ENTRE ESCILA Y CARIBDIS

ENTRE ESCILA Y CARIBDIS

QUERIDA LAVINIA:

Antes de que se celebren nuestros esponsales, satisfaré tu curiosidad. Siempre has preguntado por mis orígenes extranjeros.

Ahora que tu padre Latino te ha entregado a mí en matrimonio, te contaré cómo pude llegar a las tierras de Ausonia a través del mar.

Athanasius Kircher, Tabula Freti Siculi, Charybdis et Scyllae (1682)

Dicen que Odiseo tocó esta tierra hace muy poco tiempo en su regreso a casa. Los aedos cantan su valentía ante los peligros del vinoso ponto.

Cuentan que la maga Circe le había advertido de dos monstruos femeninos que custodian el estrecho de Messina.

ESCILA y CARIBDIS

Escila

ESCILA, monstruosa perra, aúlla como recién parida. Fue hermosa, doncella, amada por Glauco, pero la maga Circe la metamorfoseó porque deseaba aquel amante. Le crecieron 12 pies deformes y 6 cuellos larguísimos con cabezas de can que tienen tres hileras de dientes. Devora delfines y peces grandes. Es como un pulpo.

Thomas Michel

CARIBDIS, hija de Neptuno y la Tierra. Júpiter la castigó arrojándola al mar de Sicilia por haberse comido los bueyes de Hércules. Sorbe el agua y la vomita, tremendo remolino.

Habitaba sobre una higuera salvaje que crecía en unos arrecifes. De ella se colgó in extremis el valiente Odiseo…

Odisea (ed. Pope 1806, British Museum)

El sueño me habló de que Creta no era mi destino, sino que me esperaba luminosa una tierra a la que los griegos llaman Hesperia, porque por sus costas el sol se tiende en reparador sueño, y que los nativos llaman ITALIA,  según dicen por el nombre de un caudillo.

ENTRE ESCILA Y CARIBDIS…

Esa es la tierra del padre Dárdano, aquí están nuestros orígenes, en las tierras de Ausonia.

Ya la loca Casandra había hablado de algo así, pero nadie la creyó. Mira tú por dónde ahora me encuentro aquí, en la tierra de mis ancestros, como fundador yo.

En el mar oscuro remó con afán mi piloto Palinuro, desgraciado muchacho. Después de combatir a las horrendas arpías, se abrió ante nosotros un mar de color turquesa.

Era invierno, el Aquilón enviaba oscuras nubes y oscuras olas. Fue una alegría encontrar a Héleno vivo, reinante y feliz. Sus orejas lamidas por la serpiente de Apolo llevan oráculos a su boca. Nos cuenta que en el mar de Trinacria hay un estrecho entre Italia y Sicilia. Allí dos monstruos atacan a los navegantes.

Trinacria
Ocupa Escila el lado derecho y la implacable Caribdis
el izquierdo, y en el profundo remolino de su abismo tres veces
sorbe de pronto vastas olas y otras tantas las lanza de nuevo
al aire, y azota las estrellas con el oleaje.
A Escila por su parte una caverna la encierra en ciegos escondrijos
Y ella saca la cabeza y atrae las naves a los acantilados.
Por arriba, un rostro humano y es doncella de hermoso pecho
Hasta la ingle, monstruo marino de enorme cuerpo por abajo
Con panza de lobo terminada en colas de delfín.
Es mejor recorrer la línea del Paquino  trinacrio
En tu ruta y dar un largo rodeo
Que contemplar una sola vez en su enorme antro a la deforme
Escila y las rocas resonantes de cerúleos canes.”
(Eneida, III, 420-432. Traducción de Rafael Fontán)

Después de traspasar este estrecho, Cumas se presentó ante mis ojos, los divinos lagos y el Averno resonante de bosques. Superé la prueba, gracias a la destreza de mi tripulación. Pasamos por la tierra de los Cíclopes y oímos el rugido del tremendo Etna que sacude Trinacria cuando se enfada.

Y aquí me tienes, querida mía, yo Eneas, vencedor de Turno, troyano pero no del todo extranjero: mis ancestros estaban aquí.

Estuve entre ESCILA y CARIBDIS hasta llegar a tí:

la huída de Troya, mi amada Creúsa, Dido suicida, el amor y la pasión, el deseo…

Ahora la política, la convenciencia, la descendencia…

Sir Joshua Reynolds, Jane Fleming, Later Countess Of Harrington

   Nuestros hijos serán grandes, nuestra descendencia gloriosa, nuestra patria inmensa.

Querida Lavinia, el amor es pasajero, una ilusión con fecha de caducidad.

La íntima amistad y el respeto garantiza la supervivencia de esta unión.

Seremos felices.

Siempre tuyo,

ENEAS

Wrapped Around Your Finger

You consider me a young apprentice
Caught between the Scylla and Charybdis
Hypnotized by you if I should linger
Staring at the ring around your finger
I have only come here seeking knowledge
Things they would not teach me of in college
I can see that destiny you sold
Turned into a shining band of gold
I’ll be wrapped around your finger
I’ll be wrapped around your finger
Mephistopheles is not your name
I know what you’re up to just the same
I will listen hard to your tuition
You will see it come to it’s fruition
I’ll be wrapped around your finger
I’ll be wrapped around your finger
Devil and the deep blue sea behind me
Vanish in the air you’ll never find me
I will turn your flesh to alabaster
When you find your servant is your master.

Anuncios

Acerca de Maite Jiménez

Profesora de Latín y Griego de Secundaria. Traductora. Me gusta viajar. Adoro la música.
Esta entrada fue publicada en CUADERNO DE VIAJE, GRECIA, LIBRI, MÚSICA, MITOS, REFERENCIAS CLÁSICAS, ROMA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ENTRE ESCILA Y CARIBDIS

  1. @latinategua dijo:

    Ya se echaba de menos otro delicioso relato… 🙂

  2. Friné dijo:

    porfi, nos documentas la mermaid o sirena esa tan chuli, anda porfi porfi, ¿vale que si?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s