Maite Jiménez, sobre traducir «Cantar de Ruodlieb»

Gracias, Alicia, por esta entrevista.

un trabajo tartamudo

«La celebridad a veces llega tarde. Una creación colosal salida de una mente queda desapercibida no se sabe por qué triste azar. Esa obra queda bajo el sudario de la ignorancia universal. Esa obra forma parte de lo que no existe; está igualada por la sombra con la nada. Una glacial denegación de luz pesa sobre ella. […] ¿Cuándo llega la justicia? […] ¿En qué orbita y según qué ley se mueve la posteridad? La sombra es espesa, la cosa inmensa está en esa noche, puede durar siglos. […] De pronto, bruscamente estalla un chorro de luz, da en un cima […]» (1) y eso que ha estado sumido en la oscuridad se vuelve visible. Deslumbradora y cegadoramente a veces; otras, como un resplandor gentil.

El azar, que quizá es otra forma de llamar a los perfectamente calculados movimientos del destino, devolvió la luz en 1803 a un maltrecho manuscrito…

Ver la entrada original 3.966 palabras más

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s