ¿por qué quieres entrar en mi celda?

Juan le dijo:

-Perdóname, hermano, porque he pecado.

Cuando Juan estaba muriéndose, los hermanos le pidieron que les dejara unas palabras reconfortantes y fructíferas como herencia. Él suspirando, les dijo:

-Nunca impuse mi voluntad ni enseñé a hacer nada que yo no hubiese hecho antes.

Esta historia está en las Vidas de los Padres del Desierto¹.

JACOPO DELLA VORAGINE, Legenda Aurea, cap. CLXXVI

(Traducción del latín: Maite Jiménez)

San Juan de Licópolis, llamado San Juan Kólobos o San Juan El Enano (n.ca. 339) fue un monje eremita retirado en el desierto de Egipto. Según la leyenda, no aceptaba que el hombre era una criatura entre los ángeles y los animales y decidió vivir una vida pura como un ángel, pero su insolencia le obligó a abandonar su propósito. El texto de la Leyenda Áurea es una versión de la historia contada en la Vida de los Padres.
En el monasterio griego de Hosios Loukas está representado en este mosaico:

FELIZ NAVIDAD

 

¹Vitae patrum 10. 27 (PL LXXIII 916-917).
Publicado en LIBRI, REFERENCIAS CLÁSICAS, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Maite Jiménez, sobre traducir «Cantar de Ruodlieb»

Gracias, Alicia, por esta entrevista.

un trabajo tartamudo

«La celebridad a veces llega tarde. Una creación colosal salida de una mente queda desapercibida no se sabe por qué triste azar. Esa obra queda bajo el sudario de la ignorancia universal. Esa obra forma parte de lo que no existe; está igualada por la sombra con la nada. Una glacial denegación de luz pesa sobre ella. […] ¿Cuándo llega la justicia? […] ¿En qué orbita y según qué ley se mueve la posteridad? La sombra es espesa, la cosa inmensa está en esa noche, puede durar siglos. […] De pronto, bruscamente estalla un chorro de luz, da en un cima […]» (1) y eso que ha estado sumido en la oscuridad se vuelve visible. Deslumbradora y cegadoramente a veces; otras, como un resplandor gentil.

El azar, que quizá es otra forma de llamar a los perfectamente calculados movimientos del destino, devolvió la luz en 1803 a un maltrecho manuscrito…

Ver la entrada original 3.966 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cantar de Ruodlieb…

Gracias a Eris y a NachoGO por esta reseña tan entrañable.

LibrosEris

Cantar de Ruodlieb. Anónimo.

El poder de un gran trabajo de traducción.

Captura de pantalla 2019-09-29 a las 21.06.40

“Había una vez un caballero de ilustre prosapia llamado Ruodlieb,
que adornaba con su conducta una innata nobleza.
Cuentan que tuvo muchos señores ricos
y aunque muy a menudo les rindió servicio conforme a sus deseos,
no pudo conseguir ninguno de los honores que creyó merecer.”

Cantar de Ruodlieb
Anónimo altoalemán del siglo XI
Edita Siruela
Introducción y notas de Maite Jiménez Pérez
Traducido del latín Maite Jiménez Pérez
ISBN:978-84-17860-76-9
Encuadernación:Cartoné
Páginas:184
Dimensiones:145 x 215 mm
15,95€

Me propuse leer el Cantar de Ruodlieb como una hazaña lectora, una salida de mi zona de confort con el propósito de meterme en un mundo, para mí, totalmente desconocido. Si dijera que es un tipo de lectura poco frecuentado mentiría deliberadamente. No he leído nada más que alguna que otra parte del Cantar del Mío Cid y lo recuerdo…

Ver la entrada original 1.086 palabras más

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

EL BAÑO DE TELÉMACO

EL BAÑO DE TELÉMACO

Garry Marshall, Pretty Woman (1990)

Τηλέμαχ᾽, οὐδ᾽ ὄπιθεν κακὸς ἔσσεαι οὐδ᾽ ἀνοήμων,

εἰ δή τοι σοῦ πατρὸς ἐνέστακται μένος ἠύ,

οἷος κεῖνος ἔην τελέσαι ἔργον τε ἔπος τε:

οὔ τοι ἔπειθ᾽ ἁλίη ὁδὸς ἔσσεται οὐδ᾽ ἀτέλεστος.

εἰ δ᾽ οὐ κείνου γ᾽ ἐσσὶ γόνος καὶ Πηνελοπείης,

οὐ σέ γ᾽ ἔπειτα ἔολπα τελευτήσειν, ἃ μενοινᾷς.

παῦροι γάρ τοι παῖδες ὁμοῖοι πατρὶ πέλονται,

οἱ πλέονες κακίους, παῦροι δέ τε πατρὸς ἀρείους.

¡Telémaco! No serás en lo sucesivo ni cobarde ni imprudente,
si has heredado el buen ánimo que tu padre tenía
para llevar á su término acciones y palabras;
si así fuere, el viaje no te resultará vano, ni quedará por hacer.
Mas, si no eres el hijo de aquél y de Penélope,
no creo que llegues á realizar lo que anhelas.
Contados son los hijos que se asemejan á sus padres,
 los más salen peores, y tan solamente algunos los aventajan.
Odisea, II, 270-277
(Atenea disfrazada de Méntor a Telémaco)

Tiepolo, Telémaco y Méntor

Odiseo sigue ausente y en Ítaca la reina Penélope se entretiene en los quehaceres domésticos: confecciona un texto en su tapiz en el que narra su vida pasada y sus anhelos futuros, hace magdalenas para que su aroma le traiga a su pecho la imagen de su esposo, y casi no duerme.

Mientras, los pretendientes revolotean como abejas en torno a su reina, como buitres carroñeros, deseosos de que un día el heraldo anuncie la muerte del rey.

TELÉMACO convence a su madre de que debe ir en busca de noticias sobre su padre. Penélope accede.

El muchacho embarca para cruzar el mar de Ítaca hasta el continente, y desembarca en la preciosa Bahía de Navarino.

Pilos
(Foto Maite Jiménez, marzo 2019)

QUERIDA MAMÁ:

Espero que al recibo de la presente te encuentres bien. Yo acabo de llegar a PILOS. La travesía, pese a ser corta, la he pasado fatal.

Me ha dicho Méntor que he tenido NÁUSEA, que es la enfermedad del mar. Al principio me sentí avergonzado, porque di la impresión de un marinero bisoño, pero él me tranquilizó diciendo que también los marineros bregados pueden padecerla, y que se produce por las “tres F” en lengua bárbara:

FAIM (hambre)                            FROID (frío)                                   FATIGUE (fatiga)

Akrotiri (Thera)

Los habitantes de PILOS, los señores y guerreros de Néstor, celebraban en la playa un sacrificio al dios de cabellos azules, Poseidón, señor de todos los mares.

Nueve toros serían sacrificados según el rito de los pueblos del mar:

Sarcófago de Hagia Tríada (Creta)

Nada más llegar a PILOS para consultar a Néstor sobre el paradero de papá, sentí cómo mi lengua se paralizaba y pasé la vergüenza de mi vida.

Esta actitud reservada y poco social se le notó siempre. ¡Con cuántos médicos no se habrá consultado su madre! Telémaco es un muchacho distinto de los demás, quizá padezca algún síndrome…La verdad es que en casa es difícil aguantar la tristeza y los arrebatos de locura de la reina Penélope.

Entonces Méntor me animó diciéndome que ya no tengo que tener vergüenza, porque mi crianza y los númenes juegan a mi favor.

Por fin fui capaz de hablar.

La verdad es que nos recibieron de maravilla: compartimos su banquete y me ofrecieron a mí el primero el vino.

Pude tener en mis manos la maravillosa y nombrada COPA DE NÉSTOR.

Copa de Néstor (s. XVI a.C.) Museo Arqueológico de Atenas

Yo pronuncié la correspondiente súplica al soberano de los mares, que ciñe y bate la tierra. A continuación, alentado por Méntor, respondí a las habituales preguntas del huésped:

¿Quiénes sois? ¿De dónde venís? ¿Qué propósito os trae aquí?

Néstor en Pilos

Le pregunté por la suerte de papá tras la GUERRA, y me temblaban las rodillas mientras esperaba su sabia respuesta. Me temía lo peor: que hubiese muerto.

Me contó de la muerte del gran Áyax, del bello Patroclo, del tormentoso Aquiles, del simpar Diomedes, de la funesta suerte de Agamenón...

Todos en sus

Νόστοι

Me dijo que Atenea protegió a mi padre, y que ojalá me proteja a mí de igual modo, para conseguir alejar esa turba de codiciosos de tu lado. Quizá yo sea la clave de su destrucción. Debo decir que a veces la siento cerca, a mi lado…

Joseph Natoire, Telémaco escuchando a Méntor

Así me dijo Méntor. Parecía que hablaba la propia diosa:

ἀλλ᾽ ἦ τοι θάνατον μὲν ὁμοίιον οὐδὲ θεοί περ
καὶ φίλῳ ἀνδρὶ δύνανται ἀλαλκέμεν, ὁππότε κεν δὴ
μοῖρ᾽ ὀλοὴ καθέλῃσι τανηλεγέος θανάτοιο.
Mas ni aun los dioses pueden librar de la muerte, igual para todos,
a un hombre que les sea caro, después que
se ha apoderado del mismo la Parca funesta de la aterradora muerte.
(Odisea, III, 236-238)
Luigi Bienaimé, Telémaco armado

Después de narrar tantas desventuras, ya caía la noche.

Seguimos banqueteando en compañía del venerable anciano y los pilios.

Luego, Méntor manifestó su deseo de irse a dormir a la cóncava nave que nos trajo y yo recibí la SAGRADA HOSPITALIDAD del señor de Pilos.

Foto Maite Jiménez, marzo 2019

Maravilloso el PÓRTICO DOBLE del Palacio de Néstor, me dejó impresionado. Estos hombres parecen ser de estirpe divina, magos de la arquitectura. Creo que dejarán profunda huella en sus descendientes, que gracias a ellos, sabrán construir edificios maravillosos, todos con pinturas al fresco que me cautivaron por su vigor y dinamismo. Son esforzados guerreros, qué duda cabe.

En un suspiro pasé de la oscuridad a la LUZ.

Una procesión que se fundía con el espacio me acompañó al interior. Me sorprendió mucho que también las mujeres participaran. Su indumentaria me era familiar…

Allí ardía el fuego que el venerable anciano Néstor mantenía siempre encendido.

Era el fuego del hogar, en realidad el FUEGO DE TODOS LOS HOGARES.

Foto Maite Jiménez, marzo 2019

El espacio para el SYMPOSIUM, para el banquete ritual, era magnífico. Cuando una casa tiene un lugar para estar, charlar, comer y beber y filosofar, quiere decir mucho sobre la cultura de sus habitantes, sobre su disfrute de la vida.

Me llamaron la atención los asientos largos que ellos llaman

κλῖναι

τοῖσιν δ᾽ ἡγεμόνευε Γερήνιος ἱππότα Νέστωρ,

υἱάσι καὶ γαμβροῖσιν, ἑὰ πρὸς δώματα καλά.

ἀλλ᾽ ὅτε δώμαθ᾽ ἵκοντο ἀγακλυτὰ τοῖο ἄνακτος,

ἑξείης ἕζοντο κατὰ κλισμούς τε θρόνους τε:

τοῖς δ᾽ ὁ γέρων ἐλθοῦσιν ἀνὰ κρητῆρα κέρασσεν

οἴνου ἡδυπότοιο, τὸν ἑνδεκάτῳ ἐνιαυτῷ

ὤιξεν ταμίη καὶ ἀπὸ κρήδεμνον ἔλυσε:

τοῦ ὁ γέρων κρητῆρα κεράσσατο, πολλὰ δ᾽ Ἀθήνῃ

εὔχετ᾽ ἀποσπένδων, κούρῃ Διὸς αἰγιόχοιο.

Néstor, el caballero gerenio, se puso al frente de sus hijos y de sus yernos,
y con ellos se encaminó al hermoso palacio.
Tan presto como llegaron á la ínclita morada del rey,
sentáronse por orden en sillas y sillones.
 De allí á poco mezclábales el viejo una cratera de dulce vino,
el cual había estado once años
en una tinaja que abrió la despensera;
 mezclábalo, pues, el anciano y, haciendo libaciones,
rogaba fervientemente á la hija de Júpiter, que lleva la égida.
(Odisea, III, 386-394)
 

Foto Maite Jiménez, marzo 2019

Un cantor que se parecía a ORFEO entonaba tan dulces melodías, que las palomas revoloteaban en torno a su música.

Fresco de Pilos

Qué sorpresa encontrar las ESCALERAS. Conducen a una planta superior del Palacio y están pensadas para que el ascenso sea cómodo y majestuoso.

Foto Maite Jiménez, marzo 2019

El rey pidió que todos nos fuéramos a dormir a nuestros cuartos.

Al alba, cuando la AURORA DE DEDOS ROSADOS acarició las nubes, Néstor ordenó el sacrificio de una vaquilla para que una vez más Atenea les fuese propicia.

Antes de partir, la bella hija de Néstor y la reina Eurídice, a la que llaman POLICASTA, me condujo hasta la sala de baños.

Nunca vi en mi vida una estancia tan confortable y que tanto invitara a todos los placeres. Había jarras de agua de delicada cerámica, esponjas del Jónico y algo lujoso:

agua caliente.

Foto Maite Jiménez, marzo 2019

τόφρα δὲ Τηλέμαχον λοῦσεν καλὴ Πολυκάστη,

Νέστορος ὁπλοτάτη θυγάτηρ Νηληϊάδαο.

αὐτὰρ ἐπεὶ λοῦσέν τε καὶ ἔχρισεν λίπ᾽ ἐλαίῳ,

ἀμφὶ δέ μιν φᾶρος καλὸν βάλεν ἠδὲ χιτῶνα,

ἔκ ῥ᾽ ἀσαμίνθου βῆ δέμας ἀθανάτοισιν ὁμοῖος:

πὰρ δ᾽ ὅ γε Νέστορ᾽ ἰὼν κατ᾽ ἄρ᾽ ἕζετο, ποιμένα λαῶν.

En esto lavaba á Telémaco la bella Policasta,
hija menor de Néstor Nelida.
Después que lo hubo lavado y ungido con pingüe aceite,
vistióle un hermoso manto y una túnica;
y Telémaco salió del baño, con el cuerpo parecido al de los dioses,
y fué á sentarse junto á Néstor, pastor de pueblos.
(Odisea, III, 364-369)
Stephen Daldry, El lector (2008)

Ella me limpió la piel con aromáticos y suaves ungüentos.

Creo que desperté su interés y al final se metió conmigo en la bañera, a la que llaman:

ἀσάμινθος

Leí a POLICASTA versos de amor de las poetas de las islas.

Ella me miraba con ojos escrutadores. Creo que me entendió.

Me parece que es igual a los dioses
el hombre aquel que frente a ti se sienta,
y a tu lado absorto escucha mientras
dulcemente hablas
y encantadora sonríes. Lo que a mí
el corazón en el pecho me arrebata;
apenas te miro y entonces no puedo
decir ya palabra.
Al punto se me espesa la lengua
y de pronto un sutil fuego me corre
bajo la piel, por mis ojos nada veo,
los oídos me zumban,
me invade un frío sudor y toda entera
me estremezco, más que la hierba pálida
estoy, y apenas distante de la muerte
me siento, infeliz.
Jan Styka, Policasta

Tuvimos intimidad en aquella sala del baño.

Cuando salí de la bañera, me sentí SEMEJANTE A UN DIOS.

Le dije a mi bella anfitriona que me hiciese el honor de salir a cenar conmigo esa noche. Suponía un problema, porque Néstor había organizado otro banquete en mi honor. Me excusaría diciendo que al día siguiente quería zarpar muy temprano y que tenía que descansar.

POLICASTA se vistió para ir a cenar al pueblo. Estaba preciosa.

Nos decidimos por este pequeño restaurante que da al mar en el corazón de PILOS.

Su nombre evocaba al padre de los dioses. No teníamos elección. Era mi augurio.

ὁ  ἀετός

(El águila)

Todas las viandas fueron deliciosas.

Querida mamá, la MOUSSAKA que pidió POLICASTA me recordó mucho a la que haces tú.

Foto Maite Jiménez, marzo 2019

Nada me haría más feliz que papá volviese a casa. Dice POLICASTA que tanta nostalgia tiene por fuerza que ser mala.

Me ha contado que lo que a mí me pasa tiene visos de ser un verdadero SÍNDROME, como el del pobre Edipo, pero distinto. La reina Yocasta tenía un estrés alucinante, pero tú tampoco le vas a la zaga.

Ella me entiende. Puede que lo nuestro perdure en el tiempo…

Mañana he de partir. Sigo buscando a mi padre.

Recibe un afectuoso abrazo de tu hijo que te quiere

TELÉMACO

Publicado en CINE, COMEDOR, CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, LIBRI, REFERENCIAS CLÁSICAS | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

WONDER WOMAN

WONDER WOMAN

Gal Gadot como Wonder Woman/Diana Prince en Wonder Woman (2017)
Guía las huestes de las Amazonas de escudos lunados
Pentesilea, que arde llena de furia en medio de miles,
con el ceñidor dorado atado bajo el pecho desnudo,
virgen guerrera que se atreve a enfrentarse a los hombres.
(Virgilio, Eneida I, 490-493)

Los griegos recordaban con frecuencia que una tribu insólita de mujeres guerreras se había enfrentado a sus varones más valerosos y a sus héroes más famosos:

En su noveno Trabajo HÉRCULES combatió a HIPÓLITA, hermana de PENTESILEA, que tenía un cinturón mágico regalo de su padre Ares.

TESEO acompañó a Hércules en la expedición y secuestró a ANTÍOPE, a MELANIPA ó a la propia HIPÓLITA y tuvo a Hipólito de esta unión, según cuenta Plutarco.

Salinurfa (Turquía)

Las Amazonas decidieron vengar el desprecio de Teseo al casarse con Fedra e inocularon el veneno de los celos y de la pasión aberrante de la princesa cretense hacia su hijastro.

Los griegos combatieron a las AMAZONAS con determinación, como si se tratara de terribles criaturas peligrosas y violentas. Nada tenían que ver estas mujeres con las Titanomaquias, Gigantomaquias o las Centauromaquias, pero ellos recordaron las sangrientas batallas en las innumerables series de su particular

AMAZONOMAQUIA

Mausoleo de Halicarnaso (Museo Británico)

Las AMAZONAS se retiraron a la Escitia con la tribu de los sármatas y perfeccionaron sus habilidades bélicas. Aprendieron a cabalgar como ellos y su dominio de la arquería era espectacular.

El sabio Heródoto cuenta la convivencia de las Amazonas con los sármatas. Ellos fueron los que les pusieron el nombre de οἰόρπατα , que se dice en griego ἀνδροκτόνος:

MATA-HOMBRES

Al principio los sármatas pensaban que aquellas chicas eran muchachos de una misma edad.

Mandaron a unos jóvenes para que averiguaran qué raza de criaturas eran y la Naturaleza obró el milagro: muchos jóvenes escitas amaron a las Amazonas.

Pero ellas, aunque se dejaban querer, no tenían planes de formar familia. Les decían que no estaban dispuestas a casarse y a hilar, limpiar, cuidar de los niños y quedarse encerradas en casa.

Las mujeres escitas celebraron por todo lo alto que las Amazonas, peligrosas competidoras, se fueran a otros territorios por no querer entrar por el aro de ocuparse de las cosas que manda la tradición para las mujeres.

Sephoris (Palestina)

De su estancia entre los sármatas escitas, las Amazonas se llevaron una prenda muy cómoda para cabalgar y también para luchar a pie:

LOS PANTALONES

A partir de esta emigración de las mujeres guerreras, los poetas hablan de ellas como habitantes del Ponto, o de Turquía:

PENTESILEA, reina de las Amazonas, luchaba por Troya. Aquiles quedó cautivo de su bravura en la batalla y de su exótica belleza. Ella cayó herida y él la apartó del combate porque no quería que muriera. Fue en vano.

Cuando cuenta la historia de Belerofonte, el anciano rey troyano Príamo dice que el héroe mató a las

Ἀμαζόνες ἀντιάνειραι

“VARONILES AMAZONAS”

Y que él mismo pudo verlas cuando estuvo en Frigia.

Píndaro las sitúa entre el Janto y el Istro

Los griegos llevaban mal la diversidad, sobre todo cuando unas mujeres guerreras, valientes, jóvenes y bellas desafiaban el orden establecido en sus civilizadas constituciones y amenazaban la paz de su hogar.

Sus polis no superaron las refriegas y guerras con el

βάρβαρος

El “BÁRBARO” es el que dice torpemente “ba-ba”, porque habla una lengua tosca, inferior y por tanto irrelevante en el universo helénico.

¿Qué sería de la paz de los hogares griegos si sus mujeres empezaran a querer hacer deporte, montar a caballo, empuñar la espada, el escudo, manejar arco y flechas y tener sexo libremente, tener niños y abandonar a sus parejas para criarlos en solitario?

UN PELIGRO PÚBLICO

Los poetas se encargaron de inventar etimologías pseudocientíficas para ponerlas en entredicho, como por ejemplo, que su nombre significaba

ἀμαζών

“sin pecho” porque se lo cauterizaban para poder manejar mejor el arco.

Romper con la SIMETRÍA del cuerpo, desnudar el cuerpo femenino era propio de PROSTITUTAS.

La mala fama estaba en marcha…

Para los niños griegos decir “¡Que vienen las Amazonas!” era como decir “¡Que viene el Coco!”

Ninguna mujer podía ser “como los hombres”, como decía Homero, sin pagar un precio muy alto:

SER UNA OUTSIDER

En la isla de TEMISCIRA el tiempo se ha detenido como si la hubiese envuelto una cápsula, y sus habitantes, las deslumbrantes AMAZONAS, no han muerto, como nos hicieron creer los poetas griegos.

A ellos les interesó ver morir a Pentesilea, a Hipólita, a Antíope y a Melanipe.

Pero no fue así, y prueba de ello son estos testimonios del gran conocedor de la mitología y escritor William Moulton Marston

Temiscira es un paraíso, es ISLA PARAÍSO:

-“Nunca tuve un padre. Mi madre me esculpió en arcilla y Zeus me trajo a la vida”. (Diana Prince)

HIPÓLITA, reina de las Amazonas, ha puesto a su niña el nombre de la diosa que inspirará su vida, ÁRTEMIS: cazadora, virgen, guerrera, independiente y vestida de corto para desafiar la rancia moral masculina. Para no molestar a la divinidad de los bosques y de la luna, ha preferido ponerle el nombre itálico:

DIANA

La tía ANTÍOPE entrena a la joven en el arte de la guerra cuerpo a cuerpo. No solo es la mejor de todas las alumnas, sino que además destaca por unas cualidades excepcionales nunca antes vistas.

Es difícil mantener eternamente la independencia, el aislamiento y la pureza de las costumbres.

A veces, visitantes extranjeros lo cambian absolutamente TODO.

De nuevo los varones trastocarán la vida de las

mujeres que se parecen a los hombres:

-“Sé cuidadosa en el mundo de los hombres Diana. No te merecen. Siempre has sido mi más grande amor. Hoy, te conviertes en mi más grande dolor”. (La reina Hipólita)

E incluso las circunstancias obligarán a la joven MUJER MARAVILLA a abandonar su indumentaria y a esconder sus armas para que de nuevo no amenacen el orden establecido por los hombres.

La historia se repite, no hemos nacido ayer y nada nuevo bajo el sol…

La FUERZA DEL DESTINO, que es más fuerte que los esfuerzos de mamá, de la tía y de toda la tribu, más poderosa que ella misma, le tiene preparado un FUTURO HERÓICO.

No habrá más acusaciones de pecar de HYBRIS, no habrá más barreras.

-“Si nadie va a defender el mundo,

entonces lo haré yo”.

(Mujer Maravilla)

Publicado en CINE, GRECIA, HIC ET NUNC, LIBRI, MÚSICA, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

MIS VAQUEROS Y YO

MIS VAQUEROS Y YO

David Gandy

UMBERTO ECO

“IL PENSIERO LOMBARE”

(Sette anni di desiderio. Tascabile Bompiani, Milano 1983)

Il Corriere della Sera, 12 agosto 1976:   “Il pensiero lombare o del vivere in jeans”

Para mi amiga Puri, @LuzQuinteiro, que me recomendó encarecidamente que leyese este texto de Umberto Eco.

Hace algunas semanas, en esta misma página, Luca Goldoni escribió desde la costa adriática un divertido reportaje sobre las desventuras del que lleva vaqueros por imperativo de la moda y ya no sabe cómo sentarse y cómo acomodar su aparato reproductor externo.

Creo que el problema planteado por Goldoni está cargado de reflexiones filosóficas que quisiera continuar por mi cuenta y con la máxima seriedad, porque ninguna experiencia cotidiana es demasiado vil para el hombre de pensamiento, y es hora de hacer caminar a la filosofía, más que sobre sus propios pies, sobre sus propios lomos.

Camille Flammarion, Atmosphere (1888)

He llevado vaqueros cuando pocos los llevaban y solo en vacaciones, por cierto. Los encontraba y los encuentro muy cómodos, especialmente de viaje, ya que con ellos no hay problemas de arrugas, desgarrones o manchas. Hoy se llevan también por estética, pero ante todo son muy prácticos. Lo único es que desde hace unos años he tenido que renunciar a este placer porque he engordado. Es verdad que, si se busca bien, se encuentra la talla XL (en Macy´s en Nueva York se encuentran vaqueros incluso para Oliver Hardy), pero son, además de cintura ancha, de pierna ancha.  Uno se los puede poner también, pero no quedan bien.

Recientemente, tras haber reducido el consumo de alcohol, he perdido el número de quilos suficiente para volver a probarme unos vaqueros casi normales. He pasado el calvario descrito por Goldoni, con la muchacha de la tienda que decía: “meta la barriga, verá cómo luego se adaptan”, y me he ido sin meter la barriga para adentro (no me rebajo a compromisos de este tipo).

Sin embargo, después de mucho tiempo, he vuelto a disfrutar de un pantalón que, más que ceñirse a la cintura, se apoya en las caderas, ya que es propio de los vaqueros presionar sobre la región sacrolumbar y sostenerse no por suspensión, sino por adherencia.

Después de tanto tiempo, la sensación era nueva. No hacían daño, pero hacían sentir su presencia. Por muy elásticos que fuesen, sentía alrededor de la mitad inferior de mi cuerpo una armadura. No podía, aunque quisiera, meter o retorcer el vientre dentro de los pantalones, sino que, a lo sumo, debía meterlo o retorcerlo junto con los pantalones, pues, por así decirlo, éste divide el cuerpo de uno en dos zonas independientes: una por encima de la cintura -libre de la prenda-, y la otra -que se identifica orgánicamente con el vestido-, justo desde debajo de la cintura hasta los tobillos.

Descubrí que mis movimientos, el modo de caminar, de girarme, de sentarme o de apurar el paso eran diferentes, ni más difíciles ni más fáciles, sino ciertamente diferentes.

En consecuencia, vivía sabiendo que llevaba vaqueros, mientras que habitualmente se vive olvidando que se llevan calzoncillos o pantalones.

Vivía para mis vaqueros, y, en consecuencia, adoptaba el porte de quien lleva vaqueros. En cualquier caso, adoptaba una compostura. Es curioso que la indumentaria más informal y anti-etiqueta por tradición sea la que impone más etiqueta.

Tom Ford

Habitualmente soy un poco bruto: me siento como cuadra y me abandono donde me apetece sin pretensiones de elegancia. Los vaqueros me controlaban estos gestos, me hacían más educado y más serio.

Lo he hablado largo y tendido, sobre todo con consejeras del sexo opuesto, por las que he podido aprender lo que por otra parte ya había sospechado: que para las mujeres experiencias de este tipo son habituales, porque toda su indumentaria ha sido siempre concebida para conferirles una compostura: tacones altos, corsés, sujetadores de varillas, ligueros, jerseys estrechos estrechos…

Horst P. Horst (1939)

Pensé entonces cuánto había influído en la historia de la civilización el vestido como armadura en la compostura y, en consecuencia, en la moralidad exterior.

El burgués victoriano era rígido y moderado debido a los cuellos duros;

el rigor del caballero decimonónico estaba determinado por redingotes ajustados, botines y sombreros de copa que no permitían movimientos bruscos de la cabeza.

Si Viena hubiese estado en el Ecuador y sus burgueses hubieran ido en bermudas, ¿habría descrito Freud los mismos síntomas neuróticos, los mismos triángulos edípicos? Y ¿les habría descrito del mismo modo de haber sido él, el médico, un escocés en kilt (bajo el que, como es sabido, la regla es no llevar ni siquiera el slip)?

Una indumentaria que comprime los testículos hace pensar de modo diferente.

Las mujeres durante la menstruación, los que padecen de orquitis, hemorroides, utretritis, prostatitis y similares saben bien cuánto influyen en el humor o en la agilidad mental las apreturas o los dolores en la zona sacroilíaca. Y lo mismo puede decirse (quizás en menor medida) del cuello, los hombros, la cabeza o los pies.

Una Humanidad que ha aprendido a andar con zapatos ha orientado su pensamiento de modo diferente a como lo habría hecho de haber andado con los pies descalzos.

Es triste, especialmente para los filósofos de la tradición idealista, pensar que el Espíritu tiene su origen en estos condicionamientos. Pero no solo es así, sino que lo bueno del caso es que Hegel también lo sabía y por eso estudiaba las protuberancias craneales identificadas por los frenólogos, precísamente en un libro que se titulaba “Fenomenología del Espíritu”.

Pero el problema de mis vaqueros me empujó a hacer otras observaciones. No solo la indumentaria me imponía una compostura, sino que además, al centrar mi atención en la compostura, me obligaba a vivir hacia el exterior.

Es decir, reducía el ejercicio de mi interioridad.

Para gente que ejerce mi profesión, es normal caminar pensando en otra cosa: en el artículo que tienes que escribir, en la conferencia que hay que dar, en las relaciones entre el Uno y lo Múltiple, en el gobierno de Andreotti, cómo se enfoca el problema de la redención, si hay vida en Marte, en la última canción de Celentano,

en la paradoja de Epiménides

Magritte

Es lo que en nuestro gremio llamamos vida interior.

Pues bien, con mis nuevos vaqueros, mi vida era toda exterior: pensaba en la relación entre yo y mis pantalones, y la relación entre yo, mis pantalones y la sociedad circundante.

Había realizado la heteroconsciencia, o sea, una autoconciencia epidérmica.

Dali, “Venus de Milo con cajones” (1936) o “El escritorio antropomórfico”

Entonces me di cuenta de que en el transcurso de los siglos, los pensadores han luchado por deshacerse de la armadura.

Los guerreros vivían en la exterioridad, todos forrados de lorigas y cotas de malla,

Salterio Gorleston. Inglaterra, Suffolk 1310-1324. Ms 49622, f. 193v.

pero los monjes habían inventado una prenda que, a la vez que respondía de por sí a las exigencias de la compostura (majestuosa, fluída, toda de una pieza y que caía en pliegues estatuarios), dejaba el cuerpo (dentro y debajo) completamente libre y olvidado de sí. Los monjes eran ricos en interioridad y muy sucios: el cuerpo estaba defendido por un hábito que lo ennoblecía a la vez que lo liberaba, pues era libre de pensar y de olvidarse de sí mismo.

Jean-Jacques Annaud, El nombre de la rosa (1986)

Esta idea era no solo eclesiástica, pues baste pensar en las bonitas batas que se ponía Erasmo.

Hans Holbein

Cuando el intelectual también tiene que vestirse con armaduras laicas (pelucas, jubones y calzones), vemos que, cuando se retira a pensar, se pavonea astutamente con ricas batas y holgados camisones droláticos, a lo Balzac.

Rodin, Balzac en robe de moine

El pensamiento aborrece las mallas.

Pero si es la armadura la que impone vivir en la exterioridad, entonces la milenaria sujeción femenina se debe también al hecho de que la sociedad impuso a la mujer armaduras que la empujaban a descuidar el ejercicio del pensamiento.

Libro de Horas s. XIV. Ms. Yates Thomson 46 British Library

La mujer ha estado esclavizada por la moda, no solo porque le impusiera ser atractiva, sino también porque, al tener una compostura etérea, graciosa y excitante, la convertía en objeto sexual.

Ha estado esclavizada sobre todo porque la vestimenta que se le aconsejaba le imponía psicológicamente vivir para la exterioridad, lo que lleva a pensar cuán intelectualmente dotada y heróica tenía que ser una muchacha para convertirse con aquellos vestidos en Madame de Sevigné, Vittoria Colonna, Madame Curie o Rosa Luxemburgo.

Marie Curie

La reflexión tiene cierto valor porque nos induce a descubrir que los vaqueros que la moda impone hoy a las mujeres –símbolo aparente de liberación y de paridad con los hombres– son otra trampa de la Dominación, porque no liberan el cuerpo, sino que lo someten a otra etiqueta y lo aprisionan en otras armaduras que no parecen tales porque aparentemente no son “femeninas”.

Como reflexión final diré que, al imponer una compostura exterior, la ropa es un artificio semiótico, o sea, una máquina para comunicar.

Esto es algo que se sabía, pero no se había intentado aún establecer su paralelismo con las estructuras sintácticas de la lengua, que, al decir de muchos, influyen en el modo de articular el pensamiento.

También las estructuras sintácticas del lenguaje del vestido influyen en nuestro modo de ver el mundo y de un modo mucho más físico que la consecutio temporum o la existencia del subjuntivo.

Observad un poco por cuántos caminos misteriosos pasa la dialéctica entre opresión y liberación, y la dura lucha para arrojar luz sobre el tema.

También pasa por las ingles.

Traducción Maite Jiménez (Junio 2019)

Blue Jean-I just met me a girl named Blue Jean
Blue Jean-she got a camouflaged face and no money
Remember they always let you down when you need ‘em
Oh, Blue Jean – is heaven any sweeter than Blue Jean
She got a police bike
She got a turned up nose
Sometimes I feel like
(Oh, the whole human race)
Jazzin’ for Blue Jean
(Oh, and when my Blue Jean’s blue)
Blue Jean can send me
(Oh, somebody send me)
Somebody send me
(Oh, somebody send me)
One day I’m gonna write a poem in a letter
One day I’m gonna get that faculty together
Remember that everybody has to wait in line
Blue Jean-look out world you know I’ve got mine
She got Latin roots
She got everything.

Publicado en CUADERNO DE VIAJE, HIC ET NUNC, LIBRI, MÚSICA, MEDIEVO | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

HOMUNCULUS

HOMUNCULUS

Pigmeos
“Cuando habían recorrido en muchas jornadas una gran extensión de país arenoso, vieron al fin árboles que crecían en una llanura; y, acercándose, empezaron a coger los frutos que había en los árboles, pero mientras los cogían les atacaron unos hombres pequeños, de una talla inferior a la normal y, apresándolos, se los llevaron. Pero los nasamones no entendían su lengua ni los que se los llevaban la lengua de los nasamones. Y se los llevaron a través de extensas marismas y, después de cruzar estas marismas, llegaron a una ciudad donde todos eran de la estatura de sus raptores, y negros de color. A lo largo de aquella ciudad corría un gran río, y corría de poniente hacia sol levante; y en él se veían cocodrilos
(Heródoto, Fábula de Etearco : 2, 32)
Casa de Neptuno (Itálica)

El cartógrafo ORTELIUS situó en las regiones septentrionales, en el mismísimo casquete polar de su mapa, el país de unos seres pequeñitos que despertaron la imaginación de los viajeros de todas las épocas:

PIGMEOS

πυγμαῖοι

Entre el codo y el puño hay una medida de 18 dedos, 338 milímetros más o menos, y para los griegos eso era el πυγμή, el puño.
De la raíz del puño deriva el enanito latino, el PUMILIO, también llamado TRISPÍTAMOS por Plinio, porque no abulta más que tres palmos.

El πυγμαῖος es una persona del tamaño de un puño, perteneciente a un pueblo fabuloso cuyos individuos -siempre según los poetas- no alcanzaban una estatura mayor que un codo.

Gualterus Disney, Nivea et septem pumiliones (MCMXXXVII a.D.)

En sus innúmeros viajes, Heracles visitó lugares insólitos, no solo de la Hélade, sino de todo el Mediterráneo. Entre trabajo y trabajo de obligado cumplimiento, y siempre al servicio de Euristeo de Tirinto, vivió otras aventuras con seres increíbles.

Es lo que tienen los viajes, que te encuentras con maravillas. Y todos los viajeros de todas las épocas deben relatar a su vuelta sus experiencias y sus descubrimientos.

Sin ellos, no existiría la geografía.

Pigmeos defendiéndose de las grullas en el Atlas Catalán de Cresques

El gigante Anteo, hijo de Gea, custodiaba con afán sus reinos que se extendían más allá del estrecho de Gibraltar, y mataba a todo el que hollase sus dominios. Con los cráneos de los caídos decoraba su particular templo a Poseidón.

Hércules luchó con él. Anteo caía al suelo una y otra vez cansado por el combate, y la Madre Tierra le insuflaba aliento y fuerzas todas las veces. Hércules lo asfixió levantándolo en vilo para separarlo de la protección telúrica.

Pintura, firmada por Eufronio, en la cara A de una crátera de cáliz de figuras rojas atribuida a Euxiteo: Heracles lucha con el gigante Anteo. 515 – 510 a. C. Museo del Louvre, G 103.

El héroe, exhausto, se tumbó en la tierra. Al despertarse, se encontró rodeado por unos hombres diminutos. Cuenta Filóstrato el Viejo que estos seres se llaman PIGMEOS, robustos atletas y esforzados luchadores, así mismo hijos de Gea.

Muy pegados a su madre, horadan la tierra y viven en ella como las hormigas. Hércules luchó con ellos, entre carcajadas, y cuando los hubo cansado, los envolvió en la piel del león de Nemea para llevárselos como trofeo a Euristeo.

Dosso Dossi

Algo parecido le sucedió a Gulliver, quien despertó cautivo de una tropa de hombres de una altura de seis pulgadas, unos 15 cm. El viajero inglés prometió portarse bien, fue liberado, y caminó entre los habitantes de Lilliput teniendo mucho cuidado de no pisarlos.

Los viajes de Gulliver

A pesar de perseguir al pensamiento científico, muchos sabios del Mundo Antiguo no pudieron resistir la tentación de teñir de fábula la existencia de los PIGMEOS.

Así, el mismísimo Aristóteles, cuando habla de las aves migratorias, sugiere que las GRULLAS, en alguno de sus viajes invernales desde latitudes boreales, cuando buscan el clima cálido de África, se instalan en Egipto, y es cuando tropiezan con los PIGMEOS. Insiste en que esto no es mitología, que de verdad luchan con las grullas, que viven en cuevas y que sus caballos son de tamaño proporcional a sus pequeñas dimensiones.

Villa Selene (Leptis Magna)

Dicen los mitógrafos que entre los PIGMEOS vivía una joven llamada ÉNOE, que, a pesar de tener un aspecto físico nada despreciable, tenía mal carácter y era tan soberbia, que no rindió el culto correspondiente a las diosas Ártemis y Hera.

Cuando tuvo a su hijo MOPSO, todos los PIGMEOS le hicieron muchos regalos por su maternidad.

Pero las diosas del Olimpo son envidiosas y celosas, y la mayoría de las veces arremeten contra las mujeres que consideran rivales en belleza, maternidad o habilidad.

Mujeres pigmeas de Wazembe en África Central  © Teddy Seguin GEO

Entonces sucede lo de siempre, la transformación de la muchacha molesta en un animal:

Hera metamorfoseó a ÉNOE en GRULLA, e hizo que en su sangre hirviera el odio contra los PIGMEOS.

Jacob van Maerlant, Der Naturen Bloeme. Flandes, circa 1350

Quizás la pobre madre, llamada ahora Γεράνα, GÉRANA, solo quería estar cerca de su hijito, y por eso revoloteaba por el poblado de los PIGMEOS.

Los PIGMEOS se armaban y la combatían en una verdadera

GERANOMAQUIA

Le Combat des Pygmées contre les grues. Robinet Testard, [France], vers 1480. Français 22971, f. 47v © Bibliothèque nationale de France

Los PIGMEOS luchan contra las GRULLAS de modo épico, como los héroes de Homero:

Puestos en orden de batalla con sus respectivos jefes, los teucros avanzaban chillando y gritando como aves—así profieren sus voces las grullas en el cielo, cuando, para huir del frío y de las lluvias torrenciales, vuelan gruyendo sobre la corriente del Océano y llevan la ruina y la muerte á los pigmeos, moviéndoles desde el aire cruda guerra—y los aqueos marchaban silenciosos, respirando valor y dispuestos á ayudarse mutuamente.
(Ilíada III, 1ss. Trad. de Luis Segalá)

Ya que los PIGMEOS existen, como ha quedado demostrado, no debes descartar encontrarte con ellos en cualquier momento.

Si vas a Egipto, podrás conocer una tribu de PIGMEOS orfebres.

Hay otros que doman hipopótamos en el Nilo.

Pompeya

HANNÓN el NAVEGANTE viajó hasta el Golfo de Guinea y se trajo dos PIGMEOS y un gorila.

El propio JABATO se las vio en África con estos hombre pequeños pero belicosos.

También se encontró con ellos TARZÁN…

…y JIM DE LA JUNGLA.

William Berke, Pygmy Island (1950)

 

Publicado en GRECIA, LIBRI, MEDIEVO, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

OCTAVIO AUGUSTO VA A LA CHAMPIONS

OCTAVIO AUGUSTO

VA A LA CHAMPIONS

(…)Esta ciudad no se aplaca con fuego,
este laurel con rencor no se tala.
Este rosal sin ventura, este espliego
júbilo exhala (…)
Miguel Hernández
Jugador de pelota, s. III a.C. (Museo del Louvre)

El próximo 1 de junio de 2019 se disputará en el flamante Estadio Wanda Metropolitano de Madrid la FINAL DE LA UEFA CHAMPIONS LEAGUE, que enfrentará a dos equipos británicos:

LIVERPOOL

 vs. 

TOTTENHAM

 

Estos son sus equipos fundadores:

Liverpool (1892)
Tottenham Hotspur (1885)

En su tercer viaje a HISPANIA, el emperador Octavio Augusto escribe, desde el corazón de la CELTIBERIA, esta carta a su amada esposa Livia Drusila:

Museo Arqueológico de Atenas

GAIUS IULIUS CAESAR OCTAVIANUS IMPERATOR AUGUSTUS

uxori suae

LIVIAE DRUSILAE IULIAE AUGUSTAE 

salutem plurimam:

Siân Phillips como Livia Drusila en la serie Yo, Claudio (BBC, 1976)

Espero, Livia, querida esposa, que al recibo de la presente te encuentres bien de salud.

Yo estoy un poco delicado, y el médico me ha recomendado un alto en el camino. Vengo del noroeste, de asegurarme de que los astures, cántabros y demás insurgentes están calmados y no nos van a dar más guerra.

Te echo mucho de menos. Pienso siempre en nuestras tardes paseando por el jardín del Palatino, en tu conversación tan inteligente, tus sabios consejos, tu compañía…

Brian Blessed y Siân Phillips como Augusto y Livia respectivamente en la serie Yo, Claudio (BBC, 1976)

Por otra parte, me ha producido enorme satisfacción visitar alguna de mis recientes fundaciones:

LUCUS AUGUSTI

EMERITA AUGUSTA

Me reclaman más al este para que finalmente conceda rango de ciudad imperial a CAESARAUGUSTA.

Puede que BARCINO también se vea beneficiada por mis edictos.

Con el final de la Guerra Cántabra, puedo decir igual que mi tío JULIO CÉSAR de aquellos galos que tanto le dieron que hacer:

“TODA HISPANIA ESTÁ OCUPADA”

El papiro del César 

Todo el IMPERIO es ROMANO y todo el orbe civilizado esta en paz, mi PAX AUGUSTA.

Por cierto, infórmame, por favor, de cómo van las obras del ARA PACIS AUGUSTAE. Creo que va a quedar espectacular, radiante y llena de significado. La posteridad la incluirá con toda seguridad en las guías de viajes.

Me han enseñado una estatua tuya que ha esculpido un artista muy destacado y muy habilidoso, a pesar de ser provinciano. Estás muy favorecida así divinizada, y verdaderamente el simbolismo de la cornucopia no podría ser más acertado en estos tiempos de bonanza en los que vivimos.

Livia de Baena (MAN)

Ahora estoy en mi tienda descansando. Estamos acampados en un territorio extraordinario:

COMPLUTUM 

Aprovecho estas letras para contarte un poco cómo son estos parajes, sus habitantes y su modo de vida. Sé que siempre te han interesado la geografía, la etnografía y la antropología.

Tabula Peutingeriana 

COMPLUTUM la hemos llamado, en el corazón de la CELTIBERIA, una tierra llena de fortificaciones, algo propio de pueblos temerosos y castigados por unos y por otros a lo largo de los siglos.

La denominamos así porque sus habitantes primitivos habitaban la “confluencia” de dos ríos.

Gracias a nuestras imponentes obras de ingeniería, fruto del genio y del ingenio romanos, más de 20 calzadas permiten llegar a esta pequeña pero interesante ciudad, un enclave todavía modesto, pero al que auguro un futuro próspero. Su energía dará grandes hijos de los que hablarán las generaciones futuras.

El gran Estrabón dice que aquí habitan los llamados

Καρπητανοὶ

El Tajo, que es un río mucho más largo que el Guadiana, discurre hacia occidente hasta su desembocadura, mientras que el Guadiana vira hacia el sur y hace de frontera de la región que está habitada en su mayoría por celtas y por algunos lusitanos que fueron trasplantados allí por los romanos desde la otra margen del Tajo. Pero en las regiones más del interior habitan carpetanos, oretanos y un gran número de vetones. Este territorio es bastante próspero (…)  
(Estrabón, Geografía, III, 1, 6)

Los nativos utilizan una palabra muy graciosa para expresar aquello que es rancio, reaccionario, viejuno y de ideas cerradas, algo así como el molesto chauvinismo de los galos:

CARPETOVETÓNICO

Esta creación es en honor, claro está, de estos primitivos habitantes sin romanizar.

Toros de Guisando

Aparte de su alimentación un tanto pobre, basada en la carne de las numerosas cabras montesas y de las que tienen en rebaños, la pesca de sus ríos, las bellotas y algo de queso y aceite, me ha llamado la atención un brebaje muy curioso al que llaman caelia o cerea, pues no he oído bien el nombre. Es como esas cervezas que nos han llegado de los pueblos orientales y de Egipto y que hemos probado en alguno de nuestros banquetes en palacio.

Hacen varias bebidas de cereales, el zythum en Egipto, la caelia y la cerea en Hispania, la cervesia y otros tantos en la Galia y las otras provincias, cuya espuma nutre el cutis de las mujeres.
(Plinio, Historia Natural, 22, 82)

Estoy admirado de la planta de sus caballos. ¡Qué ejemplares! Son bellísimos: rápidos, bravos y un poco indómitos, como sus jinetes.

Todos los íberos, por así decirlo, combaten como peltastas, armados a la ligera debido a su bandolerismo, como dijimos de los lusitanos, y usan jabalina, honda y puñal. Con la infantería se mezcla también la caballería y los caballos están adiestrados para subir sierras y arrodillarse con facilidad cuando hace falta y se les manda.
(Estrabón, III, 14, 15)

Fíbula de Lancia (MAN)

Este, querida Livia, será mi tercer y último viaje a Hispania.

A pesar de que quedan cosas por arreglar, pienso que es hora de volver a Roma. Me siento débil y el médico quiere que descanse un poco en BARCINO antes de zarpar para Ostia.

Acaban de informarme de que en las Kalendas de Junio va a celebrarse un certamen de PEDIFOLLIUM, disciplina deportiva insólita por estos lares, aunque, como bien sabes, de orígenes griegos, según dicen.

Imagen

No obstante, parece ser que en la Campania también son aficionados a este deporte de pelota. Será por sus orígenes helenos. Lo llaman HARPASTUM.

Pompeya

Yo he visto alguna vez a grupos de jóvenes en la Via Appia entrenándose en esta disciplina por las tardes, cuando el sol proyecta amables sombras sobre los acueductos:

En cualquier caso, que sepas que asistiré y te contaré cómo es este juego nuevo de pelota que despierta tanto entusiasmo y desata los nervios de las aficiones.

Antes del partido, iremos a un THERMOPOLIUM local, donde sirven unos dulces muy extravagantes que llaman CHURROS. Los de tamaño gigante los denominan PORRAS.

Los dos equipos britanos están muy igualados. Sus jugadores son bravos, como corresponde a esas tierras norteñas envueltas en brumas y llenas de espíritus, fantasmas y dragones.

Calendario Warwick 2014

Gane quien gane, estoy seguro de que lo pasaremos en grande. Qué pena que no estés aquí conmigo, porque tras el encuentro deportivo, los complutenses han organizado una VERBENA. Dicen que bailan agarrados y muy juntitos, encima de un ladrillo. Esto no lo he entendido.

¡Qué cosas tiene Hispania!

Querida Livia, estoy deseando verte y contarte todo esto de viva voz. Mientras, que te acompañe mi recuerdo y todo mi afecto.

SIEMPRE TUYO,

OCTAVIANO.

En COMPLUTUM, Mes de Mayo del año 13 a.C.

Pichi, es el chulo que castiga
del Portillo a la Arganzuela,
porque no hay una chicuela
que no quiera ser amiga
de un seguro servidor.
¡Pichi!
Pero yo que me administro,
cuando alguna se me cuela,
como no suelte la tela,
dos morrás la suministro,
que atizándoles candela
yo soy un flagelador.
Pichi es el chulo que castiga
del Portillo a la Arganzuela,
Es que no hay una chicuela
que no quiera ser amiga
porque es un flagelador.
¡Pichi!
No reparo en sacrificios:
las educo y estructuro
y las saco luego un duro
pa gastármelo en mis vicios,
y quedar como un señor.
Anda, y que te ondulen
con la ‘permanén’,
y pa suavizarte, que te den ‘col-crém’.
Se lo pués pedir a un pollito bien,
que lo que es a mí, no ha nacido quien.
Anda, y que te ondulen, con la ‘permanén’,
y si te sofocas, ¡tómalo con seltz!
Eres, Pichi, para mí
de lo que no cabe más,
y yo sé de algunas por ahí
que van desesperás, detrás de ti.
¡Pero, a mí, no!
¡Porque de nén!
¡Bueno soy yo!

Puedes leer también:

ULISES VA A LA CHAMPIONS (Lisboa 2014)
ZADOK EN LA CHAMPIONS (Berlín 2015)
JULIO CÉSAR VA A LA CHAMPIONS (Milán 2016)
JULIO AGRÍCOLA VA A LA CHAMPIONS (Cardiff 2017)
Publicado en CUADERNO DE VIAJE, HIC ET NUNC, LIBRI, MÚSICA, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

SOFROSINE

SOFROSINE

Robert Mapplethorpe

ἐπάμεροι: τί δέ τις; τί δ᾽ οὔ τις; σκιᾶς ὄναρ ἄνθρωπος.

(Píndaro, Pítica VIII, 95-96)

Seres de un día: ¿Qué es uno? ¿Qué no es?

El hombre es el sueño de una sombra.”

Delfos (marzo 2019)

En el recinto sagrado de Delfos, los Juegos Píticos recuerdan que Apolo, el dios arquero, mató al monstruo Pitón, nacido de las entrañas de Gea, la tierra.

Antes, Pitón serpenteaba por los montes que se desgajan del Parnaso y caen sobre el ombligo del mundo, y atacaba a los viajeros sembrando el terror en la región. Herido de muerte por la flecha del hijo de Zeus, se aovilló en el suelo y se pudrió mezclado con su propia sangre, nutriendo a la Tierra dadora de hombres.

El templo de Apolo fue entregado a los sacerdotes.

El dios de la luz adoptó la forma de un delfín y nadó hasta Creta.

Por el delfín y por la matriz del mundo, el lugar se llamó DELFOS.

Robert Mapplethorpe

En Egina el atleta ARISTÓMENES había sido coronado por su victoria en el PENTATLÓN. Allí brilló en las cinco disciplinas:

LA CARRERA EN EL ESTADIO

EL SALTO DE LONGITUD

EL LANZAMIENTO DE JABALINA

EL LANZAMIENTO DE DISCO

Y en su especialidad:

LA LUCHA EN LA PALESTRA.

A ARISMENES DE EGINA, vencedor en la palestra, dedicó el poeta PÍNDARO un epinicio, la Pítica VIII.

Y Pablo Picasso, inspirado una vez más por la Antigüedad clásica, hizo estos grabados para ilustrar la Pítica VIII de Píndaro en la edición de P. Benoit en 1961.

La diosa TRANQUILIDAD, hija de la JUSTICIA, concede la ansiada PAZ, la calma que derrama sobre las almas de los hombres la bonanza de los tiempos que siguieron a los horrores de las Guerras contra los persas, y sobre todo, y más importante para la isla de EGINA, el fin del yugo ateniense.

Es la propia TRANQUILIDAD la que ha luchado contra los enemigos y contra la HYBRIS, la insolencia de los que abusan de los más débiles y desafían el orden del cosmos y la autoridad de los mismísimos dioses, como Porfirión oTifón.

El ATLETA debe ser presentado con los versos: de brava estirpe doria y de linaje de vencedores, ya había obtenido la victoria en su patria, en juegos en honor a Apolo y a su gemela Ártemis, también flechadora.

La victoria de los ATLETAS no es igual a la victoria de los dioses, pero sí muy similar. Por eso nuestro poeta solicita la mirada benévola de los dioses, una mirada sin envidia para que brillen los logros del héroe del momento.

“Porque si uno consigue bienes sin un gran esfuerzo, a muchos les parece un sabio que entre insensatos organiza su existencia con recursos bien aconsejados. Mas esto no depende de los hombres, sino que lo concede un dios que, si bien unas veces lanza a uno a las alturas, a otro lo reduce por sus manos a su medida.”

(Pítica VIII, 73ss. Traducción de P. Bádenas de la Peña y A. Bernabé Pajares)
Robert Mapplethrope

ARISTÓMENES demostró esta cualidad que habita entre lo humano y lo divino:

δάμασσας ἔργῳ

(v. 80)

EL DOMINIO CON EL ESFUERZO

Robert Mapplethorpe

Así es la

σωφροσύνη

La templanza y la prudencia, el autocontrol y la sobriedad, el μηδὲν ἄγαν que elimina los excesos y los extremos de todas las iniciativas humanas, la pasión moderada que se alía con el esfuerzo, la pulsión que no se desborda, y la humildad en la excelencia.

Es una cualidad de ATLETAS, los que se esfuerzan para ascender en la escala ética, la mesura en las formas y en las ideas, lo bueno que implica lo bello, y la belleza de las acciones puras.

σωφρονεῖν ἀρετὴ μεγίστη, καὶ σοφίη ἀληθέα λέγειν καὶ ποιεῖν κατὰ φύσιν ἐπαίοντας

(Heráclito, fr. 112)

“La mayor virtud es la SOFROSINE, y la sabiduría es decir la verdad y actuar atendiendo a la naturaleza de las cosas.”

Robert Mapplethorpe

“Cuando llega el dulce esplendor otorgado por Zeus, por encima de los hombres se sitúan un luciente fulgor y una dulce existencia.”

(v. 96 ss.)
Publicado en CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, LIBRI, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios