SOY TU VENUS

SOY TU VENUS

Tan pronto como cercenó los genitales con el acero,
los lanzó lejos de la tierra firme en el tempestuoso ponto
y fueron llevados durante mucho tiempo por el piélago.
Alrededor de la carne inmortal se formó una espuma blanca,
de la que surgió una doncella (…)
(Hesíodo, Teogonía, 188-192)
Trono Ludovisi

Cuenta Plinio que Alejandro Magno encargó al pintor Apeles un desnudo de su concubina Campaspe.

Al admirar la tabla terminada, el soberano se dio cuenta de que Apeles estaba enamorado de la muchacha y que seguramente la amaba más de lo que la amaba él.

En un magnánimo gesto, se quedó con el cuadro y entregó a Campaspe al pintor.

Giambattista Tiepolo

La bella Campaspe era Afrodita rediviva y sirvió de inspiración a Apeles para su AFRODITA ANADYOMENE, o

Venus emergiendo del mar.

surgió Pompeya

Campaspe, igual que Friné, desafiaba la moralidad bañándose desnuda en el MAR.

Joseph Mallord William Turner

Venus recrea en su baño en el mar su espumoso nacimiento y renueva su virginidad eterna.

Es su TOILETTE personal.

Venus Landolina (Siracusa)

Parece que fue el escultor Diodalsas de Bitinia el artífice de esta pose tan íntima de Venus, siempre según Plinio.

La diosa parece estar bañándose en sus dominios privados, cuando es sorprendida por un espectador.

En actitud púdica, mira con ojos pícaros al visitante, cubriéndose un poco, y quizá resultando más seductora si cabe que cuando surge desnuda del mar.

Pudo ser esto precisamente lo que llamó la atención del poeta Percy B. Shelley en su Grand Tour por Italia.

En el otoño de 1819 los Shelley visitaron Florencia y los Uffizi.

Dicen los biógrafos que, a pesar del mucho tiempo que pasó sentado en su escritorio trabajando, no pudo resistirse a visitar la Galleria florentina.

De las cinco Venus que describió durante su periplo italiano, la Venus agachada de Florencia es la que le produjo una impresión mayor.

Su écfrasis es muy sensual.

Venus agachada (Gallerie degli Uffizi, Florencia)

Parece que acaba de salir del baño y aún está animada por lo que lo ha disfrutado.

Toda ella es como un suave y sutil disfrute, y las curvas de sus exquisitos miembros confluyen en una ondulación infinita de dulzura.

Su rostro expresa una voluptuosidad aún indolente e inocente, sin afectación, que deja a uno sin aliento.

Sus labios -que carecen de la sublimidad de una pasión excelsa e impetuosa, de la grandeza de la ardorosa imaginación del Apolo Capitolino, o de una unión de ambos, como el Apolo Belvedere– tienen la ternura de un deseo pícaro, aún puro y blando; y el modo en que las comisuras de la boca están dibujadas, realzadas o medio abiertas, rodeadas siempre por su sonrisa; y la curva trémula labrada por un deseo inextinguible; y la lengua que roza el labio inferior como con la apatía de una indolente alegría, expresan amor, calmo amor.

Sus ojos parecen pesados y nadando en placer, y su pequeña frente se desdibuja en ambos lados en esa dulce hinchazón y fino declive del hueso sobre el ojo, y se prolonga hasta las mejillas expresando sentimientos sencillos y tiernos.

El cuello está hinchado, reproduce el anhelo de placer y cae en suaves curvas en una forma perfecta.

Sus formas son verdaderamente perfectas. Está medio sentada y medio surgiendo de una concha.

La plenitud de sus miembros, sus rotundas redondeces y su perfección no disminuyen la energía vital que parece animarlos. 

La postura de sus brazos es más adorable de lo que se puede imaginar, natural, sin afectación y sencilla.

De toda la escultura antigua, esta es quizás la más exquisita personificación de Venus, la divinidad del deseo carnal.

Sus pechos, siempre vírgenes, puntiagudos y en forma de pera;  y su actitud, pudorosa.

Percy B. Shelley 

Goddess on the mountain top,
burning like a silver flame,
the summit of beauty and love,
and Venus was her name.
She’s got it,
yeah, baby, she’s got it.
I’m your Venus, I’m your fire
at your desire.
Her weapons were her crystal eyes,
making every man mad.
Black as the dark night she was,
got what no one else had.

(Traducciones: Maite Jiménez, agosto 2020)

Acerca de Maite Jiménez Pérez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música. SOLVITUR AMBULANDO
Esta entrada fue publicada en CINE, CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, LIBRI, MÚSICA, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, RENACIMIENTO, ROMA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s