BOSPHORUS

BOSPHORUS

Jupiter and Io by ~Takeshi-Toga

PAN EN EL BÓSFORO

Te amo como si comiera pan con sal
como si al despertarme de noche con fiebre
bebiera agua con la boca en el grifo,
como abro el voluminoso paquete postal, sin saber qué es ni de quién,
nervioso, contento e inquieto,
te amo como si sobrevolara por primera vez el mar.
Te amo como si en Estambul anocheciera lentamente
mientras algo se agita dentro de mi
y dijera “Qué suerte estar vivo!”.

27 de agosto de 1960
Nâzim Hikmet, Últimos poemas
Correggio, Júpiter e Ío

    Ínaco llora desesperanzado por la desaparición de su amada hija Ío, mientras entre las nieblas que forma el Peneo, solo ya sin Dafne, se reúnen todos los ríos.

    Inunda su caudal con sus lágrimas. “No huyas de mi”, le había dicho Júpiter a la ninfa, pero con su densa niebla arrebata su virginidad.

    Juno sospecha el ultraje. Júpiter metamorfosea a Ío en una blanquísima ternera. La diosa se la pide como regalo. Se la entrega a Argos el de los cien ojos para que la vigile.

Giovanni Benedetto Castiglione, Ío

   Júpiter envía a Mercurio, quien entretiene al monstruo con el relato de Pan y Siringe. Cuando el Argicida ciega la mitad de los ojos de Argos, Juno envía un tábano para torturar a Ío. Los ojos de Argos adornan su ave consagrada, el pavo real.

Fresco pompeyano, Ío y Argos

   Júpiter suplica a su esposa que ponga fin a su castigo, y vuelve a su figura humana en Egipto, embarazada de Épafo, luego divinizado como Isis.

    En su viaje, perseguida por el tábano y las Erinias, Ío cruza el estrecho que divide Europa y Asia, el BÓSFORO, “el paso de la vaca”.

    No solo Ío se asomó al hermoso mar, este que abrazó a culturas diversas.

    Al final, con melancolía Ohran Pamuk le despide así de su pasado glorioso:

“…la amargura que despedía aquella cultura muerta, aquel imperio hundido, se encontraba por todos lados. El esfuerzo por occidentalizarse me parecía, más que un deseo de modernización, una inquietud por librarse de todas las cosas cargadas de recuerdos llenos de amargura y tristeza que quedaban del imperio desaparecido: era como tirar a la basura la ropa, los adornos, los objetos personales y las fotografías de una hermosa amante que se ha muerto de repente para librarnos de su destructor recuerdo. Teniendo en cuenta que en su lugar no se pudo crear nada nuevo que fuera lo bastante fuerte y poderoso, un mundo moderno occidental o local, dicho esfuerzo sirvió sobre todo para olvidar el pasado; dio paso a que los palacetes ardieran y se hundieran, a que la cultura se trivializara y se quedara coja y a que el interior de las casas se dispusiera como un museo de una cultura que no se había vivido.”
(PAMUK, Orhan. Estambul. Ciudad y recuerdos. Random House Mondadori. Barcelona, 2006. pp. 43-44).

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en CUADERNO DE VIAJE, LIBRI, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a BOSPHORUS

  1. Shella dijo:

    This design is steller! You obviously know how to keep a reader entertained. Between your wit and your videos, I was almost moved to start my own blog (well, almost…HaHa!) Great job. I really loved what you had to say, and more than that, how you presented it. Too cool!

  2. Pingback: UNA ENEIDA DISTINTA | Grand Tour

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s