ASFÓDELOS: se ha sentado la hora del otoño

ASFÓDELOS

3a8d308caaeb2b07da1d107e5887c729

Se ha sentado la hora del otoño

ante mi puerta. Su mirada húmeda,

plena de una ebriedad que no es del mundo,

gravita sobre el campo de asfódelos.

MARÍA POLYDOURI

patinir-caronte-cruzando-la-laguna-estigia-detalle-barca1

Exposición: La Belleza Encerrada
Museo del Prado

     En el medio de la Laguna Estigia, azul, flamenca, heladora, situó Patinir a un vacilante Caronte, cuyos ojos miran nerviosos a izquierda y a derecha. Guía con su remo una diminuta barca y a un hombre dimunuto, casi un homunculus.

    El hombrecillo, con su fealdad gótica, tiembla. Es una pobre alma que ha pagado su óbolo al barquero Caronte para que le transporte al Inframundo. No sabe lo que le espera.

    Si va a la izquierda podrá beber las aguas de la Fuente del Paraíso, Shangri-La,  gozar de la visión divina que conceden los Campos Elíseos y de la eterna juventud. Un ángel indica el camino del torrente.

tumblr_mdi5ol33e51qghk7bo3_500

   Pero si Caronte se decidiera por ir a la derecha verá las figuras que ha pintado Patinir, son aterradoras: el Tártaro.

tumblr_mdi5ol33e51qghk7bo2_1280

     El Inframundo, el Hades, tiene un lugar donde reina un ETERNO CREPÚSCULO, los Prados Asfódelos.

asphodelus albus

     Las praderas son siempre tristes, los pájaros no cantan en ellas, y un río maldito impide que crezcan los árboles. Solo una brisa que ondula los ASFÓDELOS inunda su MUERTE COTIDIANA.

     En los Prados Asfódelos es SIEMPRE OTOÑO, y el corazón de la pobre alma se sentirá siempre abandonado.

detalle-del-bosque-frondoso-en-la-orilla-de-la-laguna-estigia-de-patinir-pintado-con-gran-maestria-hacia-1520

Ha bebido las aguas del río Leteo, vaga perdida y sin recuerdos a los que aferrarse. No ha tenido ni la oportunidad de practicar la memoria selectiva: no ha quedado ninguno, ni los buenos, ni los malos.

Pasear por la Pradera de los Asfódelos es una MUERTE en VIDA.

Raymond van der HoogtRaymond van der Hoogt

    Las almas de esta tierra de nadie son mediocres, no han sido juzgadas por los terribles magistrados del Hades, y no las vigila Cerbero para que no salgan de su tormento sin fin. Tampoco han bebido de la Fuente del Paraíso ni han visto el pasado y el futuro, gozando de la dicha eterna. Están en un LIMBO, suspendidas, inertes y vacías.

851640d8148f4971d1287b8acb13833a

     Pero rompiendo la helada, surgen los plumones de los ASFÓDELOS. Crecen mucho, como espigas de trigo. Son las plantas de Prosérpina, fúnebres y tristes, de largas raíces, por eso permiten a los muertos comunicarse con los vivos.

      Los ASFÓDELOS pueden devolverte el recuerdo, porque son tubérculos hinchados en la tierra, y si los comes, tu pulso cardíaco se alterará. Calman la sed y el hambre y cuando se dejan ver dan algo de color a la tierra yerma, aunque sea un color gris desvaído.

c4f7beed6c241941bb892a4cdd4a5454

     Ulises visitó a Aquiles en el Infierno

Se acercó al héroe de Ítaca, y cuando caminaba por entre los asfódelos, las plumas de sus corolas se le iban pegando a las broncíneas grebas. De pronto, despierta. Ulises le hace sabedor de que su hijo Neoptólemo ha obtenido gran gloria.

Mientras le relata las hazañas del muchacho, Aquiles sale de su VIDA ERRÁTICA, y TODO ADQUIERE SENTIDO. Las raíces de los asfódelos le han traído por fin UN RECUERDO, aunque solo fue un instante.

neoptolemus_achilles_helmetNeoptólemo con el casco de Aquiles

     A los poetas ingleses les gustaba la palabra ASPHODELOS, tan griega y tan sugerente, la planta del lugar donde habitan los héroes. Por eso hicieron una travesura y nos hicieron creer que los DAFFODILS eran nada menos que los maravillosos NARCISOS, mucho más coloridos y narcóticos que los humildes asfódelos del infierno de Homero y de Virgilio.

img_6805Narcissus bicolor (Foto Javier Rodríguez, A Trabe-Ourense-Galicia-Spain 2012)

   En un paseo por su tierra de los lagos, inhóspita y heladora, el gran William Wordsworth vive el mismo instante de emoción que Aquiles:

   Una NUBE AMARILLA de DAFFODILS le hace perder la consciencia del frío y todo vuelve a tener sentido. Era el momento que necesitaba para sentirse. 

 

Erraba solitario como una nube
que flota en las alturas sobre valles y colinas,
cuando de pronto vi una muchedumbre,
una hueste de narcisos dorados;
junto al lago, bajo los árboles,
estremeciéndose y bailando en la brisa.
Continuos como las estrellas que brillan
y parpadean en la Vía Láctea,
se extendían como una fila infinita
a los largo de aquella ensenada;
diez mil narcisos contemplé con la mirada,
que movían sus cabezas en animada danza.
También las olas danzaban a su lado,
pero ellos eran más felices que las áureas mareas:
Un poeta sólo podía ser alegre
en tan jovial compañía;
yo miraba y miraba, pero no sabía aún
cuánta riqueza había hallado en la visión.
Pues a menudo, cuando reposo en mi lecho,
con humor ocioso o pensativo,
vuelven con brillo súbito sobre ese ojo
interior que es la felicidad de los solitarios;
y mi alma se llena entonces de deleite,
y danza con los narcisos.

bath_daffodils_01

    Mi agradecimiento a Pepa Botella @Punsetica, por recordarme los DAFFODILS de Wordsworth. Ambas creo que deseamos que se acabe el otoño, venga el invierno, los asfódelos rompan el hielo, nos vuelvan a traer los recuerdos, y una NUBE AMARILLA nos deslumbre.

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, HIC ET NUNC, LIBRI, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ASFÓDELOS: se ha sentado la hora del otoño

  1. cccouto dijo:

    Precioso. Sólo he visto asfódelos en suelos esqueléticos, arenosos, casi estériles. Por ejemplo, entre las rocas de la Coste da Morte, por Laxe y por ahí. También en la orilla de los pinares, con alguna que otra orquídea, al principio de la primavera. Suelos ácidos, entonces, y mucho sol…Los griegos acertaron también en esto (¡como con todo!) al cubrir de asfódelos esa especie de tierra de nadie del inframundo. Y los narcisos… sí, qué ganas de volver a verlos. Tuve una profesora de inglés (in illo tempore) que me enseñó los primeros versos del poema de Wordsworth. Creo que a los nños ingleses se lo hacen memorizar, un poco como el “Con diez cañones por banda…” por estas tierras nuestras. Bs

  2. Pingback: PENÉLOPE HACE MAGDALENAS | Grand Tour

  3. Pingback: EL RÍO DEL OLVIDO | Grand Tour

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s